El investigador Philipp Schwabl, hepatólogo en la Universidad de Viena en Austria, realizó un experimento sobre los microplásticos.

Fue un experimento corto y con una muestra muy pequeña. Consistió en reclutar a ocho personas de diferentes partes del mundo. De Finlandia, Polonia, Holanda, Japón, Reino Unido,  Italia, Rusia y Viena. Anotaron detalladamente, durante una semana, el contenido, el origen y el almacenamiento de su dieta diaria. Tomó muestras de sus heces, las analizó y estudió su composición.

A pesar de que el experimento fue muy corto, se obtuvieron resultados reveladores. Los análisis demostraron que, a pesar de que los individuos tenían patrones diferentes de alimentación, las muestras tenían en común restos de microplásticos. El contenido fue exactamente entre 18 y 172 partículas diferentes por cada muestra de 10 gramos de heces.

La investigación fue muy preliminar, sin embargo, demostró, que los microplásticos están presentes en el intestino de los humanos. Además, forman parte de la cadena alimenticia de las personas a pesar de vivir en distintos puntos del planeta y llevar un patrón de vida diferente.

Recuerde contratar el mejor seguro de salud para estar siempre protegid@

Un comunicado Schwabl, señaló, “Es el primer estudio de este tipo y confirma lo que sospechábamos desde hace tiempo, que los plásticos acaban llegando al intestino”.

Sin embargo, No se pudo determinar el origen de los plásticos encontrados. Pero si constatar que los más comunes fueron materiales empleados en la fabricación de envases de uso convencional, como el PET.

El investigador manifestó su preocupación al igual que muchos otros médicos, por el posible impacto que los microplásticos puedan ocasionar en la salud. En este sentido añadió “Es necesario investigar lo que esto implica para la salud humana”.

Sin embargo, la investigación no es una tarea sencilla. Indica Léa Maitre, investigadora del Instituto de Salud Global de Barcelona, centro impulsado por la Caixa (ISGlobal). “Es complicado estudiar el impacto de los microplásticos sobre la salud humana. Porque, en primer lugar, no hay una definición exacta de qué es un microplástico o qué son los residuos plásticos

Asimismo añade “Pueden tener propiedades muy diferentes entre sí, se presentan en todo tipo de formas, orígenes, tipo de polímeros…”

¿Son tóxicos los microplásticos?

Desde 2016, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, inició estudios sobre los microplásticos. Los consideró un riesgo potencial en emergencia.  No se sabía en ese entonces sin eran tóxicos o cuáles son los posibles problemas que pudieran ocasionar a la salud. Todavía, a la fecha hay muchas preguntas que la ciencia no ha podido responder.

Beatriz Robles, en este sentido indica que los investigadores se han encontrado con algunos inconvenientes que han retrasado las evaluaciones. “Aparte de que no hay una definición estándar de microplásticos, la mayor parte de los datos disponibles se refieren a la exposición a partir de productos de la pesca”.

Asimismo, “… de alimentos como la miel, la sal o la cerveza, pese a que puede haber otros. Además, hay pocos datos sobre su posible toxicidad, su absorción intestinal, sus efectos sobre la microbiota, etc.”

Otros esfuerzos se realizaron a principios de 2019. La Agencia Europea de Sustancias Químicas propuso limitar la utilización deliberada de microplásticos. En especial en cosméticos, detergentes o productos del área agrícola.

A pesar de que el informe indicaba que los efectos que podrían causar estos materiales,  sobre la salud humana todavía no se conocían detalladamente. Igualmente, se sugería que, con la información recabada en los estudios y análisis que se habían obtenido, lo más conveniente era reducir su uso.

Lo más aconsejable hasta esos momentos, era  controlar y reducir en lo posible, la cantidad de partículas fragmentadas de plástico en contacto con el organismo.

La investigadora del Instituto de Salud Global de Barcelona, recuerda que las investigaciones indican que algunos de estos materiales, (bisfenoles y ftalatos), son sustancias que trastornan el sistema endocrino

Cabe destacar que estas sustancias son conocidas como disruptores hormonales. Se definen como “son sustancias que pueden perturbar el sistema endocrino, en particular cuando la exposición tiene lugar durante el periodo de crecimiento y de alta vulnerabilidad como ocurre durante el embarazo”. Indica Maitre

En este sentido, en 2015, La EFSA estableció un límite máximo tolerable para la ingesta diaria de bisfenol A. Lo establecido fue de 4 microgramos/ kg peso corporal/día. Se formó recientemente un grupo de investigadores que están realizando  investigaciones sobre el tema. Evalúan nuevamente el riesgo sobre el uso de los microplásticos. Los resultados estarán disponibles a partir del 2010.

Recuerde utilizar siempre el mejor comparador de seguros de salud al contratar su seguro.

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES