Mioma

Mioma
Mioma
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto[s]

Un mioma hace referencia a un tumor en el útero, se trata de un tumor benigno que se origina y a la vez se desarrolla en las células musculares del útero. Los estrógenos tienen como función regular el crecimiento de los miomas, por tal razón se originan durante la fase de la madurez sexual.

Es común que los miomas se caracterizan por ser tumores que se presentan muy frecuentemente. Sin embargo a partir de un determinado tamaño o una posición poco favorable cuando inician a generar molestias. Únicamente en estos casos especiales es requerido emplear un tratamiento. Los síntomas de un mioma se determinan como fundamentales hemorragias y dolores y en casos poco aislados pueden llegar a ser responsables de incluso abortos o partos prematuros.

En tiempos pasados el tratamiento enfocado para los miomas consistía en la intervención quirúrgica. En el caso de miomas especiales se pueden erradicar a través de una enucleación conservando el útero, entre tanto en el caso de fibromas miomatosos (útero miomatoso) por lo general es necesario proceder a la extirpación de la matriz, lo que se conoce como histerectomía. En el caso especial de mujeres maduras poco antes de la menopausia, puede ser posible el tratamiento hormonal del mioma. Actualmente por el contrario, pueden ser empleados técnicas de tratamiento no quirúrgicos, como ser la embolización del mioma o la tomografía por resonancia magnética enfocada a las extremidades.

 

Definición de mioma

En definición, un mioma deriva de un tumor en el útero, tratándose de un tumor benigno del tejido muscular del útero. Este tumor se integra de partes más o menos desarrolladas de tejido y puede derivar en varios centímetros respecto al tamaño. En casos muy avanzados puede llegar a obtener un diámetro comparable al de un útero en un progresado estado de gestación y llenar la pared abdominal en su totalidad.

Las incidencias comprueban que un mioma – tumor en el útero, tiende ser uno de los tumores más frecuente de todos los tumores benignos en relación a los órganos sexuales femeninos. Alrededor del 25% de las mujeres de más de 30 años de edad presentan miomas. Su crecimiento está asociado con la función de los ovarios, por tal razón no es posible la existencia de miomas en niñas impúberes ni en mujeres postmenopáusicas: la postmenopausia es el intervalo de tiempo de la menopausia en el que se generan y se presentan los últimos sangrados de la menstruación de modo espontáneo que son controlados por los ovarios.

Po otra parte, antes de los 25 años de edad, lo miomas uterinos son muy aislados. Las mujeres que son afectadas por miomas que precisan un tratamiento por lo general tienden a ser mayores de 45 años de edad.

 

Causas del mioma

Las causas subyacentes ligadas a un mioma – tumor en el útero, son hasta el momento desconocidas. Un mioma emerge y se desarrolla por la influencia de los estrógenos, razón por la cual se determina como un tumor dependiente de hormonas. Los factores genéticos, lo que significa aquellas variaciones en el material genético, suponen ejercer un papel en la aparición de miomas. Un mioma progresa partiendo de una célula muscular normal del útero, que presenta en zonas específicas una elevada inclinación hacia un mayor crecimiento. Puede tratarse de una emancipación de energía de crecimiento, tal y como sucede y el cuerpo produce únicamente para un embarazo.

Antes de la adolescencia no se presentan los miomas y en el intervalo de la menopausia, específicamente después de los últimos sangrados de la menstruación, manejados espontáneamente por los ovarios, desaparecen a la vez. No obstante, por razones aún inciertas, es probable que en situaciones especiales que un mioma ya existente continúe creciendo posteriormente de la menopausia.

 

Síntomas del mioma

Las estadísticas determinan que en una de cada cuatro mujeres, un mioma – tumor de la matriz, por lo general no tiende a reflejar ningún síntoma. Como dato integro se puede determinar que la mitad de las mujeres con un mioma son afectadas por trastornos menstruales, como ser menstruaciones muy prolongadas o acusadas, y que una de cada tres mujeres se verán afectadas por dolores. La magnitud de los dolores comienza desde una sutil presión o la sensación de tener un cuerpo extraño hasta hemorragias acompañadas con dolor e incluso con calambres.

El mioma tiene la posibilidad de extender considerablemente el útero por tal razón de acuerdo su tamaño, localización y crecimiento, los miomas además pueden llegar a perjudicar a otros órganos aledaños como ser la vagina o el recto. Un mioma que se desarrolla hacia la vejiga puede generar una necesidad de orinar; en estas situaciones, se siente la urgente necesidad de ir al baño continuamente. En los escenarios donde el mioma presiona contra la uretra, dificultando la micción, puede dar pie a una inflamación de la vejiga. Cuando este ejerce presión en el recto, el resultado es el estreñimiento.

 

Diagnóstico del mioma

En relación al diagnóstico, si un mioma no tiende a provocar molestias, el ginecólogo por lo general lo descubre casualmente tras una exploración ginecológica de rutina. En situaciones donde se presenta dolor, las mujeres afectadas suelen recurrir por ayuda médica. En tales condiciones, en primera base se lleva a cabo una exploración ginecológica de los miomas visibles localizados en el cuello uterino. Los miomas grandes perfectamente pueden ser palpados. Sin embargo es frecuente que estos miomas no proporcionen un diagnóstico tan sencillo.

Los miomas pueden observarse claramente a través de una ecografía de la vagina, lo que hace posible la exploración y a la vez permite controlar el progreso y avance del mioma. En relación a la extensión del mioma y las molestias que este genere, será necesario ejecutar otras exploraciones para confirmar el diagnóstico del caso en especial, dentro de las cuales está la laparoscopia, esta se emplea para evidenciar el alcance del mioma que se desarrolla en la cavidad abdominal. En caso que el mioma se localice en la mucosa uterina, se procederá a una endoscopia del útero (histeroscopia).

 

Tratamiento del mioma

Los tratamientos enfocados a los miomas, tumor de la matriz, únicamente son requeridos si estos generan molestias reales. Los probables tratamientos van des la enucleación de miomas aislados, como los métodos no quirúrgicos como ser la embolización del mioma y la tomografía por resonancia magnética dirigida a las extremidades.

En relación a las mujeres jóvenes que requieran ser tratadas a consecuencia de un mioma, por lo general se intenta conservar el útero en el proceso, con el afán de concebir un embarazo.

En los panoramas donde se presenta un mioma aislado, se puede proceder a un tratamiento de extirpación quirúrgica por enucleación, con el propósito de que la matriz se conserve intacta.

En caso que un mioma se localice fuera de la matriz – subseroso, este será erradicado con una laparoscopia.

Las probabilidades de que un mioma se reproduzca posterior a una enucleación, oscilan aproximadamente en un 15% en todos los casos.

 

Evolución del mioma

Por lo general el avance de un mioma – tumor en el útero, se relaciona con su tamaño y su localización, así mismo como de las molestias que se manifiesten.

En casos muy aislados, en un 0,5% máximo de los casos, el mioma puede determinarse como maligno, es por tal razón que se aconseja un control en cada trimestre o medio año.
Si el mioma multiplicara su tamaño rápidamente, es aconsejable operarlo quirúrgicamente, o bien adoptar medidas inmediatas.

 

Prevención del mioma

Esta patología no se puede prevenir. Por tal razón es fundamental acudir a s controles ginecológicos periódicamente para poder detectar los miomas a tiempo y tratarlos debidamente.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *