Bronquiolitis

Bronquiolitis
Bronquiolitis
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 2 voto[s]

La bronquiolitis se trata de una enfermedad bastante recurrente que se presenta sobre todo en los meses de invierno que provoca una infección vírica donde sus efectos desestabilizan los órganos respiratorios.

Más de 50% de los casos de bronquiolitis se originan por el virus respiratorio sincitial VRS.

La bronquiolitis tiende a afectar especialmente a niños menores de dos años de edad. Entre menos edad tenga el niño el riesgo de padecer bronquiolitis es mayor y los síntomas pueden aumentar hasta un grado de consideración grave en especial durante los primeros tres meses de vida.

Los niños especiales son los más propensos a padecer de bronquiolitis, tal es el caso de los niños prematuros, inmunodeprimidos, síndrome de Down, niños con cardiopatías congénitas o con displasia broncopulmonar.

La bronquiolitis presenta síntomas similares a otras infecciones respiratoria al inicio de su presencia, pero al pasar de los días los síntomas tienden a empeorar presentando tos recurrente, fiebres, dificultades respiratorias, letargia e inconvenientes para alimentarse.

 

Definición de bronquiolitis

Se define la bronquiolitis como una infección respiratoria de tipo vírico. La bronquiolitis suele afectar a los bronquiolos, estas son las vías más reducidas pro el cual el aire hace su recorrido hacia los pulmones.

Por tal razón la bronquiolitis es una patología de las vías respiratorias bajas, donde se presenta la obstrucción inflamatoria de vía aérea.

La bronquiolitis afecta especialmente a niños menores de dos años, con mayor incidencia en bebes de seis meses. Pero también la bronquiolitis puede afectar a personas en edad adulta y a los ancianos especialmente.

Un 60% de niños menores de un año han padecido de cuadros clínicos de bronquiolitis y los porcentajes tienden a aumentar hasta un 80% en la edad de dos años.

La bronquiolitis se trata de una enfermedad benigna, únicamente precisa del tratamiento adecuado para lograr la estabilidad del paciente. Sin embargo el haber padecido de bronquiolitis no es causa segura de volver a padecerla a futuro.

Hoy en día la bronquiolitis se ha convertido en una de las causas más comunes por la cual se requiere un ingreso hospitalario en menores desde el nacimiento hasta la adolescencia.

 

Causas de la bronquiolitis

En general la bronquiolitis se origina en un 60% de tos los casos por el virus respiratorio sincitial VRS. Pero además de virus respiratorio sincitial VRS se encuentran el rinovirus, el metapneumovirus humano (hMPV), el adenovirus, virus de la influenza (gripe), bocavirus humano (HBoV) y el virus parainfluenza, y muy aisladamente el mycoplasma.

El contacto directo a través de secreciones u objetos manipulados por una persona contagiada, es la brecha más común para obtener el contagio, este puede penetrar a través de la nariz, ojos o por la boca.

Una solución efectiva para erradicar los virus que desencadenan la bronquiolitis es el constante aseo con agua y jabón o bien con gel hidroalcohólico.

Para determinados grupos de poblacional existe mayor riego e incidencia de padecer bronquiolitis:

– Niños prematuros.
– Cardiopatías congénitas.
– Displasia broncopulmonar.
– Síndrome de Down.
– Trasplante cardiaco.
– Síndrome de Delección 22q1.
– Fibrosis quística.

Los factores de riesgo que aumentan las probabilidades de padecer una bronquiolitis son:

– Tener menos de diez semanas al inicio de la epidemia de la bronquiolitis.
– Alimentación artificial, que no incluye la lactancia materna.
– Exposición al tabaco.
– Asistencia a guarderías.
– Convivir con familiares menores de 14 años.

 

Síntomas de la bronquiolitis

Inicialmente la bronquiolitis se manifiesta como un síntoma catarral que no provoca ningún tipo de alarma, presentándose con mocos y tos. Al paso de tres días los síntomas empeoran hasta el punto que los bronquios se obstruyen provocando dificultades respiratorias a causa de la inflamación y exceso de mucosidad acumulada.

Los síntomas de la bronquiolitis implican:

– Tos frecuente.
– Dificultades respiratorias.
– Aceleración de la respiración acompañada de ruido. (sibilancias o estertores).
– Fatiga y somnolencia.
– Dificultades en la alimentación.

Si la bronquiolitis acarrea los siguientes síntomas, será necesaria la asistencia médica urgente para atender al niño:

– Fiebre alta.
– Los labios, las yemas de los dedos o la piel están azulados.
– Síntomas de deshidratación (el niño llora sin lágrimas, no orina, tiene la boca pastosa, vomita y no ingiere líquidos ni alimento).
– Falta de apetito.
– Aumentan la fatiga, la somnolencia y la irritabilidad.
– Dificultad respiratoria y respiraciones muy aceleradas.
– Se producen apneas (pausas respiratorias).

 

Diagnóstico de la bronquiolitis

El diagnóstico para la bronquiolitis se determina con base a los síntomas que presenta el paciente y a través de la exploración física.

Para determinar el virus causante de la bronquiolitis se hace uso de los test para virus sincitial VRS.

Cuando existe incertidumbre frente al diagnóstico y el desarrollo y progreso de la enfermedad es negativa, se recurre a realizar una radiografía de tórax para descartar cualquier diagnóstico de neumonía, sobre todo en casos que requieren un ingreso hospitalario.

 

Tratamiento de la bronquiolitis

Hoy en día no existe medicamento alguno que sea efectivo contra la bronquiolitis. Sin embargo el tratamiento seguro se compone de medidas de soporte para alcanzar el control y estabilidad de los síntomas de la bronquiolitis.

Los antibióticos no son efectivos para erradicarla, por lo que no es aconsejable su implementación, al igual que jarabes para la tos ni jarabes para los mocos.

Cuando se presentan síntomas que pueden provocar situaciones de riesgo se determina un tratamiento preventivo con un antiviral, una vez la enfermedad se establezca.

 

Evolución de la bronquiolitis

Comúnmente y en el mayor número de los casos la bronquiolitis evoluciona bien. Su duración suele ser entre 7 – 12 días, pasado el límite de duración será necesario un ingreso hospitalario. Los casos de ingresos por causas de bronquiolitis oscilan entre un 2-5%, los ingresos por lo general suelen prolongarse entre 5-7 días.

La evolución de la bronquiolitis puede verse afecta por diversos factores:

– Ser menor de 3 meses.
– Bajo peso de nacimiento, menos de 2.500 gramos.
– Prematuridad.
– Cardiopatía congénita.
– Inmunodeficiencias.
– Síndrome de Down.
– Tabaquismo.

 

Prevención de a bronquiolitis

La prevención de la bronquiolitis se enfoca en la implementación de medidas higiénicas. En niños considerados de riesgo se les aplica durante la temporada de contagio una profilaxis mensual con palivizumab.

Las medidas de prevención básicas para una bronquiolitis son amplias, pero en general se recomienda:

– Lavado de manos.
– Limpieza de juguetes y útiles del bebe.
– Evitar el contacto con personas resfriadas.
– Control de los síntomas.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *