Diabetes

Diabetes

Los niveles elevados de la glucosa en la sangre, es la característica principal por la cual se establece la diabetes mellitus, que se trata de una enfermedad metabólica.

La denominación coloquial para la diabetes mellitus, es en general una enfermedad que tiene relación con el azúcar.

La diabetes mellitus se divide en dos tipos principales: la diabetes tipo 1 (DM1) y la diabetes tipo 2 (DM2). Existen otras formas de diabetes que se determinan por ser menos comunes y menos frecuentes, como ser el caso de la diabetes gestacional, que se desarrolla especialmente durante el embarazo.

La sintomatología característica de la diabetes, específicamente todo de la diabetes tipo 1, se relacionan con la son sed intensa, denominada también polidipsia, aumento de la cantidad de orina-poliuria, gran apetito-polifagia y pérdida de peso. Los pacientes generalmente suelen sentirse cansados y estos tienen un mayor riego ya que están más expuestos a las infecciones.

Los consejos frente a la diabetes mellitus consisten en llevar una vida saludable, especialmente en relación con las rutinas de alimentación y ejercicio, tratando al máximo de mantener un buen control del nivel de glucosa en la sangre, así de esta manera se permite retrasar y evitar complicaciones futuras y a la vez mantener una calidad de vida normal.

En relaciona a la diabetes tipo 1, este tipo de diabetes suele iniciar en la juventud, por lo general antes de los 30 años de edad, y causa alteraciones importantes, como la destrucción de las células del páncreas que son responsables de la formación y liberación de la hormona insulina. Respecto a la insulina, esta es necesaria para que la glucosa que llega a la sangre originada por los alimentos sea absorbida y utilizada por todas las células. Si no existe suficiente insulina o esta no funciona correctamente, la glucosa se acumula en la sangre lo que genera un aumento en el nivel de glucosa en la sangre-glucemia, generando complicaciones.

La diabetes tipo 2 afecta especialmente a personas mayores, donde el páncreas puede liberar insulina, pero las células del cuerpo que necesitan insulina para captar el azúcar de la sangre, tienen menos sensibilidad a la insulina, por lo que no es utilizada, generando un aumento en el nivel de glucosa en la sangre. La diabetes tipo 2 suele ser asintomática durante una largo tiempo hasta que se manifiestan los efectos tardíos.

El tratamiento de los diabéticos tipo 1 consiste especialmente en la administración de insulina periódicamente para compensar la falta de esta hormona.

En relaciona a la diabetes tipo 2, los pacientes pueden mejorar mucho su evolución a través de su estilo de vida mejorando el nivel de glucosa en la sangre. Cuando la diabetes tipo 2 avanza se puede regular el nivel de glucosa en la sangre por medio de medicamentos en forma de pastillas o las inyecciones de insulina.

Cuando se presenta un nivel permanente de glucosa alto en la sangre, este implica daños a los vasos sanguíneos, desencadenando el desarrollo de complicaciones secundarias o tardías.

 

Definición de la diabetes

El término diabetes se origina de la palabra griega “pasar” o “fluir”. La denominación “flujo” hace alusión a un síntoma típico de la diabetes: una fuerte necesidad de orinar. El término diabetes mellitus engloba todos aquellos trastornos del metabolismo glucémico que aumentan permanentemente el nivel de glucosa en la sangre (hiperglucemia).

La glucosa desemboca a la sangre mediante de la digestión de los alimentos. La insulina es necesaria para que las células puedan absorber y transformar la glucosa. Sin insulina la glucosa no puede llegar a las células, esta se queda en la sangre lo que genera un aumento en el nivel de glucosa en la sangre y las células se quedan sin poder utilizar su fuente de energía.

La diabetes mellitus se trata de una enfermedad bastante común. La mayoría de las personas afectadas son diabéticos tipo 2 y únicamente un aproximado del 5% son diabéticos tipo 1. Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que los diabéticos tipo 2 representan el 90% de la población mundial con diabetes, influyendo en gran relevancia la inactividad física, en especial el sobrepeso y la obesidad, se estima que el 50% de las causas se le atribuye a estos factores.

De acuerdo a la OMS, en 2012 fallecieron 1.5 millones de personas por diabetes y se estima que en 2030 la diabetes se posicionara como la séptima causa de muerte en el mundo.

 

Causas de la diabetes

La diabetes mellitus se clasifica en dos tipos principales: la diabetes tipo 1 (DM1) y la diabetes tipo 2 (DM2), para las cuales las causas son diferentes:

Diabetes mellitus tipo 1:

La mayoría de los casos de diabetes tipo 1 se generan por una destrucción autoinmune de las células beta pancreática. También intervienen factores hereditarios, factores inmunológicos y ambientales.

Los especialistas estiman aparte de las predisposiciones genéticas, determinadas infecciones víricas se intervienen en la DM1, virus como el de la rubeola, la parotiditis, citomegalovirus, enterovirus y virus Coxackie B4.

También se incluyen en la lista factores como un historial obstétrico: la edad materna mayor de 25 años; preeclampsia, enfermedad neonatal respiratoria, o la protección que proporciona el bajo peso al nacer, la dieta, por ejemplo la exposición temprana a cereales y el déficit de vitamina D

Diabetes mellitus tipo 2:

En relación a la diabetes mellitus 2 influyen varios trastornos de la producción de insulina en el páncreas y en especial del efecto de la insulina en las células.

Entre otros factores:

– Obesidad, en especial con aumento de la circunferencia abdominal.
– Trastornos del metabolismo lipídico.
– Hipertensión.
– Metabolismo glucémico dañado (primero intolerancia a la glucosa, luego diabetes mellitus tipo 2).
– La predisposición genética.

Otros patrones de diabetes:

– La LADA (diabetes autoinmune latente en adultos), deriva de la diabetes tipo 1: existe una falta absoluta de insulina.
– MODY (diabetes durante la madurez de los jóvenes): es generada por un defecto genético hereditario.
– Diabetes por daños del páncreas: surge cuando el páncreas está dañad, impidiendo la función del órgano, este falla parcial o totalmente, provocando que este ya no produzca suficiente insulina.
– Diabetes gestacional: la diabetes gestacional es la diabetes que se inicia o se diagnostica por vez primera en el embarazo.

 

Síntomas de la diabetes

Los síntomas típicos de la diabetes suelen pasar desapercibidos, razón por lo que generalmente solo se detecta en los exámenes rutinarios. Tanto en la diabetes mellitus tipo 1 y tipo 2, son los siguientes:

– Sed intensa (polidipsia).
– Fatiga, agotamiento.
– Aumento de la orina (poliuria).
– Prurito.
– Bulimia (polifagia).
– Pérdida de peso.
– Propensión a las infecciones

Con el transcurso del tiempo la diabetes mellitus puede generar complicaciones tardías, como daño de los vasos sanguíneos pequeños (microangiopatía o complicaciones microvasculares), daño de la retina (retinopatía diabética), daño de los riñones (nefropatía diabética), daño de los nervios, disfunción eréctil y alteraciones de la menstruación.

 

Diagnóstico de la diabetes

En general el diagnóstico de la diabetes mellitus consiste en establecer los niveles de glucosa en sangre y de los síntomas que el afectado presente. La concentración de glucosa en la orina también puede influir positivamente en el diagnostico puede de que el paciente puede padecer diabetes.

Los métodos determinantes y utilizados son:

– Glucosa en la sangre.
– Análisis de la orina.
– Prueba de tolerancia a la glucosa (Sobrecarga oral de glucosa).
– Valor HbA1c (Hemoglobina glucosilada).

 

Tratamiento de la diabetes

El tratamiento para la diabetes depende si se trata de una diabetes tipo 1 o tipo 2. Con un correcto control del nivel de glucosa en sangre puede evitarse ciertas complicaciones tardías y crónicas derivadas por la diabetes.

En la diabetes tipo 1 hay una falta absoluta de insulina, las personas afectadas deben inyectarse insulina durante toda la vida.

En relación a la diabetes mellitus tipo 2 existe un panorama de tratamientos más amplio, si esta es detecta a tiempo es posible normalizar el metabolismo glucémico dañado incluso sin la intervención de medicamentos. Para ello es vital un cambio en el estilo de vida que implica especialmente:

– Reducción del sobrepeso.
– Aumento del ejercicio físico.
– Alimentación sana y equilibrada.

 

Evolución de la diabetes

En la evolución de la enfermedad tienen una importante influencia el grado de control que se alcance del nivel de glucosa en la sangre. Si la diabetes se detecta y se trata tempranamente, la evolución tiende a ser favorable. Sin embargo una diabetes sin control no solo minimiza la calidad de vida, sino también la esperanza de vida.

 

Prevención de la diabetes

En relación a la diabetes mellitus tipo 1, no es posible prevenirla. Caso contrario de la diabetes tipo 2, esta enfermedad puede prevenirse erradicando la causa principal: el sobrepeso y los hábitos sedentarios. La forma más efectiva de perder peso se basa en cambiar radicalmente los hábitos de alimentación y sostener una dieta sana y equilibrada.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *