Mieloma múltiple

Mieloma múltiple

El mieloma múltiple se trata de un cáncer que deriva en la médula ósea. Las incidencias afirman tres casos nuevos al año por cada 100.000 habitantes, convirtiéndose en un cáncer poco habitual.

En relación a un mieloma múltiple es un patrón maligno de linfoma no Hodgkin (LNH). Actualmente las cusas responsables son inciertas. En primera instancia el mieloma simple puede llegar a generar síntomas generalizados como ser:

– Cansancio.
– Fatiga.
– Temperatura corporal sutilmente elevada.
– Sudoración nocturna.
– Pérdida de peso.

Entre más progresa el mieloma múltiple, se eleva el número de son células tumorales de la médula ósea. En este patrón de cáncer es representativo el dolor de huesos específicamente en forma de dolor de espalda. Por otra parte el mieloma múltiple puede generar una osteoporosis acentuada en la fase terminal, especialmente en la columna vertebral y osteolisis, esta última se basa en la destrucción del tejido óseo en puntos específicos. La sintomatología representativa es la siguiente:

– Huesos endebles y se rompen con facilidad.
– Respecto a los niveles de calcio en la sangre, estos se elevan a causa que la inestabilidad ósea hace que se eleve la producción de calcio.

Por otra parte, los pacientes afectados con mieloma múltiple suelen sufrir más a menudo infecciones con cierto nivel de gravedad. Además tiende a suceder que células específicas del sistema inmunitario, que por lo general desarrollan anticuerpos, las denominadas células plasmáticas, se multiplican y originan los definidos anticuerpos monoclonales, lo que significa, idénticos, que por comúnmente no ejecutan ninguna función de los anticuerpos. Estos anticuerpos monoclonales pueden ser detectados en la sangre y en la orina que son utilizados para el diagnóstico del mieloma múltiple.

De acuerdo a la extensión del mieloma múltiple, se precisara de un tratamiento como la radioterapia o la quimioterapia. La evolución del mieloma múltiple se asocian con el estadio y con el patrón de la enfermedad, pero aun de tal forma, el tratamiento conlleva una gran influencia sobre la enfermedad. En casos que el múltiple deja de poder detectarse en la sangre, la probabilidad y la calidad de vida del paciente tienden a elevarse considerablemente. La sanación en su totalidad no es posible, ya que después de determinado tiempo, tras meses o años se presentan recaídas.

 

Definición del mieloma múltiple

El mieloma múltiple integra a un determinado grupo de cánceres que son definidos como linfoma no Hodgkin maligno o de alto grado. Por definición, todos los linfomas malignos que tienen origen en el tejido linfático y que no son el linfoma Hodgkin son definidos como linfoma no Hodgkin. El mieloma múltiple se presenta en la médula ósea y también en los huesos.

Las incidencias señalan que el mieloma múltiple es uno de los cánceres de huesos y de las médulas óseas más habituales, que generalmente sus incidencias tienden a ser bajas. Cada año se presentan tres nuevos casos de mieloma múltiple se estima que por cada 100.000 habitantes, y es variable de acuerdo al origen étnico. Las incidencias se elevan con la edad y los hombres tienden a sufrir la enfermedad con más regularidad que las mujeres.

 

Causas del mieloma múltiple

Las causas del mieloma múltiple hasta el momento no están esclarecidas. Caso contrario de lo que sucede con otros patrones de linfoma no Hodgkin, en el caso del mieloma múltiple, este no tiende a estar asociado con infecciones especificas virales ni con fallos del sistema inmunitario.

Además se estima la posibilidad de la existencia de causas genéticas. Por otro lado el contacto con la radiación ionizante o productos químicos específicos como herbicidas, se determinan factores de riesgo, ya que parecen influir a la aparición del mieloma múltiple.

 

Síntomas del mieloma múltiple

La sintomatología del mieloma múltiple muy escasamente se manifiesta precozmente, además de que son poco específicos. Tienden a presentarse síntomas generalizados que se dan en los casos de cáncer:

– Fatiga.
– Cansancio.
– Temperatura corporal sutilmente elevada.
– Sudoración nocturna.
– Pérdida de peso.

En fases progresadas de la enfermedad se eleva la masa de las células tumorales de la médula ósea, por lo que se genera dolor de huesos, siendo el principal signo del mieloma múltiple. A causas de la pérdida de densidad ósea se origina osteoporosis que es principalmente acentuada en la columna vertebral.

 

Diagnóstico del mieloma múltiple

En el mieloma múltiple el diagnóstico da de manera a casual, debido a que el cáncer de médula ósea manifiesta pocas o bien ninguna sintomatología en fases tempranas. En la mayoría de los pacientes en relación al caso, estos recurren al médico debido a una velocidad de sedimentación globular muy acelerada, anemia o infecciones frecuentes.

Entorno al diagnóstico del mieloma múltiple en primera base es preciso una radiografía, una resonancia magnética (RM), una biopsia de la médula ósea, además de un análisis de sangre y de orina. Si se tienen la sospecha de la existencia del mieloma múltiple, se puede ratificar su sospecha si se presentan las siguientes indicaciones:

– Frotis de la médula ósea con más de un 10% de células plasmáticas.
– Infiltración de células plasmáticas definida histológicamente.
– Anticuerpos monoclonales en la sangre o la orina.
– Daño del tejido óseo en puntos específicos, pérdida de la densidad ósea, visible por medio de la proliferación de células plasmáticas en la célula ósea.
Si dos de estas pruebas resultan positivas, da pie al diagnóstico del mieloma múltiple. Por otra parte los siguientes criterios contribuyen al diagnóstico de mieloma múltiple:
– Hemoglobina en la sangre.
– Valores de calcio y proteínas en la sangre.
– Valores bajos de proteínas de defensa.

 

Tratamiento del mieloma múltiple

Para precisar un tratamiento destinado al mieloma múltiple es importante definir la extensión del tumor y las áreas óseas afectadas. Entre Los métodos terapéuticos más importantes y frecuentes son la quimioterapia y la radioterapia. No obstante, la quimioterapia no suele usarse hasta que no se presentan molestias o complicaciones.

Es recomendable observar y esperar, en caso que el mieloma múltiple progresa de manera lenta o sin molestias es probable inicialmente, evitar el tratamiento, ya que iniciar de inmediato con este, conllevaría más complicaciones en relación a las ventajas. Si se procede a emplear este método, es preciso realizar revisiones con regularidad.

 

Evolución del mieloma múltiple

El pronóstico y la evolución del mieloma múltiple se asocian al estadio del tumor. Un tratamiento apropiado influye de forma positiva en el progreso de la enfermedad. La esperanza de vida es favorable si el tratamiento detiene el progreso del mieloma múltiple o minimiza el tumor.

La evolución del mieloma múltiple tiene relación con diversas complicaciones. El tumor puede ser la causa e influir en el proceso de degeneración ósea, además pueden verse perjudicados los riñones. La deficiencia de anticuerpos provoca que los pacientes sean vulnerables y más expuestos a las infecciones. Debido a los daños de la médula ósea, también puede presentarse sangrado a causa de la carencia de plaquetas en la sangre y de factores de coagulación.

Es esencial el seguimiento en estos casos, con el afán especialmente de detectar tempranamente y tratar las recaídas del mieloma múltiple y los probables daños provocados por la enfermedad.

No existen medidas especiales con las que se pueda evitar el mieloma múltiple.

 

Prevención del mieloma múltiple

No existen medidas especiales que se puedan adoptar para evitar el mieloma múltiple.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *