Quiste de ovario

Quiste de ovario
Quiste de ovario
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto[s]

Un quiste de ovario o bien quiste ovárico, se trata de una inflamación en el ovario que adopta una forma semejante a la de un saco y está rodeada por una cápsula con un contenido líquido que generalmente suele ser denso o fluido. Estos tumores habitualmente tienden a ser benignos.

La mayor cantidad de los quistes de ovario pertenecen a la categoría denominada quistes funcionales. Los quistes funcionales son aquellos que pueden producirse por las propias hormonas corporales provocadas por cambios en el ovario asociados y condicionados por el ciclo menstrual. Por otra parte, el quiste de ovario funcional puede desarrollarse como efecto secundario de un tratamiento hormonal. En diferentes situaciones, su origen radica en dolencias o enfermedades que tienden a generar un desequilibrio en el contenido hormonal. Los quistes de ovario funcionales afectan particularmente y especial y exclusivamente a mujeres sexualmente maduras, sin embargo las niñas que ya han superado la pubertad o mujeres en la menopausia/climaterio, también pueden verse afectadas por la presencia de un quiste de ovario. Comúnmente dichas lesiones en los ovarios no ameritan o requieren tratamiento, la razón radica en que los quistes ováricos por lo general tienden a desaparecer espontáneamente y en raras ocasiones se presentan complicaciones. En ciertos casos el quiste de ovario provoca dolor. Las molestias se presentan cuando el quiste supera un determinado tamaño y ejerce presión sobre otros órganos.

Comúnmente un quiste de ovario únicamente mide centímetros y no es ocasión ni causa de síntomas. El ginecólogo suele detectarlos por casualidad durante una ecografía rutinaria. Los aparatos tecnológicos actualmente son capaces de mostrar los cambios milimétricos que se generan en los grandes quistes de ovario que no cuentan con la categoría de enfermedad.

De acuerdo a la valoración actual, el mayor número de los quistes de ovario que los ginecólogos detectan al llevar a cabo una ecografía por medio de la vagina son benignos y no precisan de tratamiento ni de intervención quirúrgica alguna. No obstante, es fundamental que las mujeres que se encuentran en el proceso de la postmenopausia reciban información en relación a los quistes ováricos.

Por la justificación que los quistes de ovario funcionales tienden a resolverse por sí mismos, el pronóstico es favorable. Por tal razón o tiene sentido luchar contra los quistes de ovario con un tratamiento hormonal.

 

Definición de quiste de ovario

Un quiste de ovario – quiste ovárico, es un término que define a una inflamación semejante a un saco rodeada por una cápsula en el ovario, cuyo interior se encuentra lleno de líquido denso o fluido. El término “quiste” cuenta con una referencia específicamente descriptiva, ya que no justifica si se trata de un cambio benigno o maligno. Esta justificación únicamente podrá establecida por el ginecólogo tras llevar a cabo una biopsia.

Un quiste puede desarrollarse y presentar en diversos órganos del cuerpo y puede derivar de diferentes causas. Si se desarrolla en el ovario, el término médico utilizado es quiste de ovario – quiste ovárico.

 

Causas del quiste de ovario

Un quiste de ovario-quiste ovárico, puede ser desencadenado por diversas causas. Los médicos se basan en una clasificación de los quistes de ovario de acuerdo a sus diferentes causas y mecanismos de origen, estos pueden diferenciarse entre quistes funcionales y quistes de retención.

– Quiste de retención: esta diferenciación de quiste se presenta cuando se acumula líquido en las glándulas.
– Quiste funcional: la mayor tendencia en quistes de ovario son quistes funcionales cuyas causas derivan de las hormonas.

Los quistes funcionales más frecuentes y habituales y además clínicamente con grado de relevancia, con sus respectivas y diferentes causas hormonales son:

– Quiste folicular.
– Quiste Corpus luteum.
– Quiste luteínico.

 

Síntomas del quiste de ovario

Un quiste de ovario comúnmente no es causa para abrir brecha a la presencia de síntomas en el paciente. Con regularidad el quiste ovárico cuenta únicamente con algunos centímetros de tamaño, no es causa de manifestación de síntomas y se detecta por casualidad al llevar a cabo una ecografía.

Cuando el quiste ovárico supera un determinado tamaño, es cuando este empieza a ejercer presión a los órganos aledaños generando molestias sordas o tirantes que provocan dolores en el bajo vientre, una necesidad intensa y frecuente de orinar, complicaciones de evacuación del intestino, dolores durante el acto sexual o molestias en la espalda. Los dolores súbitos, intensos y semejantes a un cólico pueden ser indicativo propicio de complicaciones. Con el fin de descartar cualquier clase de complicación seria o para tratarla en caso de que exista, el ginecólogo precisa de la realización de una laparoscopia o una operación quirúrgica.

 

Diagnóstico del quiste de ovario

En los casos donde se presente el quiste de ovario-quiste ovárico, de haya superado el determinado tamaño, el ginecólogo puede establecer un diagnóstico mediante la exploración táctil de la vagina que se lleva a cabo generalmente en la revisión ginecológica preventiva. En caso que el quiste cuente con un pequeño tamaño, normalmente no es posible que se detecte palpando, razón por la cual el ginecólogo procederá a llevar a cabo una ecografía complementaria de la pared abdominal, o por medio de la vagina – ecografía vaginal. Por otra parte, la ecografía hace posible detectar entre los diferentes patrones de quiste.

Entre tanto, los antecedentes y las dolencias que aquejan a la paciente, su edad, la exploración táctil y la apariencia del quiste de ovarios de acuerdo a la ecografía, hacen posible establecer de qué clase de quiste podría tratarse.

 

Tratamiento del quiste de ovario

El tratamiento de un quiste ovárico se establece tomando en consideración su tamaño y su tipo de clasificación. Los quistes funcionales generalmente no precisan de ningún tratamiento. Si se presentan molestias o complicaciones, el ginecólogo puede considerar extirpar los quistes de ovario mediante operación.

Si el quiste de ovario desencadena una enfermedad, el tratamiento deberá sujeción a las causas de la misma:

– Los endometriomas que provocan molestias precisan de operación.
– En las situaciones del síndrome de ovario poliquístico (SOP) lo apropiado es un tratamiento hormonal.

Entre tanto, los quistes ováricos de las mujeres sexualmente maduras son característicos por tratarse de ser quistes funcionales. Se precisa de un tratamiento en caso de:

– Quistes de ovarios persistentes que no se hayan resuelto en un lapso que supere a los 5 meses o que hayan aumentado su tamaño.
– Dolencias, complicaciones.
– Surgimiento de nuevos quistes de ovario posteriores a la menopausia.

En mujeres antes de la menopausia, es fundamental llevar a cabo un control de seguimiento con ecografías para supervisar durante algunos meses un quiste de ovario funcional, aunque no presente molestias y tenga como máximo seis centímetros de tamaño.

Se precisara de operación si el quiste de ovario cuenta con un diámetro superior a cinco centímetros y no refleje cambios en la ecografía que deberá llevarse a cabo tras la menstruación. Si surge un nuevo quiste en la postmenopausia, la operación será requerida ya que podría tratarse de un tumor maligno.

 

Evolución del quiste de ovario

Las complicaciones graves son infrecuentes en el caso de un quiste de ovario. La ruptura del quiste de ovario es algo que puede darse en casos aislados. En la mayoría de los casos, el quiste de ovario se resuelve de manera de espontánea o puede romperse durante la exploración ginecológica.

Por lo tanto, en términos globales el quiste de ovario tiene un pronóstico favorable de curación.

 

Prevención del quiste de ovario

Los quistes dermoides se tratan de malformaciones congénitas; lo que significa que las mujeres con este tipo de quiste de ovario – quiste ovárico, no pueden llevar a cabo medidas preventivas para evitarlo.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *