Cisteína

Valore esta información

La Cisteína es un aminoácido no esencial, es decir que nuestro organismo puede sintetizarlo por sí mismo, además la Cisteína necesita de metionina para su fabricación. La Cisteína también forma parte del glutatión, un tripeptido el cual actúa como antioxidante, mantiene un ambiente reductor dentro de la célula que impide la oxidación de proteínas, esto ocurre gracias a la oxidación del grupo tiol de la Cisteína del glutatión.

Es un nutriente esencial que actúa como antioxidante, protegiendo al organismo contra el daño por radiación y protegiendo a su vez tanto al hígado como al cerebro de daños causados por determinadas toxinas como ser los compuestos tóxicos del cigarrillo, alcohol o las drogas.

Actualmente se ha descubierto que puede ser un nutriente interesante en el tratamiento de la obesidad, ya que promueve la quema de grasas, también participa en la formación de los músculos y el retraso de envejecimiento.

Este aminoácido se encuentra siempre que nuestro organismo posea suficiente metionina, en algunos casos como en los bebes, ancianos y personas con ciertas enfermedades metabólicas o que padezcan síndrome de mala absorción la Cisteína puede resultar esencial. La Cisteína es potencialmente toxica y es catalizada por el aparato digestivo y del plasmo este es reducido a dos moléculas de Cisteína que entran en las célula.

 

Función de la Cisteína en el organismo

– Actúa como un potente mucolitico ayudando en la eliminación del moco denso de las vías respiratorias.
– Protege los glóbulos rojos de la sangre.
– Previene las cataratas.
– Reduce los daños al corazón causados por una crisis cardiaca.
– Previene el decaimiento de la retina.
– Reduce los daños causados por la embolia.
– Previene el cáncer.
– Optimo en el resultado atlético.
– Desintoxica el hígado, las células y el sistema linfático.
– Pone fin al crecimiento de tumores.
– Retrasa el proceso de envejecimiento.
– Previene las enfermedades cardiacas
– Protege el sistema digestivo.
– Previene la artritis.
– Previene la diabetes.
– Estabiliza el azúcar en la sangre.
– Posee acción antioxidante.
– Mejora las funciones inmunitarias.
– Ayuda a desintoxicar el intestino.
– Favorece la eliminación de los metales pesados.
– Ayuda a la protección del hígado.
– Previene la oxidación del colesterol dañino LDL.

 

La falta de Cisteína en nuestro el puede ocasionar

– Mayor predisposición a alteraciones hepáticas.
– Mayor predisposición a infecciones.
– Mayor predisposición a intoxicaciones orgánicas.
– Mayor predisposición a enfermedades degenerativas.

 

Alimentos ricos en Cisteína

ORIGEN ANIMAL: carne de cerdo, embutidos, pollo, pato, fiambre, yogur, pescado, lácteos, huevos.

ORIGEN VEGETAL: legumbres, arroz integral, semillas, cereales integrales, soja, ajos, brócoli, cebolla, coles de brúcela, germen de trigo, levadura de cerveza, pimiento rojo, vegetales.

FRUTOS SECOS: avellanas, nueces, castaña, almendras, cacahuates.

 

Dosis diaria recomendada de Cisteína para el organismo

Entre 300 y 800 mg.

La dosis máxima recomendada es de 1 g de Cisteína al día.

Para un tratamiento a largo plazo se recomienda una dosis de 50 a100 mg por día de Cisteína, está disponible en forma de suplemento nutricional.

En forma de N-acetil cisteína, la Cisteína estimula la producción de secreciones y de esa forma se disuelve el moco. Para aliviar la tos, se utiliza principalmente como expectorante.

La Cisteína es bien recibida por el organismo cuando se toma en un tratamiento a largo plazo.

 

Enfermedades en las cuales el uso de Cisteína es recomendado

– Aparato digestivo: congestión intestinal, parásitos intestinales, trastornos de la digestión.
– Aparato respiratorio/ Neumología: asma, bronquitis, bronquiectasias, exceso de mucosidad, neumonía, resfriados, tabaquismo.
– Cardiología: crisis cardiaca.
– Hígado: congestión hepática, insuficiencia hepática, trastorno hepático.
– Páncreas: diarrea.
– Oftalmología: cataratas, desprendimiento de retina, trastornos de la vista.
– Trastorno del metabolismo: trastorno de colesterol.
– Otros: alcoholismo, cáncer, embolias cerebrales, envejecimiento.

 

Precauciones a tener en cuenta con el uso de Cisteína

Las personas con afecciones hepáticas o renales no deben ingerir grandes cantidades de aminoácidos sin las recomendaciones de un profesional de la medicina.

No tomar suplementos Cisteína si se padece de asma.

No tomar la N-acetil Cisteína L suplemento si usted está embarazada o en periodo de lactancia.

En caso de sobre dosis, podría sufrir graves efectos secundarios de Cisteína como altos niveles de oxidación del cuerpo, reacciones alérgicas y problemas gastrointestinales, vómito, diarrea y la indigesta de gas.

Se han notificado casos de personas con problemas de asma que experimentaron efectos secundarios de Cisteína debido a la inhalación accidental del polvo de suplemento. Produciéndoles efectos como ser: espasmos bronquiales, opresión en el pecho, mareos e hinchazón de los tejidos.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *