Alergia

Alergia

Una alergia se origina cuando el sistema inmunitario reacciona de forma contundente frente a determinadas sustancias que se denominan alérgenos. Entre los alérgenos más comunes podemos encontrar el polvo el polen, pelo de animales o de alimentos, que ocasionan alergias tanto a niños, como adultos.

Cuando el sistema inmunitario reacciona ante estas sustancias estas pueden derivar síntomas como la rinitis alérgica, picor y ardor en los ojos también el asma y reacciones cutáneas incluso hasta malestares gastrointestinales.

De acuerdo a cada tipo de alergia las reacciones de estas pueden aparecer inmediatamente, o pueden tardar hasta una hora incluso hasta pueden tardar días después del contacto con el alérgeno.

 

Existen un sin fin de alergias, entre las más comunes destacan

• alergia respiratoria.
• alergia a los alimentos.
• alergia a los medicamentos.
• alergia al veneno de insectos.
• alergia al contacto.

Los profesionales de la salud clasifican las alergias según las reacciones del sistema inmunológico subyacente. Robin Coombs, patólogo británico de la mano de su colega Philip Gell, presentó cuatro tipos de reacciones alérgicas que van desde el tipo I al tipo IV.

Los tipos de alergia del tipo I al tipo III son liberados cuando el sistema inmunológico forma anticuerpos contra un alérgeno y por su parte el tipo IV es generado por las llamadas células T, un tipo de glóbulos blancos encargados del sistema inmunológico.

Se estima que del 30 al 50% de la población española no está exenta al menos de una alergia, y estas cifras aumentan cada vez más.

Existen estudios que ratifican que las alergias son causadas durante los primeros años de vida debido a la excesiva higiene y también se ha demostrado que los niños de la ciudad son más propensos a sufrir alergias con mucha más frecuencia que los niños que se han criado en granjas, ya que estos fueron expuestos desde edad temprana a un sinnúmero de influencias de la hierba, polen pelos de animales y excrementos.

 

Definición de alergia

Una alergia se origina cuando el sistema inmunológico reacciona ante ciertas sustancias que se encuentran en el ambiente y que generalmente estas sustancias son inofensivas, estas sustancia se denominan alérgenos. Para que una alergia suceda debe existir un contacto repetido con un alérgeno y es a esto lo que llamamos sensibilización.

De acuerdo a las reacciones del sistema inmunológico subyacente las alergias se clasifican en cuatro tipos:

1. Alergia tipo I: es una alergia de reacción instantánea, tras algunos segundos o minutos del contacto con el alérgeno y en algunos casos esta reacción puede darse después de aproximadamente 4 o 6 horas. Tiene su origen por medio de los anticuerpos IgE (Inmunoglobulina E). Ante este tipo de alergias se producen reacciones inflamatorias agudas por ejemplo, fiebre del heno, asma bronquial o urticaria alérgica.

2. Alergia tipo II: es una alergia de tipo tóxico donde actúan los llamados IgG (Inmunoglobulina G) o anticuerpos IgM (Inmunoglobulina m). Las consecuencias de este tipo de alergia suelen aparecer en horas y afecta sólo las células tejidos que llevan a los alérgenos respectivos a su superficie. Las enfermedades autoinmunes y el rechazo de trasplantes de órganos son reacciones de este tipo de alergias.

3. Alergia tipo III: este tipo de alergias tiene reacción después de unas 6 a 12 horas. Una de las principales características de este tipo de alergias son la formación de inmunocomplejos que generalmente estos son eliminados por las células del sistema inmunológico si esto no sucede, la acumulación de estas enfermedades del complejo inmunológico comienzan actuar y como consecuencia aparecen las enfermedades del sistema inmunológico como la vasculitis o la enfermedad del suero y la alveolitis alérgica exógena (inflamación el tejido pulmonar tras inhalar alérgenos)

4. Alergia tipo IV: Lo especial y característico de este tipo de alergias es que no son causados por anticuerpos sino por linfocitos T (células T) un subgrupo de los glóbulos blancos. Este tipo de alergia principalmente afecta la piel, por ejemplo una alergia de tipo IV puede causar una dermatitis. Este tipo de alergias tiene una reacción retardada puede ocurrir después de las 12 horas o tardar hasta tres días en presentar la reacción.

 

Causas de la alergia

Las reacciones y respuestas inmunes excesivas del sistema inmunológico son las causantes de las alergias. Estas reacciones se presentan con el objetivo de proteger contra agentes patógenos, bacterias virus o parásitos al sistema inmunológico.

Las reacciones de una alergia tipo I son causadas por alérgenos específicos como el polen, alérgenos alimentarios, insecticidas, cosméticos o medicamento. En las alergias tipo II sus causas se derivan de la llamada citotoxicidad, en las alergias tipo III sus causas se deben a la formación de inmunocomplejos de antígenos y anticuerpos de movimiento libre, mientras tanto las alergias de tipo IV se originan de una reacción inmune que provocan las células que actúan frente a un alérgeno que está presente por largo tiempo en el cuerpo y que no ha sido eliminada por otros mecanismos.

 

Síntomas de la alergia

El tipo de síntomas depende del tipo de alergia subyacente que hace a estar tipo I, II, III o IV, causando molestias locales y molestias generales. Las molestias locales pueden presentar mucosas del tracto respiratorio, mucosas del ojo, mucosa del tracto gastrointestinal y la piel, entretanto las molestias generales pueden presentarse en todo el cuerpo.

 

Diagnóstico de la alergia

De acuerdo al tipo de reacción alérgica las pruebas diagnósticas pueden variar, por lo general se realizan mediante pruebas de laboratorio que detecta en la sangre los anticuerpos.

Las pruebas de alergias más conocidas son: prueba de frotamiento, prueba del pinchazo, prueba intradérmica, prueba del parche y prueba de raspado.

 

Tratamiento de la alergia

Las opciones de tratamiento para una alergia varían de acuerdo al tipo de alérgeno y van desde hiposensibilización, antihistamínicos, ácido cromoglícico y cortisona

 

Evolución de la alergia

La evolución de las alergias varía de acuerdo al tipo de reacciones y ésta evolución puede iniciar con una otitis media crónica o una inflamación sinusal, asma bronquial, hasta llegar al extremo de un daño permanente de un órgano o un choque anafiláctico, el extremo más mortal.

 

Prevención de la alergia

Para una adecuada prevención es primordial conocer las causas de las diversas reacciones alérgicas, es importante evitar el contacto directo con los alérgenos que pueden producirlas. Existen medidas de prevención de sentido común, que cada quien debe tomar de acuerdo al conocimiento de sus reacciones.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *