Escoliosis

Escoliosis

La escoliosis es un término indicativo de una alteración de la posición corporal generada por la deformación lateral de la columna vertebral y representativa por una torsión de determinadas vértebras. Por lo general esta anomalía tiende a ser descubre por casualidad, comúnmente a través de la observación debido a que esta inicialmente no ocasiona molestias y son especialmente los padres de los niños afectados los primeros en descubrir la escoliosis.

La escoliosis puede derivarse de una serie de causas, de entre las cuales las integran desde malformaciones congénitas hasta lesiones musculares o de nervios ocasionadas por accidentes, así también como determinadas enfermedades. Se estima que del 90% de los casos de escoliosis la causa desencadenante de esta enfermedad es en sí desconocida. La denominada escoliosis idiopática es determinante en el caso de niños y adolescentes debido a que los niños no la perciben al no sentir dolor. Sin embargo un bebé puede tener la columna vertebral torcida y por lo general esta tiende a revelarse con el tiempo entre los diez y los doce años. Con el transcurso de los años la columna vertebral permanentemente torcida se arquea cada vez más. Es por tal razón la importancia de que esta sea tratada tempranamente para evitar molestias a la persona a medida crece en edad. La consecuencia principal asociada a este panorama es un acortamiento del tronco, lo cual genera trastornos en los órganos internos, como ser el corazón, pulmón, hígado, estómago e intestino.

La escoliosis puede diagnosticarse a través una exploración física y una radiografía, estas permiten determinar el alcance de la desviación de la columna vertebral.

En cuanto al tratamiento de la escoliosis, este se establece de acuerdo a la causa y el alcance la deformación, además de la edad del paciente. En una escoliosis inicial se indican especialmente ejercicios fisioterapéuticos y posteriormente el tratamiento precisara del uso de un corsé. En situaciones donde se presente una escoliosis severa, se requiere de una operación para corregir la columna vertebral torcida y volver a estabilizarla. Si el tratamiento se inicia en un estadio temprano el pronóstico de una curación es en la mayoría de los casos favorables.

 

Definición de la escoliosis

La escoliosis es definida como una mala posición de la columna vertebral donde esta se curva hacia un lado. La escoliosis tiende a emerger especialmente durante la fase del crecimiento, por tal razón está asociada como una deformidad del crecimiento. Se pueden clasificar dos modelos de escoliosis:

– Escoliosis estructural: la columna vertebral se mantiene permanentemente desviada a un lado y las vértebras individuales se presentan torcidas.
– Escoliosis funcional/no estructural: la columna vertebral solo se encuentra desviada pasajeramente a un lado y se puede subsanar implementando medidas activas y pasivas.

Además, la escoliosis puede dividirse en diferentes tipos de acuerdo a la evolución de la desviación en las diferentes zonas de la columna vertebral:

– Escoliosis torácica.
– Escoliosis lumbar.
– Escoliosis toracolumbar.
– Escoliosis torácica y lumbar.

Una escoliosis puede representarse por una curvatura de la columna vertebral que puede transcurrir en diversas direcciones:

– Escoliosis convexa izquierda: la columna vertebral está torcida en dirección hacia la izquierda.
– Escoliosis convexa derecha: la columna vertebral está torcida en dirección hacia la derecha.

La denominada escoliosis idiopática, que emerge sin que sus causas sean conocidas, se divide de acuerdo al momento de su aparición en:

– Escoliosis idiopática infantil, especialmente en niños pequeños de hasta tres años.
– Escoliosis idiopática juvenil, emerge en niños de entre cuatro y diez años.
– Escoliosis idiopática adolescente, esta se desarrolla a partir de los once años de edad.

 

Causas de la escoliosis

De acuerdo a las incidencias entre el 70 al 80% de los casos de escoliosis no cuentan con causas determinadas que desencadenen esta patología. Entre tanto, un 20 al 30% de los pacientes han desarrollado la patología debido a enfermedades óseas y musculares o por trastornos de las funciones de los nervios.

Las causas que subyacen a una escoliosis idiopática hasta la fecha no son conocidas. Los desencadenantes implicados pueden ser múltiples y pueden relacionarse con factores hereditarios, neurológicos, modificaciones del tejido conjuntivo, disminución de la densidad ósea o trastornos metabólicos.

La escoliosis idiopática se abre brecha debido a que las vértebras crecen más lentamente en una dirección que en la otra. Este crecimiento defectuoso de una o varias vértebras desemboca en una curvatura (torsión) generando la torcedura (rotación) de toda la columna vertebral, como resultado de este proceso la columna vertebral se desvía hacia la derecha o izquierda.

 

Síntomas de la escoliosis

Los síntomas representativos de una escoliosis están asociados con la desviación de la columna vertebral. Su alcance se encuentra ligado a la gravedad de la desviación y del tiempo que ha permanecido la escoliosis en el afectado.

En relación a los lactantes el síntoma determinativo de la escoliosis, que también es conocido como síndrome de posición oblicua, es la postura torcida que adquiere el bebé.

Aparte de las posturas corporales alteradas, por lo general el paciente no manifieste síntomas hasta los 30 años de edad. En este punto inician las manifestaciones de molestias en la zona desviada, que por lo general son ocasionadas por permanecer durante mucho tiempo sentado o de pie.

 

Diagnóstico de la escoliosis

Comúnmente la escoliosis es diagnosticada entre los diez y los doce años de edad mediante la exploración física complementada por el historial clínico del paciente. En la exploración física, medico explora el trayecto de la columna vertebral de la mano de la apófisis espinosa palpando debajo de la piel. También una radiografía a dos niveles será útil para determinar y calibrar la forma y el alcance de la escoliosis.

 

Tratamiento de la escoliosis

El tratamiento entorno a la escoliosis engloba variedad de tratamientos, ya sean conservadores como quirúrgicos. De acuerdo a la causa y el grado de desviación de la columna vertebral y la edad del paciente, se establecerá un tratamiento personalizado.

La escoliosis especialmente en lactantes puede corregirse en el mayor número de los casos colocando al bebé boca abajo y llevando a cabo con él ejercicios fisioterapéuticos frecuentemente. Con esto se busca alcanzar el propósito de desviar el movimiento al que el bebé se ha acostumbrado para rectificar la postura incorrecta. En el caso de niños más mayores, jóvenes y adultos, el tratamiento se indica de acuerdo a los niveles de alcance de la escoliosis:

– Escoliosis leve: ejercicios fisioterapéuticos (fisioterapia).
– Escoliosis media: ejercicios fisioterapéuticos con la utilización de un corsé.
– Escoliosis grave: suele requerir una operación quirúrgica entre los diez y los doce años de edad.

 

Evolución de la escoliosis

El pronóstico y la evolución de una escoliosis se relacionan significativamente con la causa que ha generado la desviación de la columna vertebral, la edad de la persona afectada y el momento en el que se ha establecido el diagnóstico.

Si se presenta una evolución de años, la escoliosis puede desarrollar complicaciones como desgastes prematuros, en los discos intervertebrales y las vértebras, una hernia discal, así como un anquilosamiento avanzado de la columna vertebral, daño a otras articulaciones, como las de la cadera y rodilla.

El acortamiento del torso puede generar complicaciones en la zona del pecho y el estómago provocando el encogimiento de estas zonas y a su vez limitando la función del corazón, los pulmones, los riñones, el estómago y el intestino. En casos de una escoliosis grave puede originarse una insuficiencia cardíaca (derecha).

 

Prevención de la escoliosis

Las causas que originan una escoliosis son desconocidas, razón por la cual no pueden establecerse medidas de prevención específicas.
Sin embargo es fundamental comprobar regularmente la postura de los niños, se recomienda recomendable visitar al ortopedista para llevar a cabo comprobaciones regulares de la posición de la columna vertebral.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *