Cáncer de Faringe

Cáncer de Faringe

Cuando se trata de la aparición de un tumor maligno en la zona faríngea de la garganta, se hace referencia al cáncer de faringe.

El cáncer de faringe puede ser tratado justo a tiempo cuando este es diagnosticado en un estado temprano, en este estado es precisa la intervención de una cirugía para la extirpación del tumor, he allí la base del tratamiento del cáncer de faringe cuando es detectado a tiempo. Para situaciones donde el cáncer de faringe es detectado en un estado temprano, la evolución y pronostican tienden ser favorables en todos los casos.

Para un diagnóstico respecto al cáncer de faringe, es requerido el análisis de una muestra de tejido (biopsia) del tumor. Posteriormente se indica el tratamiento oportuno: operación, radioterapia y quimioterapia. Un tratamiento efectivo para el cáncer de faringe en un estado temprano, aumenta las posibilidades de curación.

Aunque no se conoce con exactitud las causas que originan el cáncer de faringe, si existen una variedad de riesgos que influyen para dar pie a su origen, factores de riesgo como el alcohol y el tabaquismo, así también las infecciones con determinados virus, por ejemplo el virus del papiloma humano, VPH.

La sintomatología relacionada con el cáncer de faringe dependen de dónde del lugar donde se originó el tumor. En el caso de la faringe, esta se compone de tres secciones, cada sección de la faringe (parte superior = nasofaringe, parte media = orofaringe, parte inferior = hipofaringe) puede estar expuesta a sufrir daños por el cáncer de garganta. Se pueden desencadenar complicaciones graves, tales como trastornos de la deglución y trastornos respiratorios.

 

Definición de cáncer de faringe

El cáncer de faringe es definido como un tumor maligno que se origina y se desarrolla en la parte faríngea de la garganta.

Tal y como en el mayor número de los tumores de cabeza y cuello malignos, en su mayoría, el cáncer de faringe se basa histológicamente en un carcinoma espinocelular, lo que significa que se produce a partir de la mucosa de la faringe.

Algo bastante distintivo del cáncer de faringe es que este puede esparcirse rápidamente a las composiciones de los tejidos adyacentes y a través de los vasos linfáticos, emergiendo de tal forma tumores secundarios (metástasis) en los ganglios linfáticos del cuello.

La faringe se segmenta en tres secciones, de las cuales el cáncer de faringe puede emerger de cualquiera de las tres secciones:

Nasofaringe: parte superior de la garganta, cavidad nasal.
Orofaringe: parte media de la faringe, cavidad oral.
Hipofaringe: Parte inferior de la garganta, a la altura de la laringe.

 

Causas del cáncer de faringe

No existen causas oficiales determinadas de las cuales puedan decirse que son los detonantes del cáncer de faringe. Pero se contemplan ciertas posibilidades con algunos factores de riesgos que pueden contribuir al origen del cáncer de faringe, los factores hereditarios, los ambientales y las deficiencias nutricionales, consideran estar relacionadas con el origen de tumores malignos de cabeza y cuello.

Otros factores que se incluyen en la lista de factores de riesgo frente al cáncer de faringe son: el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, las infecciones virales (sobre todo el virus del papiloma humano, VPH), y la recurrente exposición a determinadas sustancias nocivas como por ejemplo el amianto o el cromo y el níquel que contienen algunas pinturas y barnices.

El tabaquismo en especial, representa una importante función frente al del cáncer de faringe. Así también el alcohol empuja hacia el aumento de los efectos negativos del tabaco. Aquellas personas fumadoras que a su vez consumen alcohol en exceso con frecuentemente, tienen un mayores posibilidades de riesgo de padecer cáncer de faringe.

También existe una relación entre el impacto del cáncer de faringe y determinadas infecciones virales como el virus de Epstein-Barr o el virus del papiloma humano (VPH), también puede estar con defectos del sistema inmunitario.

La relación entre el cáncer de faringe y el VPH cada vez aumenta significativamente, además el VPH es una de las causas responsables de detonar el cáncer de cuello uterino. Este virus (al igual que otros virus) no causa directamente cáncer de garganta, sino que es un factor adicional importante que intervienen en su aparición.

 

Síntomas del cáncer de faringe

La sintomatología del cáncer de faringe se basara de la zona dónde se encuentra el tumor y de cuáles son aquellas estructuras adyacentes que se han visto afectadas por su debido esparcimiento.

Carcinoma nasofaríngeo – inflamación indolora de los ganglios linfáticos, en un estado avanzado presenta síntomas como:

– Obstrucción nasal.
– Hemorragia nasal.
– Inflamación del oído medio, hipoacusia.
– Dolor de cabeza.
– Caídas debidas a la parálisis de algunos nervios craneales.

Carcinoma orofaríngeo – cáncer situado en la cavidad bucal, en estados avanzados los síntomas son:

– Dolor de garganta, extendiéndose al oído.
– Dificultad para tragar.
– En casos donde el tumor llegue a esparcirse hacia los músculos de la mandíbula, ocurre lo que se conoce como trismo, esto consiste en la rigidez de la mandíbula acompañado de dolor (la boca no se abre bien).

Carcinoma hipofaríngeo – situado en la parte inferior de la faringe, presenta síntomas como:

– Dolor de garganta, ronquera y dificultad para tragar, obstrucción de las vías respiratorias y posibilidad de desarrollar disnea severa como resultado.

 

Diagnóstico del cáncer de faringe

En situaciones donde los tumores se extienden en la zona media de la faringe (orofaringe), estos pueden ser diagnosticados con una exploración a simple vista. Pero la mayor parte de los casos de cáncer de faringe, los carcinomas faríngeos son diagnosticados mediante una endoscopia de la nariz y la garganta. Para ratificar el diagnóstico, el médico procede a la extracción de una muestra de tejido para luego proceder a la examinación con microscopio (biopsia).

Para poder especificar el alcance del cáncer en la faringe, se recurre a técnicas como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM), aunque también puede emplearse una radiografía y/o una tomografía computarizada (TC). Además se emplea el uso de ecografías cuando se sospecha que este se haya extendido hacia el hígado y el caso de haberse extendido hacia los huesos, se utiliza la gammagrafía ósea.

En el diagnóstico se evalúa la extensión del cáncer de faringe a través del sistema TNM.

 

Tratamiento del cáncer de faringe

Con base a la ubicación del tumor, su extensión y del grado de afectación de los ganglios linfáticos, los tratamientos consisten en: operaciones, radioterapia y quimioterapia, o bien la combinación entre cualquiera de los tres tratamientos.

– Carcinoma nasofaríngeo: en estadios tempranos del tumor, se emplea la radioterapia. En estadios avanzados se contempla la posibilidad de aplicar la radioterapia junto con la quimioterapia.

– Carcinoma orofaríngeo: en tumores en estadios tempranos, es requerida la intervención quirúrgica, en algunos casos se emplea la cirugía mediante láser. En casos especiales se recurre a la aplicación de radioterapia y de ser necesario radioquimioterapia en estados avanzados del cáncer.

 

Evolución del cáncer de faringe

Muchas veces la evolución del cáncer de faringe puede presentar escenarios inciertos ya que la curación del cáncer de faringe depende de actores como el estadio del tumor, su extensión, y la existencia de tumores secundarios (metástasis). Lo anterior depende mucho en cada caso y en cada paciente.

Tras la evolución del cáncer, se pueden presentar ciertas complicaciones: trastornos del habla y de la respiración, problemas en la masticación y la deglución.

 

Prevención del cáncer de faringe

Un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada contribuyen favorablemente, además se debe evitar el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo, también una higiene bucal adecuada.

Cuando se presentan trastornos gastrointestinales como el ardor de estómago o el reflujo gastroesofágico, aumentan las probabilidades de aparición de cáncer de faringe, por lo que es aconsejable acudir a un tratamiento para éstos.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *