Cáncer de Pulmón

Cáncer de Pulmón
Cáncer de Pulmón
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto[s]

El cáncer de pulmón se deriva de la alteración de las celular que tiene lugar especialmente en las células de la mucosa bronquial. El conglomerado de células de los órganos del cuerpo por naturaleza se dividen de manera periódica con el propósito con de mantener su correcto y debido funcionamiento, a través del reemplazo de las células ya muertas. Respecto al cáncer, los mecanismos se modifican en una célula y sus descendientes inician una división descontrolada, lo que genera un tumor.

Las estadísticas apuntan cada año 27.000 personas que fallecen en España consecuencia del cáncer de pulmón y se diagnostican aproximadamente 22.000 nuevos casos. De ellas, el 90% de los pacientes son o han sido fumadores. Es por tal vital razón que el tabaquismo es el principal factor con un alto grado de riesgo evitable de cáncer de pulmón.

La sintomatología inicial del cáncer de pulmón se manifiesta con tos y disnea, no obstante estos síntomas también pueden manifestarse en muchas otras enfermedades benignas. En las etapas más progresadas del cáncer de pulmón también se manifiesta expectoración con sangre y la considerable pérdida de peso.

En el mundo de la medicina, se distinguen entre dos tipos de cáncer pulmonar.

El cáncer microcítico o de células pequeñas y el cáncer pulmonar de células no pequeñas o no microcítico, este tiende a ser el más habitual de todos, representado un 90% de los casos. Esta clasificación desempeña un papel importante frente al tratamiento a elegir.

Este tipo de cáncer encierra varios tipos de tumor, de los cuales crecen con relativa lentitud y producen metástasis tardías. El epidermoide se sitúa en la zona central de los pulmones y el adenocarcinoma, en las áreas periféricas de los pulmones. Para estos casis la intervención quirúrgica es la opción de tratamiento en relación a este tipo de cáncer de pulmón.

El cáncer de pulmón microcítico es menos común, pero tiende hacer unos de los más agresivo, muy probablemente ciertos diagnóstico ya cuentan con metástasis en otros órganos. El cáncer de pulmón de células pequeñas es especialmente sensible a la quimioterapia y a la radioterapia.

El cáncer de pulmón por lo general tiende a señalar hacia un mal pronóstico, sin embargo hoy en día las opciones de tratamiento se han extendido y se han mejorado, permitiendo considerablemente la minimización de la mortalidad. La esperanza de vida se asocia de condiciones como el tipo de cáncer de pulmón (microcítico o no microcítico) y del estadio en que se encuentre el tumor. En el caso de cáncer de pulmón no microcítico, las tasas de supervivencia oscila entre el 43 y 73% en el estadio tempano de la enfermedad, a medida avanza, la supervivencia va menguando. En el estadio final del cáncer de pulmón, la supervivencia se estima entre el 2 y el 13% frente al cáncer de pulmón no microcítico, y un aproximado del 1% en el cáncer de pulmón microcítico. De acuerdo a las últimas estadísticas presentadas por (EUROCARE-4), un 10,7% de los pacientes que sufren un cáncer de pulmón sobreviven más de 5 años.

 

Definición del cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón se deriva de un tumor maligno específicamente de los pulmones. Dicho cáncer de pulmón se desprende y se desarrolla partiendo de las células de las vías respiratorias, los bronquios.

En relación al cáncer de pulmón, existen dos tipos de cáncer de pulmón: el cáncer pulmonar microcítico y no microcítico. Estos dos patrones derivan uno de otro en el crecimiento, el tratamiento y el pronóstico.

En el caso del cáncer pulmonar no microcítico, este tiende a desarrollase más lentamente y genera metástasis más tardías que el cáncer de pulmón microcítico. Este patrón incide entre el 85 y 90% de los casos. De acuerdo del tipo de células que lo conforman este se clasifica en: carcinoma escamoso o epidermoide, adenocarcinoma, carcinoma de las células grandes.

Mientras tanto el cáncer de pulmón microcítico, representa el 10-15% de los pacientes con cáncer de pulmón. Este se caracteriza por crecer velozmente y de forma muy agresiva y a su vez produce metástasis con relativa rapidez.

El cáncer de pulmón es la forma de cáncer más frecuente específicamente en hombres, y el segundo en mujeres, posicionándose por debajo del cáncer de mama.

 

Causas del cáncer de pulmón

Cualquier persona está expuesta a padecer cáncer de pulmón, independientemente si es una persona fumadora o no, y que el tabaquismo es la principal causa de este, se estima que alrededor del 90% de los pacientes con cáncer de pulmón son o fueron personas fumadoras.

Además del tabaquismo, se incluyen otras determinas causas del cáncer de pulmón:

– Exposición a sustancias tóxicas: representa un 5% de los casos. Por ejemplo; gas radón, asbesto, polvo de amianto, compuestos de arsénico, compuestos de cromo, níquel, hidrocarburos aromáticos policíclicos, polvo de cuarzo, éter halogenado.
– Contaminación del aire.
– Antecedentes familiares.

 

Síntomas del cáncer de pulmón

Inicialmente el cáncer de pulmón puede presentar síntomas como ser la tos, la dificultad para respirar y el dolor de pecho. Cuando este ha tomado fuerza y desarrollo, los pacientes tienden a perder a mucho peso en poco tiempo y manifiestan expectoración (a veces con sangre), incluyendo la dificultad para respirar.

Estos síntomas no son totalmente propios del cáncer del pulmón, estos pueden ser indicios de otra enfermedad, por tal razón el cáncer de pulmón se diagnostica en etapas avanzadas.

En una etapa avanzada se puede presentar metástasis. Más que todos los carcinomas de las células pequeñas producen metástasis tempranamente.

Las más comunes son la metástasis en el hígado, el cerebro, los riñones y los huesos. Cuando hay metástasis en el cerebro, los síntomas que se presentan son náuseas, dolor de cabeza, trastornos de la visión, pérdida del equilibrio o parálisis de una cuerda vocal o de una parte del cuerpo.

 

Diagnóstico del cáncer de pulmón

El diagnostico frente al cáncer de pulmón consiste primeramente en la exploración física, seguida de una anamnesis para proceder en tercer lugar a una serie de pruebas de imágenes:

– Tomografía computarizada de la caja torácica.
– Tomografía computarizada de la cabeza o resonancia magnética.
– Ecografía.
– Gammagrafía ósea.

De acuerdo a la clasificación denominada como grado histológico, los tumores se pueden clasificar en diferentes grupos:

– G1: poco agresivos y bien diferenciados.
– G2: levemente diferenciados.
– G3: poco diferenciados.
– G4: indiferenciados.

El estadio del cáncer pulmonar se determina en medicina mediante la clasificación TNM.

 

Tratamiento del cáncer de pulmón

De acuerdo del estadio de la enfermedad y del tipo de tumor del que se trate, dependerá el tratamiento. Los tumores microcíticos y no microcíticos de pulmón responden de forma distinta al tratamiento, en específico a la quimioterapia.

Si el carcinoma de pulmón no microcítico se puede extirpar completamente mediante una operación, existen posibilidades de supervivencia, siempre y cuando no existan metástasis. En algunos casos se recurre a la quimioterapia o una combinación de radioterapia y quimioterapia.

En relación al cáncer de pulmón microcítico, por lo general no puede recurrir a una operación, ya que en el 80% de los casos, en el momento del diagnóstico se han producido metástasis. La quimioterapia en el cáncer de pulmón microcítico actúa contra los tumores que se hayan producido en las metástasis. También es utilizada la radioterapia.

También en el tratamiento del cáncer del pulmón es utilizada la inmunoterapia.

 

Evolución del cáncer de pulmón

La evolución y el pronóstico dependen de diferentes condiciones, en general del tipo de tumor, estadio del tumor, ubicación del tumor y el estado de salud general del paciente, su edad y su sexo (las mujeres presentan un mejor pronóstico). La media de supervivencia es de más de 5 años.

Las mayores probabilidades de supervivencia se dan en estadios tempranos de la enfermedad.

En el cáncer de pulmón microcítico el pronóstico es desfavorable, la esperanza de vida media ronda entre los tres y los cinco meses.

Por lo general siempre se realiza un seguimiento periódicamente para detectar a tiempo una posible recurrencia del cáncer de pulmón (recaída) y recurrir al tratamiento con radioterapia o quimioterapia.

 

Prevención del cáncer de pulmón

El tabaquismo es la principal causa evitable de cáncer de pulmón. Otras de las medidas preventivas incluyen el evitar otros agentes de riesgo con el objetivo de mitigar la probabilidad de sufrir cáncer de pulmón, como no estar en contacto con sustancias tóxicas, sustancias radiactivas o productos químicos de alta peligrosidad.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *