MENUMENU

Sífilis

Sífilis
Sífilis
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto

La sífilis, es una enfermedad determinada como enfermedad de transmisión sexual, la sífilis mantienen una tendencia de afectación de escalas mundiales y esta se presenta por contar con una evolución crónica.

Desde el descubrimiento respectivo de la penicilina, el riesgo de sífilis se ha disminuido considerablemente.

La causa de la sífilis (lúes), o el factor responsable se trata de la bacteria Treponema pallidum pallidum, que en términos generalistas, esta se transmite si se sostienen relaciones sexuales sin protección. Por otra parte, el patógeno es posible trasladarlo al feto durante el embarazo, razón por la cual se podría desarrollar la denominada: sífilis congénita (lúes connata).

En cuanto al progreso o evolución de la sífilis, que también es denominada lúes, esta mantiene una evolución de cuatro estadios. Posteríos a tres semanas trascurridas de la infección por el patógeno de la sífilis, se puede manifestar una úlcera dura e indolora en el área donde las bacterias de Treponema penetraron el cuerpo, término que se define como puerta de entrada. La úlcera es llamada afección primaria, chancro o ulcus durum, y por lo general tiende a ser pasada por alto. Durante este periodo de la enfermedad, se le atribuye el término sífilis primaria. Posteriormente se presenta la sífilis secundaria, con la que se manifiestan diversas alteraciones de la piel y de la mucosa. En determinados casos la sífilis primaria y la sífilis secundaria se pueden resolver sin la intervención de tratamiento. Sin embargo posterior puede ser posible que surja una sífilis latente. Y por lo general la persona afectada no percibe ni manifiesta molestias durante años. Seguidamente, si hasta el momento no se ha administrado ningún tratamiento, puede manifestarse la sífilis tardía o terciaria. En tal panorama, los patógenos de la lúes afectan y dañan los órganos internos y el sistema nervioso. Es en este estadio que los pacientes con sífilis se aquejan y desarrollan graves síntomas neurológicos, que van desde dolores intensos, trastornos de la marcha, y hasta demencia, además de alteraciones del corazón y de los huesos.

Si el facultativo tiene dudas que se encuentra frente a un escenario de sífilis, se procede a la realización de análisis de sangre para detectar anticuerpos contra el patógeno de la sífilis. Además también se puede realizar un frotis de alteraciones de la piel o del chancro primario y seguidamente analizarlo en el laboratorio. Con el microscopio es posible la identificación de los patógenos. La lúes por lo general requiere tratamiento con el antibiótico penicilina. Con un tratamiento apropiado el pronóstico de la sífilis es bueno o muy bueno.

Hoy en día no se dispone de una vacuna contra el patógeno de la lúes, sin embargo la sífilis puede prevenirse con el uso de preservativos durante las relaciones sexuales. Por otra parte, como una medida de prevención en la maternidad, las madres pueden prevenir positivamente la variante congénita de la sífilis (lúes connata) a través de pruebas diagnósticas especiales.

 

Definición de sífilis

La sífilis (lúes) es un término que hace alusión a una enfermedad de transmisión sexual que cuenta con escalas mundiales, pues se encuentra presente en todo el mundo. La sífilis presenta una evolución crónica, sin embargo en ocasiones puede generar daños a largo plazo si estos no son tratados debidamente a tiempo. Sin embargo, desde el descubrimiento de la penicilina el riesgo de sífilis se ha logrado minimizar notoriamente.

En España la sífilis desde el año 1998 es consolidada como una Enfermedad de Declaración Estricta, debiéndose remitir el debido reporte al Centro de Nacional de Epidemiología, pero únicamente de forma numérica, con propósitos epidemiológicos nacionales y europeos.

 

Causas de la sífilis

Las causas de la sífilis (lúes) refieren a patógenos específicos de la enfermedad y estos se definen como bacterias. Se trata, especialmente de la especie de bacterias Treponema pallidum, de la familia de las espiroquetas. La bacteria Treponema pallidum únicamente afecta a los hombres. Comúnmente, el patógeno se traslada por medio de las relaciones sexuales mediante pequeñas lesiones en las mucosas o en la piel. Sin embargo, además puede desarrollarse una infección del feto durante el embarazo por medio de la placenta o durante el proceso del parto, lo cual produce una sífilis congénita (lúes connata). El período de incubación, se asocia con el número de patógenos que hayan penetrado en el cuerpo. El periodo aproximado oscila entre 14 a 24 días, no obstante también puede oscilar entre 10 y 90 días.

 

Síntomas de la sífilis

La sífilis (lúes) presenta una sintomatología muy especial ya que los síntomas varían desde alteraciones de la piel indoloras hasta graves impedimentos físicos y mentales. En asociación del estadio que en el que se haya consolidado la sífilis, se modifican a la vez los síntomas. Los cuatro estadios de la sífilis son:

– Estadio I: sífilis primaria.
– Estadio II: sífilis secundaria.
– Estadio III: sífilis terciaria o tardía.
– Estadio IV: sífilis cuaternaria o neurosífilis.

 

Diagnóstico de la sífilis

El diagnóstico de la sífilis (lúes) en primera instancia se consolida a través de la detección directa de los patógenos. Para establecer tal diagnostico el médico analiza con el microscopio la secreción de las alteraciones que presenta la piel, en busca de patógenos de la sífilis. Además otro método para consolidar el diagnostico consiste en un análisis de sangre, este análisis refleja si la sangre del paciente contiene anticuerpos contra los patógenos.

 

Tratamiento de la sífilis

Para el tratamiento de la sífilis (lúes) es requerido el antibiótico penicilina. En la actualidad no se conocen patógenos de la sífilis resistente a la penicilina. En caso que la persona aquejada por sífilis sea alérgica a la penicilina se administran otros antibióticos para su tratamiento, por ejemplo: eritromicina o tetraciclinas como la doxiciclina.

La dosis y el periodo por el cual se extenderá el tratamiento de la sífilis, se condicionan con el estadio de la enfermedad.

Mientras tanto, la persona afectada, incluyendo la pareja del paciente con sífilis también debe someterse a un tratamiento con antibióticos.

 

Evolución de la sífilis

La evolución de la sífilis es variante, esta se condiciona a cada paciente. En determinados casos la enfermedad se resuelve por sí sola. Los síntomas de la sífilis primaria y secundaria cuentan con la posibilidad de resolverse son que implique algún tratamiento. No obstante transcurrido un período de tiempo sin la manifestación de molestias, de aproximadamente un año – sífilis latente, puede surgir una sífilis tardía. Es en tales situaciones donde las consecuencias derivan en trastornos nerviosos riesgosos, alteraciones del corazón y de los huesos, además de una afección de los órganos internos.

 

Prevención de la sífilis

Por el momento no se cuenta con una vacuna para la prevención de la sífilis. Sin embargo, es posible limitar el riesgo de infección, especialmente a través del uso de preservativos en las relaciones sexuales. Como medida preventiva para la maternidad, la sífilis congénita (lúes connata) puede ser prevenida exitosamente a través las pruebas diagnósticas adecuadas.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *