MENUMENU

Anemia

Anemia
Anemia
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto

Cuando de anemia se trata, se habla de una patología que se concentra en la baja concentración de hemoglobina en sangre y del hematocrito. El hematocrito está conectado de un bajo porcentaje de glóbulos rojos (eritrocitos).

Los glóbulos rojos tienen como función principal y vital de transportar el oxígeno por medio de la sangre iniciando su recorrido en el pulmón hacia los órganos y tejidos. La mayor cantidad de este oxígeno se transporta junto a la molécula de la hemoglobina, por lo que si el número de hematíes es reducido, como la concentración de hemoglobina como consecuencia el suministro de oxígeno en el cuerpo se reduce.

La anemia se clasifica en diferentes tipos pero la más relevante y la que más frecuentemente se presenta en las personas, es la anemia por el déficit de hierro.

Otras consecuencias que pueden desembocar en una anemia son por ejemplo la pérdida de hierro por hemorragias o la reducción de componentes de nuestro organismo que son vitales en la formación de la sangre.
Tanto en España como en el resto de Europa la deficiencia de hierro es una de las causas más comunes de anemia donde el 80% corresponde a este tipo. En mujeres este tipo de anemia es más común sobre todo aquellas en edad fértil, esto se debe a que durante el período de la menstruación la mujer pierde continuamente sangre y por ende pierde el hierro que contienen los glóbulos rojos.

Una persona afectada por esta patología generalmente presenta síntomas de palidez, fatiga al realizar esfuerzos, debilidad, disnea hasta mareo.

Los tratamientos para cada tipo de anemia dependen de sus causas en anemia por déficit de hierro el tratamiento se concentra en prescribir suplementos de hierro, pero también es adecuado encontrar la causa verdadera de esas pérdidas y buscar una solución.

 

Definición de anemia

Generalmente la anemia se define por la baja concentración de hierro, esto significa la falta de glóbulos rojos.

Una persona que está siendo afectada por la anemia tiene consecuencias en sus glóbulos rojos que van desde sufrir un trastorno en su producción, padecer un aumento de su destrucción y experimentar un trastorno en su transporte.

 

Tipos de anemia

Anemia carencial: se trata de la falta de componentes necesarios para la producción de glóbulos rojos. En esta clasificación se encuentran la anemia por deficiencia de hierro, anemia por déficit de vitamina B12, anemia por falta de ácido fólico, anemia por deficiencia de proteínas, anemia por déficit de vitamina B6, y anemia por falta de vitamina C.

Anemia renal: se define también como una anemia multifactorial por los diversos factores que contribuyen a su origen y es consecuencia de una insuficiencia renal.

Anemia aplástica: es una extraña enfermedad donde la médula ósea no produce células sanguíneas.

 

Causas de la anemia

Las causas que originan la anemia son diversas y también los mecanismos por la cual está tienen lugar. Existen anemias que pueden ser provocadas por una mala distribución de los glóbulos, la anemia por déficit de hierro sucede por un trastorno en la formación de glóbulos rojos, si existen menos glóbulos rojos existirá menos oxígeno para transportarse en la sangre.

Se clasifica dos causas importantes:

1. Trastorno en la formación de glóbulos rojos: a causa de este importante suceso proviene la anemia carencial, la anemia carencial está clasificada en; anemia por deficiencia de hierro, anemia por déficit de vitamina B12, anemia por falta de ácido fólico, anemia por deficiencia de proteínas, anemia por déficit de vitamina B6, y anemia por falta de vitamina C. La anemia renal, a causa de una insuficiencia renal y por último la anemia aplástica que se da cuando la médula ósea no produce células sanguíneas.

2. Deficiencia de hierro: su principal y más relevante causa es la deficiencia de hierro a causa de una ingesta insuficiente o una alteración de la absorción de hierro.

 

Síntomas de la anemia

Entre los principales síntomas de la anemia se presenta la palidez, esto se puede comprobar echando un vistazo al interior del párpado, también la persona afectada con anemia suele estar fatigada y poco animada, a todo esto se le suman mareos, disnea y taquicardia.

También estos síntomas pueden acompañarse por el debilitamiento del cabello y el debilitamiento de las uñas; también existe sequedad y agrietamiento de la piel, palidez de la lengua, dolores de cabeza, diarrea, estreñimiento, flatulencias y falta de apetito.

Cuando existe la disfagia y la glositis, puede ser una señal del síndrome de Plummer- Vinson, Hotel síndrome de Paterson-Kelly.

 

Diagnóstico de la anemia

El diagnóstico se realiza Generalmente por medio de un hemograma, este arroja información relevante acerca de la anemia más que todo por la anemia a causa de la deficiencia de hierro.

En un hemograma se analizan diferentes valores que son indicativos de la existencia o ausencia de una anemia: Los valores son interpretados de la siguiente manera, (situándose por debajo del índice normal, en caso de anemia):

– Hemoglobina en la mujer: 12 hasta 15 gramos por decilitro
– Hemoglobina en el hombre: 14 hasta 16,6 gramos por decilitro
– Recuento de glóbulos rojos en la mujer: 4 hasta 5 millones por microlitro
– Recuento de glóbulos rojos en el hombre: 4,5 hasta 5,6 millones por microlitro
– Índice de hematocrito en la mujer: 37 hasta 44%
– Índice de hematocrito en el hombre: 42 hasta 49%

 

Tratamiento de la anemia

Para determinar un tratamiento para la anemia es necesario conocer la base de sus causas. Por ejemplo en el caso de las anemias provocadas por hemorragia lo ideal es encontrar y combatir su origen. Si no es posible la eliminación de la hemorragia, se suele recomendar una toma de hierro suplementario. El tratamiento para una anemia que es causada por el déficit de hierro, es principalmente el mismo hierro con el fin de que el organismo pueda recuperar los niveles de hierro almacenado.

 

Evolución de la anemia

La evolución de la anemia depende de su causa, por ejemplo si existe una deficiencia de hierro que no es tratada está puede causar una evolución crónica provocando efectos como mayor propensión a las infecciones, bajo rendimiento, desarrollo mental y corporal tardío y abortos naturales.

 

Prevención de la anemia

La prevención de la anemia se enfoca en una sana y equilibrada alimentación, en la ingesta adecuada de hierro, ácido fólico y vitamina B12.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *