MENUMENU

Gingivitis

Gingivitis
Gingivitis
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto

En la mayoría de los casos la conglomeración de bacterias acumuladas pueden generar una gingivitis en especial acumulan en la superficie dental externa e interna, en caso donde se refleja una eminente higiene pobre, se desencadenan procesos inflamatorios específicamente en las encías.

La gingivitis bacteriana se distingue por la manifiesta en primera instancia por la inflamación y el enrojecimiento de las encías. Posteriormente incluso hasta los roces leves pueden generar sangrado. Cuando se presenta esta situación es imprescindible considerar seriamente las molestias, por lo que se aconseja acudir a su dentista para que le señale el tratamiento apropiado.

Una gingivitis no tratada desencadena en determinados casos una inflamación del periodonto, conocido como periodontitis, esto implica el riesgo de pérdida de piezas dentales. Caso contrario, si se adoptan medidas terapéuticas lo más pronto posible, la molestia tiende a eliminarse en pocas semanas.

El tratamiento de la gingivitis se realiza con base en primer lugar, a la erradicación del biofilm dental / placa dental o el sarro que puedan presentarse. Además son básicos en indispensables los enjuagues bucales que contengan activos bactericidas como ser la clorhexidina, sin embargo esta debe ser indicada por el profesional de salud en el área, ya que su uso durante un tiempo prolongado puede llegar a generar manchas en la superficie de los dientes. Debido a que el cuidado dental frecuente representa un papel primordial en el tratamiento y la prevención de la gingivitis, las disposiciones positivas del afectado es un factor fundamental y determinante.

 

Definición de la gingivitis

La gingivitis es un término adoptado para determinar una inflamación de las encías que causa que estas se enrojezcan, se inflamen y despeguen de los dientes. Así mismo, la gingivitis en conjunto con la periodontitis se adentra entre las patologías que perjudican al periodonto (periodontopatías).

Es habitual que la gingivitis sea provocada por bacterias, que en panoramas donde se refleja una higiene bucodental pobre, estas tienden a acumularse en la superficie dental externa e interna y llegan a provocar procesos inflamatorios en la encía libre.

En relación a las incidencias, la gingivitis se posiciona como una de las enfermedades más frecuentes del periodonto. Es común que la gingivitis y las molestias asociadas que la acompañan no se consideren un cuadro clínico serio. No obstante, si la gingivitis no es tratada apropiadamente no se esta puede desencadenar a largo plazo la pérdida de piezas dentales.

 

Causas de la gingivitis

Por lo general, en el mayor número de los casos la gingivitis se debe a la conglomeración de bacterias en la superficie dental. Si dicha conglomeración de bacterias no se erradican a través de una higiene bucodental frecuente, se multiplican en mayor medida y estas a su vez dan pie a la aparición de placa dental en el borde de la encía y en la superficie de los dientes.

Las bacterias que habitan en la placa segregan sustancias que en muchos casos concluyen en procesos inflamatorios sobre el borde de la encía. Esta inflamación genera el enrojecimiento y manifestación de hinchazón y el rápido sangrado de las encías.

Además la gingivitis a su vez puede ser originada por determinadas irritaciones mecánicas de la encía, en estos escenarios no intervienen las infecciones bacterianas.

En esta patología existen una serie de factores de riesgos:

– Leucemia.
– Medicamentos específicos contra la hipertensión arterial.
– Tratamiento farmacológico prolongado en la epilepsia.
– Inmunosupresores en pacientes trasplantados.
– Carencia de vitamina C.
– Desnutrición.
– Anabolizantes.
– Salivación mínima.
– Dientes muy juntos.
– Presencia de caries.
– Tabaco.

 

Síntomas de la gingivitis

Por lo general la gingivitis en relación a sus síntomas tiende a reflejar en primer lugar enrojecimiento y la inflamación de la encía, lo que provoca que esta no se mantenga fija en los espacios interproximales y se despegan. Habitualmente se originan sangrados en la encía incluso tras ligeros y pequeños roces, entre tanto la manifestación del dolor es más bien infrecuente.

En caso de las hemorragias gingivales, por lo general estas no tienden a ser interpretadas como un síntoma de gingivitis por los pacientes, por lo que es común que se subestime su relevancia. No obstante, es vital frenar la gingivitis en un estado temprano para evitar daños a futuro en el periodonto, tales como la periodontitis.

 

Diagnóstico de la gingivitis

El diagnostico de una gingivitis consiste en la comprobación en que si la encía manifiesta y cumple con los indicativos como ser una coloración sana de color rosa claro, si estas rellenan los espacios interproximales o si está enrojecida e inflamada en el margen de los dientes. También es preciso analizar la presencia de biofilm dental y la manifestación rápida de sangrado. Para tal caso el dentista analiza la firmeza de las encías a través de una sonda.

 

Tratamiento de la gingivitis

En el tratamiento de la gingivitis se camina hacia la primera base que consiste en eliminar de los dientes la placa o el sarro que estos puedan manifestar. A su vez es común la utilización durante un corto periodo de tiempo de enjuagues bucales con principios activos como ser la clorhexidina, que minimizan el cumulo de bacterias en la cavidad bucal. La base esencial para que el tratamiento resulte efectivo es que el paciente persista hacia una higiene bucodental frecuente y concienzuda.

Si aún no se obtienen resultados, a pesar de las medidas terapéuticas empleadas, es preciso analizar la presencia de otras probables condiciones que obstaculizan el proceso de sanación. Por ejemplo en determinados casos es requerido algunos medicamentos u hormonas.

 

Evolución de la gingivitis

En casos donde la gingivitis no recibe un tratamiento a tiempo, puede transformase en un lapso corto tiempo en una gingivitis crónica que comprometa el periodonto debido a la probable aparición secundaria de una periodontitis. En el avance de su evolución la gingivitis genera en determinados panoramas incluso la pérdida de piezas dentales debido a la destrucción de los tejidos que mantienen el diente conectado al hueso.

Sin embargo, si la gingivitis es tratada apropiadamente y a su vez se lleva a cabo una higiene bucodental adecuada, la gingivitis obtiene su sanación en pocas semanas y el sangrado de las encías desaparece tras unos días.

En casos especiales donde la gingivitis no está originada por la presencia bacteriana en los dientes, sino que tiene lugar a causa de irritaciones mecánicas, común es que remita en un plazo breve.

 

Prevención de la gingivitis

Una higiene bucodental apropiada y frecuente es el factor determinante e indispensable para prevenir la gingivitis. En términos generales se aconseja como medida de prevención más que suficiente cepillarse los dientes dos veces al día y a su vez limpiar los espacios interproximales con seda dental o bien con cepillos interdentales por lo menos una vez al día. Por medio de este rito se evita que las bacterias se acumulen y tengan presencia por más tiempo en la superficie de los dientes y formen el biofilm dental.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *