Alanina

Valore esta información

La Alanina es uno de los aminoácidos no esenciales que se encargan de formar las proteínas de los seres vivos, es uno de los más importas en la cadena de aminoácidos no esenciales.

La Alanina es el segundo aminoácido más pequeño y no polar, sintetizado pasa por el organismo y finalmente pasa al torrente sanguíneo y es almacenado por el hígado, donde será metabolizado, mediante un proceso de gluconeogénesis esta se trasforma en glucosa, siendo utilizada finalmente por el cerebro, músculos, piel, retina y medula renal.

 

Funciones que desempeña la Alanina en el organismo

– Ayuda a eliminar sustancias que pueden resultar toxicas en el organismo si se concentran en exceso, como ocurre con la acumulación de nitrógeno.
– Ayuda a mantener la próstata en buen estado.
– Puede ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.
– Puede ayudar en la estimulación de anticuerpos.
– Ayuda a metabolizar el azúcar y los ácidos orgánicos.
– Es usado como fuente de energía para músculos, cerebro y sistema nervioso.
– Está involucrado en el metabolismo del triptófano y de la vitamina B6

 

La falta de Alanina en el organismo puede provocar

– Falta de reflejos y concentración.
– Mayor predisposición a las infecciones.
– Alteración de la glucosa.
– Debilidad muscular.
– Problemas prostáticos.
– Alteración del sistema nervioso.

 

Alimentos ricos en Alanina

ORIGEN ANIMAL: carne de vaca, pescado, pollo, lácteos.

ORIGEN VEGETAL: vegetales ricos en proteínas, legumbres, cereales.

FRUTAS: frutos secos.

 

Cantidad diaria de Alanina necesaria para el organismo

Todas las medicinas son en micro moles por litro, sus valores normales pueden variar la dosis.
– Niños: 200 a 450 micro mol/L
– Adultos: 430 a 510 micro mol/L

 

Enfermedades en las que se aconseja el uso de Alanina

– Sistema nervioso/Neurología: ansiedad, depresión, angustia, estrés.
– Alzheimer
– Debilidad muscular.
– Diabetes.
– Epilepsia.
– Falta de reflejos y concentración.
– Trastornos de la personalidad.
– Hepatitis alcohólicas.
– Hipoglucemia.
– Infecciones.
– Inmunodepresión.
– Prevención de cálculos renales.
– Prostatitis.
– Parkinson.

 

Precauciones a tener en cuenta con el uso Alanina

Toxidad:
Las personas con afecciones hepáticas o problemas renales no deben consumir grandes cantidades de aminoácidos sin las prescripciones médicas necesarias.

En altas concentraciones la Beta- Alanina puede causar parestesia.

Algunas personas pueden presentar irritación y enrojecimiento de la piel.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *