Hongos Vaginales

Hongos Vaginales

Los hongos vaginales son un término que se escucha muy frecuentes y es que los hongos vaginales se presentan por lo menos una vez en la vida en tres de cada cuatro mujeres. Estas incidencias señalan que esta infección fúngica de la mucosa genital se posiciona como una de las infecciones más habituales de los órganos sexuales femeninos.

A los hongos vaginales también se les define como muguet vaginitis o muguet colpitis y son los detonantes más comunes de una infección vaginal por hongos. La candidiasis se trata de una infección fúngica que es provocada por hongos pertenecientes de la familia de las Candidas, que en su mayoría por la Candida albicans. Las definiciones vaginitis o colpitis hacen referencia a la inflamación de la vagina, esto se deriva del latín vagina y del griego kolpium, vagina, con el sufijo -itis, inflamación.

Los patógenos de los hongos vaginales tienen la posibilidad de llegar a la vagina mediante las relaciones sexuales. Pero por otro lado, una higiene íntima pobre también puede transmitir hongos. Entre tanto, cuando el sistema inmunitario y el mecanismo de defensa de la vagina son totalmente normales y funcionan sin complicación alguna, los hongos no originan ningún tipo de infecciones en la vagina. Por lo general es común que ahí el entorno sea ácido y ataque a los patógenos, protegiéndose así de los hongos vaginales. Únicamente en determinadas condiciones los hongos que logran penetrar la vagina pueden provocar la enfermedad originando una infección fúngica vaginal.

Los hongos vaginales hacen presencia, por lo general por los cambios hormonales, tal y como ocurre durante en el embarazo o por un tratamiento con píldoras anticonceptivas, asimismo como por enfermedades tales como la diabetes, por ejemplo. Incluso se cuentan otros factores que influyen en la composición de hongos en la vagina, como por ejemplo los antibióticos o una excesiva higiene íntima.

Las incidencias demuestran que los hongos vaginales alcanzan a mujeres de todas las edades. Alrededor del 75% de las mujeres han tenido pasado por lo menos un escenario de candidiasis en su vida. Se estima que de un 5 a un 8% padecen candidiasis recidivante, esto significa más de tres episodios durante el año. Candida albicans es la especie responsable causante del 70 al 90% de los casos de infección presentados por hongos vaginales, y por detrás se posiciona la Candida glabrata.

El síntoma característico de los hongos vaginales es, sobre todo, un flujo grumoso y blanquecino que se desprende de la vagina y un fuerte prurito en la zona vaginal. Las mujeres afectadas también pueden sufrir dolores durante el acto sexual y dolor al orinar.

Los hongos vaginales se tienden a diagnosticar gracias a la observación de cambios representativos de la mucosa, tal como la composición de una capa grumosa blanco-grisácea. Para ratificar el diagnóstico de la infección fúngica vaginal, el ginecólogo procede a la toma de un frotis que analizara con el microscopio para seguidamente enviarlo al laboratorio donde se llevara a cabo un cultivo del patógeno. Es común que para tratar una infección fúngica se empleen medicamentos concretos contra estos, los llamados antimicóticos. Si la infección fúngica vaginal se trata de forma consecutiva consecuente, por lo general esta se resuelve rápidamente, sin complicaciones y que no se reproduzca.

 

Definición de hongos vaginales

El término hongos vaginales designa, es por definición una referencia para la infección fúngica de la vagina provoca una inflamación a través de la mucosa vaginal. Las definiciones de muguet vaginitis y muguet colpitis determinadas a una infección fúngica vaginal hacen alusión al patógeno más habitual de tal inflamación de la vagina; a saber el muguet una infección fúngica que se manifiesta por hongos de la familia de la Candida. De ahí que a su vez se le denomine candidiasis.

Las estadísticas establecen que existen más de 150 especies de Candida, pero una de las más frecuentes es Candida albicans. De tal forma que en la mayoría de la candidiasis, la desencadenante última es la Candida albicans.

 

Causas de los hongos vaginales

Los principales desencadenantes de los hongos vaginales son hongos que componen parte de la colonización natural de la vagina, lo que se denomina la flora vaginal.

En situaciones donde se presenta un desequilibrio de la flora, como ser una mala higiene, o por ejemplo la toma de antibióticos, los hongos tienden a multiplicarse y se transforman en infección.

La transmisión de los patógenos desencadenantes de los hongos vaginales puede tener un espectro amplio de causas. La vía de infección más habitual y una de las más frecuentes se tratan de una infección fúngica vaginal, y se da mediante las relaciones sexuales. Además, la infección por contacto consecuencia a una higiene íntima pobre, o sobrecrecimiento de la flora natural vaginal.

 

Síntomas de los hongos vaginales

Es típico y representativo de los hongos vaginales un fuerte prurito, picores en la vagina y en los órganos sexuales externos primarios / la vulva. A su vez tanto la vagina como la vulva se presentan enrojecidos e inflamados. De la vagina emerge un abundante flujo grumoso de color amarillo y blanquecino, lo que se define como flujo vaginal. Otros síntomas de hongos vaginales son también el ardor, dolores al orinar o dolores durante las relaciones sexuales.

Además la candidiasis afecta al bienestar físico de la persona a través de las siguientes manifestaciones:

– Apetito excesivo por alimentos dulces.
– Alergias.
– Síndrome premenstrual.
– Gases e hinchazón abdominal.
– Dolor de articulaciones.

 

Diagnóstico de los hongos vaginales

El diagnostico básicamente consiste indagar por parte del ginecólogo acerca de los dolores y las circunstancias concomitantes, seguidamente de una exploración física para observar la infección fúngica vaginal porque la mucosa de la vagina se manifiesta enrojecida con sedimentos grumosos de color gris blanquecino, seguidamente se procede a la toma de una frotis de la mucosa vaginal. El diagnostico se ratifica a través de la frotis enviada al laboratorio.

 

Tratamiento de los hongos vaginales

Contra los hongos vaginales se prescriben determinados medicamentos que son totalmente en el tratamiento de hongos vaginales, estos son los llamados antimicóticos. Imidazol o nistatina son remedios efectivos contra los hongos vaginales.

El tratamiento de la infección fúngica se enfoca en primera base a aquellas áreas afectadas a través de supositorios especiales y cremas vaginales. De acuerdo a la dosificación, se empleara imidazoles (clotrimazol o miconazol,) en un lapso de uno a seis días. Si es la primera vez que se es afectada por hongos vaginales, por lo general se recomienda un tratamiento breve.

 

Evolución de los hongos vaginales

Si los hongos vaginales se contrarrestan con un tratamiento consecuente, por lo general los hongos vaginales tienden a progresar y sanar de manera de manera efectiva y sin complicaciones. En el 95% de los casos, una vez resuelta la infección fúngica vaginal no se reproduce.

Únicamente los hongos vaginales pueden llegar a presentar complicaciones en el caso de que esta infección sea muy repetitiva.

 

Prevención de los hongos vaginales

La prevención consiste en proseguir medidas de precaución y cuidado tale como:

– Sostener una higiene íntima regular pero sin excederse.
– Evitar ropa muy ajustada de tejidos sintéticos y no utilizar compresas ni salva-slips con capas de plástico.
– La limpieza con papel higiénico debe realizarse de delante hacia atrás y nunca al contrario.
– Durante las relaciones sexuales el uso del preservativo con su pareja es vital para no contagiarle la infección.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *