Artritis

Artritis
Artritis
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 2 voto[s]

Cuando existe la inflamación de una articulación, se le denomina artritis. La artritis puede ser originada por diversas causas, una de ellas puede ser por infección bacteriana o por alguna enfermedad metabólica como ser la gota.

Una de las causas mayor conocidas qué es considerada una de las principales causas es la artritis reumatoide, este tipo de artritis aparece cuando existe inflamación de varias articulaciones.

La artritis está clasificada en artritis crónica y artritis aguda. En la artritis crónica existe un daño permanente en la articulación y suelen aparecer en forma de brotes, mientras tanto en la artritis aguda está aparece de forma repentina y generalmente son causadas por alguna infección.

Los síntomas de que existe una artritis son generalmente el dolor, inflamación, el calor y el enrojecimiento, además se presenta imitación de movimientos de la articulación que está siendo afectada.
Cuando una articulación como ser la rodilla presenta inflamación esto se denomina monoartritis, mientras tanto si existen varias articulaciones que están siendo afectadas esto se denomina poliartritis.

Para determinar un diagnóstico de artritis los médicos interrogan al paciente sobre los síntomas que presentan y qué articulaciones son las que están siendo afectadas.

Los médicos también pueden apoyarse y sustentarse de radiografías y los análisis de sangre para determinar las causas y determinar el tratamiento adecuado según el tipo de artritis.

Existen medidas como la inmovilización y el enfriamiento de la zona, el uso de fármacos, limpieza de la articulación e implantes de una articulación artificial, que pueden llegarse a implementar de ser necesario.

 

Definición de artritis

Artritis, se define como la inflamación de una articulación. De acuerdo a su causa la artritis puede presentarse de diversas formas, por ejemplo infecciosa reumatoide, gotosa, psoriásica, entre otras.

Cuando se presenta inflamación en una articulación esta se conoce como monoartritis mientras una poliartritis se denomina cuando existen varias articulaciones que están siendo afectadas.

Una artritis puede ser aguda cuando aparece de forma repentina y puede ser crónica cuando es prolongada.

No hay excepción de articulaciones que en algún momento pueden verse afectadas por la inflamación. Por ejemplo, rodillas, caderas, hombros.

 

Causas de la artritis

Los motivos más frecuentes por lo que una artritis puede presentarse son:

– Infecciones: causadas por bacterias.
– Enfermedades autoinmunes: el sistema autoinmune ataca sus propias articulaciones y tejidos de tal forma que las destruye por ejemplo, espondilitis anquilosante, psoriasis, colitis ulcerosa, artritis reumatoide.
– Enfermedades metabólicas: la gota, es provocada por el aumento del ácido úrico.
– Degeneración progresiva del cartílago llamado artrosis.

 

Síntomas de la artritis

Los síntomas que acompañan a una artritis son generalmente el dolor, la inflamación, el calor, enrojecimiento y la limitación del movimiento en la articulación que está siendo afectada.

Hay síntomas que varían unos de otros, en el caso de una artritis reumatoide los síntomas como el dolor articular pueden ser nocturnos y matutinos.

En los casos donde se presenta la gota, la articulación afectada suele ser el dedo gordo del pie y este puede ser afectado por la inflamación, enrojecimiento, dolor y calor. Todo lo anterior es conocido como “podagra”

 

Diagnóstico de la artritis

Un diagnóstico correcto de la artritis se sustenta y avala con la descripción de los mismos síntomas, la observación física del paciente, análisis de sangre y radiografías.

Cuando existe la presencia de artritis en el cuerpo, los indicadores de inflamación en sangre (leucocitos, PCR y velocidad de sedimentación globular) se encuentran en porcentajes elevados, más de lo normal.

En los casos de artritis reumatoide, el elemento reumatoide posiblemente sea positivo, y en los casos de la gota, el ácido úrico se presenta en niveles elevados.

Si el médico lo considera, pueden ser necesarios otros tipos de exploraciones tal como una punción articular o artrocentesis, que consiste en la extracción de líquido o tejido de la articulación.

 

Tratamiento de la artritis

El tratamiento de la artritis radica en eliminar de raíz las causas y controlar los síntomas. En el caso de presentarse una enfermedad subyacente como la gota, también es considerado un tratamiento certero.

La gama de tratamientos indicados para la artritis es amplia, dinámica y efectiva. A continuación se presentan algunas medidas importantes a considerar:

– En casos donde se presente una artritis aguda es recomendable inmovilizar, enfriar y poner en alto la articulación.
– Analgésicos para el dolor como los antiinflamatorios no esteroideos (AINES)
– Fármacos antiinflamatorios como los glucocorticoides.
– Si se presenta infección se recomienda antibióticos.
– Fisioterapias, aplicación de calor y masajes en la articulación, ergoterapia en situaciones donde se presenten inflamaciones acompañadas de rigidez articular.
– Inmunosupresores (estos fármacos están diseñados para suprimir el sistema de defensa) en casos donde se presenten enfermedades autoinmunes.
– En casos de artritis reumatoide se receta la toma de fármacos antirreumáticos específicos (FAME).

 

Evolución de la artritis

La evolución de la artritis se dará de acuerdo a las propias causas por la que esta se presente.

Las artritis llegan al punto de causar la destrucción de las articulaciones, rigidez, hasta malformaciones y problemas crónicos.

Cuando se trata de una artritis infecciosa aguda, esta se puede eliminar por completo a través de un tratamiento temprano y exitoso.

Entra tanto la artritis crónica como ser la artritis reumatoide, presentan una evolución bastante lenta. Tras los años las articulaciones pueden estar destruidas y sus funciones pueden verse seriamente afectadas.

 

Prevención de la artritis

La prevención adecuada de la artritis radica en practicar hábitos de provecho para las articulaciones. Las actividades deportivas, caminar, nadar, montar en bicicleta, la gimnasia, son actividades de beneficio oportuno para las articulaciones.

Además es importante ser cuidadoso cuando se presenten lesiones como las heridas abiertas en la rodilla, ya que estas pueden desencadenar una infección e inflamación en la articulación.

Al tratarse de enfermedades subyacentes como la gota, estas se tratan mediante las prescripciones médicas para evitar se desarrollen a futuro.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *