Úlcera de duodeno

Úlcera de duodeno

Una úlcera de duodeno hace referencia una lesión benigna – ulcus duodeni, que se representa por manifestarse como un daño profundo y esparcido en la pared del duodeno. Las úlceras de duodeno ser consolidad en relación a la frecuencia, en alrededor de cuatro veces más en comparación a las úlceras gástricas.

La causa más frecuente y responsable de producir una úlcera de duodeno, se trata de una hipersecreción de jugo gástrico. Además se determinan otros factores, como ser determinados medicamentos, la nicotina o el estrés, que pueden ser favorecedores para la manifestación de una úlcera de duodeno. Por otra parte, las infecciones por bacterias producidas por el Helicobacter pylori, juegan un papel esencial en el desarrollo de una úlcera de duodeno.

La úlcera de duodeno se consolida como una de las clases de úlcera más habitual entre las enfermedades de úlceras de tipo persistentes. Su sintomatología es poco representativa y pueden presentarse desde dolores, presión y sensación de pesadez en el epigastrio, hasta eructos, gases, náuseas o vómitos. En primera instancia, una úlcera de duodeno depende de un tratamiento con medicamentos y con la modificación de los hábitos de vida, que van desde una alimentación saludable para el estómago y el evitar el estrés. En el caso de una úlcera de duodeno, como parte de un tratamiento, puede recurrirse a una operación quirúrgica, en caso puede que los tratamientos previos resulten inefectivos o si surgen complicaciones.

La tendencia de recuperación de una úlcera de duodeno tiende a ser favorable, siempre y cuando se cumpla a cabalidad el tratamiento indicado y apropiado. Entre las posibles complicaciones graves que pueden presentarse derivadas de la úlcera de duodeno son los sangrados y la perforación en la cavidad estomacal, que puede desarrollar a una inflamación del peritoneo (peritonitis).

 

Definición de la úlcera de duodeno (ulcus duodeni)

Una úlcera de duodeno, deriva de ulcus duodeni, del latín ulcus = úlcera y duodenum = duodeno, y dicho termino se adjudica a una enfermedad inflamatoria benigna que genera un deterioro en la pared del duodeno. Caso contrario de la definida erosión, que únicamente perjudica a la capa superficial, una úlcera de duodeno provoca por definición un deterioro profundo que penetra hasta dentro de las capas de la pared.

La úlcera de duodeno – ulcus duodeni, es una enfermedad de la más frecuente, en comparación a otras afecciones patológicas del duodeno. A su vez la ulcera de duodeno, es la enfermedad de úlcera más prolongada, lo que se refiere a crónica. En España, esta enfermedad es entre cuatro y cinco veces más común y recurrente en comparación de una úlcera gástrica. De acuerdo a las tendencias, aproximadamente un 10% de la población se encuentra afectada por una úlcera de duodeno. Esta enfermedad se desarrolla específicamente entre los 30 y los 50 años, siendo el 80% de los afectados varones.

 

Causas de la úlcera de duodeno (ulcus duodeni)

Una úlcera de duodeno – ulcus duodeni, por lo general puede derivar de distintas causas. Generalmente, se estima que una elevada proliferación de ácidos y enzimas en el jugo gástrico es indicativo siempre de un elevado riesgo para la mucosa del estómago y el duodeno. Una mucosa alcalina que neutralice el ácido gástrico y una incrementada tasa de flujo sanguíneo, asimismo como la producción de la determinada prostaglandina forma parte de los complicados mecanismos de protección que de forma normal impiden el deterioro del duodeno.

La mucosa puede llegar a ser resistente ante el daño del jugo gástrico al formar secretina en el duodeno posterior a la ingesta de comida, que inhibe la secreción del jugo gástrico. Frente a cualquier desequilibrio que pueda presentarse entre los factores agresivos, por un lado y los protectores, por otro, arroja como resultado un desperfecto que puede ser la causa responsable de una úlcera de duodeno.

 

Síntomas de la úlcera de duodeno (ulcus duodeni)

Los síntomas que tienden a manifestarse en las situaciones de una úlcera de duodeno (ulcus duodeni) no son demasiado resaltantes ni representativos, debido a la razón que otras enfermedades también se produce una sintomatología bastante similar, especialmente en una úlcera gástrica. Entre las molestias más comunes de una úlcera de duodeno, se encuentran los dolores en el epigastrio, en especial se presentan por la noche y estando en ayunas, lo que también se dice dolor en ayunas. El epicentro del dolor se encuentra por lo normal entre el ombligo y el centro del arco costal derecho. En ciertos casos, dichos dolores pueden aliviarse por un periodo de tiempo ingiriendo alimentos.

Además, otros síntomas de la úlcera de duodeno son la presión y la percepción de tener pesadez en el epigastrio flatulencia, acompañados de náuseas, vómitos y a la vez pérdida de peso. Las situaciones que implican un grado elevado de estrés, y el consumo de café y nicotina pueden favorecer a su vez a los síntomas de una úlcera de duodeno.

 

Diagnóstico de la úlcera de duodeno (ulcus duodeni)

En el caso de la úlcera de duodeno – ulcus duodeni, para consolidar un diagnóstico, no tiende a ser suficiente el contar con el historial de las sintomatologías de enfermedades ulcerosas del pasado, ni llevar a cabo una exploración física, ya que dicha información únicamente proporciona los primeros signos de una enfermedad gastrointestinal. Para fundamentar el diagnóstico de una úlcera de duodeno son requeridas las siguientes exploraciones.

– Gastroduodenoscopia.
– Radiografía.
– Biopsia extraída de la gastroduodenoscopia.
– Valores del laboratorio.

 

Tratamiento de la úlcera de duodeno (ulcus duodeni)

Con efectos de determinar un tratamiento, en el caso de una úlcera de duodeno – ulcus duodeni, el primer paso tiene como fundamento el aliviar los dolores a través de medidas paliativas generales, esto se refiere especialmente a sostener una alimentación saludable y a la vez evitar situaciones que generen estrés.

Entre tanto, los medicamentos son el tratamiento que refleja resultados positivos y efectivos, frente a la cura de una úlcera de duodeno-ulcus duodeni, la razón es que estos inhiben la producción de ácidos gástricos. Entre los medicamentos indicados para luchar contra una úlcera de duodeno, se determinan especialmente los inhibidores de la bomba de protones – omeprazol, y los bloqueantes de receptores H2, como ser la ranitidina, además antiácidos hidróxido de aluminio y de magnesio.

En situaciones donde se ha logrado diagnosticar una infección por Helicobacter pylori, como tratamiento se indica la ingesta de antibióticos específicos para combatir la úlcera de duodeno.

 

Evolución de la úlcera de duodeno (ulcus duodeni)

Por lo general una úlcera de duodeno – ulcus duodeni, que es tratada por medio de medicamentos, cuenta con un buen pronóstico de cura, un pronóstico favorable. Sin embargo, es bastante común que vuelva presentarse, lo que se conoce como recidiva. Esto puede evitarse llevando a cabo y a cabalidad las medidas de precaución apropiadas.

No obstante, en la evolución de la úlcera de duodeno – ulcus duodeni, pueden desarrollarse diferentes complicaciones:

– Sangrados pequeños pueden ser pasados por alto y pueden derivar en una anemia.
– Bajada aguda del volumen de la sangre.
– Intensos dolores que generalmente tienden a manifestarse en especial en la espalda.
– Inflamación del páncreas.
– Inflamación aguda del peritoneo (peritonitis).
– Frente a un estado avanzado, se forma lo que se define como estómago en reloj de arena, este proceso es representativo por un cuerpo extremadamente dilatado y una salida muy estrecha.

 

Prevención de la úlcera de duodeno (ulcus duodeni)

La herramienta más efectiva de prevenir una úlcera de duodeno – ulcus duodeni, consiste en ejecutar precauciones de términos general que favorezcan a un estilo de vida equilibrado y saludable, evitar las situaciones de estrés, además del mantener una alimentación equilibrada.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *