Cáncer de Piel

Cáncer de Piel
Cáncer de Piel
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto[s]

Una neoplasia cutánea que es generada en primera instancia por una sobreexposición al sol u otras fuentes de luz ultravioleta, es a lo que se le denomina cáncer de piel. El cáncer de piel se compone de diferentes patrones que en su mayoría de se resumen en dos tipos: melanoma y no melanoma (carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y queratosis actínica). Los carcinomas cutáneos son los tipos de cánceres más habituales, pero a su vez por característicamente visibles, son los que conllevan un mejor pronóstico puesto que se pueden diagnosticar tempranamente.

Los diversos patrones de cáncer de piel emergen en distintos tipos de células cutáneas y estos a su vez pueden tener una serie variada de causas. No obstante una las principales causas del melanoma y del cáncer de piel no melanoma se encuentra la exposición de la piel desprotegida a una radiación solar intensa y prolongada.

Entre otros factores influyentes se encuentran las quemaduras solares periódicas durante la infancia, estas potencializan las probabilidades de desarrollar un melanoma. Además la predisposición hereditaria también es un factor que puede ejercer un papel determinante en el origen del cáncer de piel, asimismo que el contacto con sustancias tóxicas o cancerígenas.

Durante las últimas décadas el impacto de cánceres de piel se potencializado de manera más frecuente. Las estadísticas respecto a la incidencia del melanoma en España (GLOBOCAN 2012) hacen referencia a más de 5.000 casos, con una elevación del 38% en relación al anterior registro del año 2008. En el caso del cáncer cutáneo no melanoma se estima que el impacto en España supera 7 veces a la del melanoma.

“Este incremento está entrelazado con la alteración de los hábitos de ocio de la población: un gran porcentaje personas toman el sol periódicamente en verano o acuden al solárium, razón por la cual la exposición de la piel a la radiación ultravioleta se ha elevado en comparación a décadas anteriores.”

Las medidas de prevención frente al el cáncer de piel, se basan en tratar de evitar exponer el cuerpo a la radiación solar prolongada y en exceso. Es recomendable aplicar cremas solares con un factor de protección solar elevado, usar ropa que proteja la piel y evitando el sol durante las horas de máxima radiación ultravioleta, especialmente durante el mediodía. Es básico e importante proteger con especial cuidado a los niños frente a las quemaduras solares.

También es aconsejable autoexplorarse regularmente el cuerpo, con el afán de descubrir alteraciones cutáneas y acudir al dermatólogo para un análisis y evaluación lo más pronto posible en caso de ser necesario. De tal modo es posible diagnosticar un cáncer de piel durante su estadio inicial. En especial las personas con piel muy clara, con muchos lunares o con antecedentes familiares de esta enfermedad, es necesario que se sometan a reconocimientos de control dermatológicos con más frecuencia.

 

Definición del cáncer de piel

El cáncer de piel se compone de diferentes patrones de cáncer de los cuales se lo integran:

Melanoma maligno: se trata del cáncer cutáneo más potente pero poco habitual que los de tipo no melanoma. Las células cancerosas del melanoma pueden diseminarse originando metástasis. Si se diagnostica en tempranamente las probabilidades de curación puede ser del 95%, pero si este sigue desarrollándose tiene más riesgo.

Cáncer de piel no melanoma: por lo general no está pigmentado y suele ser del color de la piel, de este se derivan tres tipos de cáncer de piel no melanoma: el basalioma, el carcinoma espinocelular y la queratosis actínica.

Basalioma: carcinoma basocelular, es un tumor cutáneo que no produce metástasis. Es la forma más común de cáncer cutáneo, pero el menos peligroso.

Carcinoma espinocelular: o epitelioma espinocelular es un tumor cutáneo maligno que emerge y se desarrolla en el estrato espinoso de la epidermis.

Queratosis actínica: es un carcinoma de células escamosas, que en un aproximado del 10% de los casos puede ser promovido a un carcinoma de células escamosas invasivo.

 

Causas del cáncer de piel

El auge del impacto en relación a los casos de cáncer de la piel está asociado por una exposición excesiva y prolongada al sol u otras fuentes de luz ultravioleta, tal es el caso de las cabinas de rayos uva. En el cáncer de piel no melanoma intervienen en gran medida la acumulación de horas de exposición al sol durante la vida, en comparación a la intensidad de la exposición a la luz recibida.

Causas asociadas de acuerdo al tipo de cáncer:

Melanoma: exposición especialmente intensa a la radiación UV con múltiples quemaduras solares, cabinas de rayos uva y las lámparas ultravioleta y componentes hereditarios.

Cáncer de piel no melanoma: radiación solar prolongada directa hacia la piel desprotegida, sistema inmune debilitado, la exposición a radiaciones ionizantes, determinadas enfermedades crónicas inflamatorias de la piel o lesiones inflamatorias de larga duración, tales como quemaduras o úlceras.

Basalioma: exponer la piel durante un lapso de tiempo prolongado a una radiación solar elevada.

Carcinoma espinocelular: el impacto del sol en la piel durante un lapso prolongado de tiempo. Generalmente está precedido por una queratosis actínica.

 

Síntomas del cáncer de piel

El melanoma y el cáncer de piel no melanoma son componen de una sintomatología muy parecida, entre los cuales se manifiesta: lesiones en la piel, molestias, picor, etc. Estos patrones difieren en especial respecto a su pigmentación, forma, lugar de aparición y la agresividad.

Entorno al cáncer de piel, existe una regla denominada ABCD en alusión a la simetría, bordes, color, diámetro, que permiten distinguir los lunares inofensivos o normales de un melanoma, por lo tanto una alteración cutánea se compone de una forma asimétrica, bordes irregulares y manifestación de una coloración heterogénea.

En cuanto a los basaliomas presentan alteraciones cutáneas de crecimientos lentos, visibles y en general indoloros, forma ulcerosa, forma nodular, forma plana y forma cicatrizal.

En un carcinoma espinocelular se presentan nódulos o manchas queratinizadas, con costra, escamosas o enrojecidas.

 

Diagnóstico del cáncer de piel

El diagnóstico del cáncer de piel es básico y determinante, el dermatólogo puede diagnosticar un melanoma tras la visualización de la apariencia característica de este tumor. Es imprescindible la resección completa de la zona para su análisis. El diagnóstico del melanoma puede sospecharse por los síntomas o bien mediante una microscopía de epiluminiscencia (dermatoscopio) y establecerse a través de una biopsia.

 

Tratamiento del cáncer de piel

El tratamiento oportuno para el cáncer de piel dependerá de circunstancias como el tipo de tumor de que se trate y de lo avanzada que se encuentre la enfermedad. En primera instancia se recurre a la extirpación quirúrgica, existen casos que ameritan otro tipo de terapias como los quimioterápicos tópicos, inmunomoduladores, crioterapia, electrocirugía o terapia fotodinámica.

 

Evolución del cáncer de piel

Tras un diagnóstico temprano seguido de un tratamiento efectivo, mejores serán las posibilidades de curación, siempre y cuando se tomen en cuenta las condiciones del tumor, el estadio en que se encuentre y del tipo de tumor cutáneo. Cuando se encuentra en un estadio avanzado y tras su avance se produce metástasis, las probabilidades de supervivencia son baja.

Se estima que aproximadamente el 90% de las mujeres y el 74% de los hombres que padecen un melanoma en España sobreviven más de 5 años.
Posterior a la extirpación de un melanoma es preciso someterse a controles y evaluaciones médicas periódicos por parte del dermatólogo.

 

Prevención del cáncer de piel

La prevención frente al cáncer cutáneo se basa fundamentalmente en proteger la piel de la radiación solar a través del uso de cremas solares con un factor de protección solar potencial y a la vez usar ropa que cubra la piel, prevenir sobre la utilización de cabinas de rayos uva, autoexploración frecuente de la piel.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *