Epicondilitis

Epicondilitis

El codo de tenista y el codo de golfista (epicondilitis medial o lateral) se tratan de un síndrome doloroso que se presenta en situaciones donde la musculatura del codo realiza esfuerzo excesivo de forma aguda o crónica. Esta patología no hace distinciones, las personas que no practican ni tenis ni golf, también están expuestas a sufrir esta lesión.

El codo de tenista denominado también epicondilitis lateral y el codo de golfista, definido además como epicondilitis medial, se distinguen por diversas alteraciones inflamatorias o degenerativas en el área del codo, razón por la cual se limitan las funciones naturales del brazo afectado.

Los dolores típicos de esta patología se manifiestan en los músculos flexores y extensores del antebrazo a la altura del codo. En especial los jugadores de tenis y de golf padecen estos síndromes muy frecuentemente y por tal razón esta lesión ha adquirido esta denominación.

En el mayor número de casos de pacientes, la tensión muscular se generada a causa del trabajo diario como por ejemplo, el clásico uso del ordenador de forma frecuente.

El tratamiento frente a la epicondilitis consiste en medidas terapéuticas para tratar el codo de tenista (epicondilitis lateral), tales medidas van desde la inmovilización del brazo hasta el empleo de pomadas, incluyendo además estímulos electromecánicos o inyecciones de cortisona.

En casos que estos métodos terapéuticos no surtan efecto alguno, tras presentarse una evolución avanzada del codo de golfista o de tenista, se precisa una intervención quirúrgica para volver a descargar la musculatura.

 

Definición de Epicondilitis (codo de tenista o codo de golfista)

La epicondilitis, también denominada el codo de tenista y el codo de golfista son, hace alusión a una serie de síndromes dolorosos que manifiestas determinadas alteraciones inflamatorias o degenerativas específicamente del codo. En el codo tienen su origen diversos grupos de músculos del brazo, de la mano incluyendo también de los dedos. Los músculos se encuentran conectados al hueso por medio de estructuras de tejido conectivo (tendones). Los músculos extensores se localizan en la parte exterior del brazo, específicamente en el lado del dedo meñique. Además la mayoría de los músculos flexores se localizan en la parte interior del codo (el lado del pulgar o del radio). Este conjunto de músculos lo integran entre otros los siguientes:

– Músculo extensor radial largo del carpo.
– Músculo extensor radial corto del carpo.
– Músculo extensor del meñique.
– Músculo extensor de los dedos.

En panoramas donde el tejido que rodea una prominencia ósea / epicóndilo, se ve perjudicado por alteraciones inflamatorias o degenerativas, esto se denomina generalmente como epicondilitis. Cuando se da epicondilitis se desarrollan tejidos de cicatrices y de granulación inflamados. En la epicondilitis humeral se ven perjudicados los músculos de la mano, los músculos extensores de los dedos / codo de tenista, o los músculos flexores de la mano y los dedos / codo de golfista:

– El codo de tenista también se define como epicondilitis lateral.
– El codo de golfista es además conocido como epicondilitis medial.

La epicondilitis es una de las enfermedades más habituales en traumatología. Se estima un promedio de edad de entre los 35 y los 50 años de edad, entre los pacientes que padecen de este tipo de lesiones.

 

Causas de la Epicondilitis (codo de tenista o codo de golfista)

La causa principal del codo de tenista y el codo de golfista se manifiestan debido a una sobrecarga muscular aguda o crónica. Existen situaciones donde el brazo se encuentra excesivamente cargado y posteriormente se presenta la inflamación y alteración de los tendones afectados. Especialmente y directamente se ve afectada la movilidad del codo. Con la presencia del codo de tenista o del codo de golfista son de vital importancia los movimientos de un solo lado, uniformes y frecuentes.

Sin embargo, no sólo los movimientos que se realizan al jugar al tenis o al golf son los detonantes de dichas molestias. Este síndrome se presenta con bastante frecuencia en jugadores de estos deportes, no obstante un gran número de los afectados no practican un deporte ni otro. Existen otras causas, por ejemplo la sobrecarga muscular tiende a presentarse a causa del trabajo, por tareas manuales, trabajo intensivo con el ordenador, entre muchas más. Los mecanismos directos por los que se origina la epicondilitis aún no se encuentran definidos.

 

Síntomas de la Epicondilitis (codo de tenista o codo de golfista)

La sintomatología típica del codo de tenista y el codo de golfista giran en torno del dolor en la zona del codo, que se extiende hasta la mano.

Desglose de síntomas de la epicondilitis:

– Los síntomas representativos del codo de tenista son el dolor en la zona exterior del codo, esto sucede cuando el paciente lleva a cabo los siguientes ejercicios:
– Girar el antebrazo.
– Estirar la muñeca apoyando la mano contra algo o algún objeto que oponga resistencia.
– Estirar el dedo medio contra algo que oponga resistencia.
– Extender el codo y la mano flexionada dejándola caer.
– Los signos típicos del codo de golfista son el dolor en la zona interior del codo cuando la persona perjudicada ejecuta las siguientes acciones: flexionar la muñeca, girar el antebrazo contra algo que oponga resistencia, levantar objetos pesados.

 

Diagnóstico de la Epicondilitis (codo de tenista o codo de golfista)

En relaciona al diagnóstico del codo de tenista y el codo de golfista, este suele realizarse con base a las molestias descritas y en la exploración física. Por ejemplo los casos donde los huesos próximos a los músculos perjudicados se dan un intenso dolor punzante que tiene alcance hasta la mano.

Siempre es preciso apoyarse de otros métodos, por ejemplo es necesario realizar una radiografía del codo para erradicar la teoría o sospecha que se trate de artrosis. Además con las pruebas de laboratorio se puede descartar la inflamación, por lo que siempre se requerirá estos métodos para establecer un diagnostico especifico.

 

Tratamiento de la Epicondilitis (codo de tenista o codo de golfista)

En primera instancia frente al tratamiento de la epicondilitis, se precisa de una terapia conservadora, esto con el propósito esencial de C aliviar el dolor, se recomienda aplicar frío y calor especialmente en el codo, masajear los músculos transversales de la muñeca, incluyendo la aplicación de un tratamiento local con ultrasonidos y microondas.

También se suele recomendar fármacos frente a las molestias, como por ejemplo la pomada, preparados con antiinflamatorios y la administración de antinflamatorios orales y analgésicos, anestésicos locales y corticoides.

En situaciones donde no se experimentan mejoras con este tratamiento de primera base, será preciso la utilización de una tablilla para el antebrazo aproximadamente por dos semanas para dejar el brazo en reposo.

El tratamiento a través de la acupuntura del codo de tenista o el codo de golfista puede ayudar a tratar el dolor y detener el proceso inflamatorio.

En el codo de tenista o el codo de golfista la cirugía solo es requerida en situaciones especiales.

 

Evolución de la Epicondilitis (codo de tenista o codo de golfista)

El codo de tenista y el codo de golfista se caracterizan además por presentar un pronóstico positivo y alentador, muchas situaciones de epicondilitis se resuelven tras una terapia conservadora. En casos totalmente aislados, se requiere una cirugía y en lagunas situaciones las molestias no se pueden solucionar de manera permanente mediante la operación

 

Prevención de la Epicondilitis (codo de tenista o codo de golfista)

En términos generales, el codo de tenista y el codo de golfista se pueden ser evitados procurando mitigar la sobrecarga aguda o crónica de los músculos del brazo.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *