Carcinoma Espinocelular

Carcinoma Espinocelular
Carcinoma Espinocelular
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto[s]

Un carcinoma espinocelular se trata de un tumor maligno de la piel que es originado por lesiones crónicas de la piel y estas presentan mayor incidencia en personas de edad avanzada, de piel clara y que están la mayor parte del tiempo expuesta a la luz solar.

La detección del carcinoma espinocelular es fácil de establecer a que esta se manifiesta en la superficie de la piel, por lo que puede detectarse en un estado temprano. Este se identifica por la modificación que sufre la piel en el área afectada adquiriendo apariencias diversas que van desde las alteraciones cutáneas con manchas rojas, escamosas, nódulos que sangran con facilidad.

Todas las características anteriormente descritas son las bases con la cual un dermatólogo puede afianzarse para establecer un diagnóstico y determinar un tumor maligno a simple vista. Para respaldar este diagnóstico el medico toma una muestra de la zona afectada para ser confirmada por un especialista en tejidos.

El establecer un diagnóstico también incluye un facultativo ya que el carcinoma espinocelular puede provocar metástasis. Además si existen indicios de que el tumor de ha diseminado a otras partes del cuerpo se requerirá la realización de pruebas de imagen como ser una radiografía o una tomografía axial computarizada para determinar que tanto ha avanzado el tumor, por ejemplo si este ha llegado a afectar los pulmones.

El tratar con tiempo una enfermedad conlleva numerosas ventajas, en el caso del carcinoma espinocelular si se encuentra de un tamaño pequeño todo apunta a que este no se ha diseminado, por lo que el medico trata de eliminar el tumor por completo de la piel.

 

Definición de carcinoma espinocelular

Un carcinoma espinocelular se trata de un tumor maligno de la piel que tiene su origen en las células del estrato espinoso, esto significa desde el interior hacia el exterior, la segunda capa de las cinco capas por las que se compone la epidermis.

Un carcinoma espinocelular nace a partir de las células de la capa espinosa dela epidermis. El carcinoma espinocelular se sitúa en el segundo lugar entre los tumores cutáneos después del basalioma/carcinoma basocelular.

El carcinoma espinocelular tiene mayor incidencia en personas de edad avanzada, en edades comprendidas antes o después de los 70. El carcinoma espinocelular suele afectar con más frecuencia a hombres que a mujeres, sobre todo en las personas de piel clara.

El carcinoma espinocelular se desarrolla generalmente en estas zonas del cuerpo: labio inferior, genitales y mucosa bucal.

El carcinoma espinocelular puede abrir brecha a la aparición de una metástasis en los ganglios linfáticos o a otros tejidos del cuerpo como los cartílagos, músculos y los huesos. Cinco de cada cien personas que son afectadas por un carcinoma espinocelular sufren metástasis.

 

Causas del carcinoma espinocelular

El carcinoma espinocelular tiene su origen ante alteraciones del genoma (ADN) de las células cutáneas. Una de las principales causas por las que se desencadena es la constante exposición a las radiación solar, de la mano de una serie de factores que pueden perjudicar la piel ocasionando el desarrollo de un carcinoma espinocelular. Los factores con mayor incidencia son:

– Heridas o inflamaciones crónicas.
– Enfermedades cutáneas.
– Cicatrices y quemaduras.
– Radiaciones ionizantes, incluyen los rayos X o rayos gamas.
– El contacto con ciertas sustancias cancerígenas como el arsénico y alquitrán.

La inmunodeficiencia influye con bastante relevancia ya que si una persona se encuentra con sus defensas inmunes en bajos niveles tiene mayor riesgo de desarrollar un carcinoma espinocelular y que este progrese de manera desfavorable. En situaciones como estas se pueden mencionar a personar con inmunodeficiencias a causas de un trasplante de órganos o una infección de VIH.

 

Síntomas del carcinoma espinocelular

Los síntomas de un carcinoma espinocelular se presentan en relación a la clasificación clínica de los carcinomas espinocelulares:

– Intraepidérmicos: (Enfermedad de Bowen y Eritroplasia de Queyrat).
– Invasivos localizados (Cuerno cutáneo, ulcerado, cupuliforme, ulcero-vegetante y verrucoso).
– Penetrantes y destructores.

En el carcinoma espinocelular los síntomas se manifiestan en la piel por ejemplo en las manos, en los labios o en el rostro. Las siguientes características distintivas comprenden un indicativo de carcinoma espinocelular:

– Nódulos
– Queratinizaciones
– Machas con costra, escamosas y rojas.

 

Diagnóstico del carcinoma espinocelular

El diagnóstico de un carcinoma espinocelular se puede realizar a simple vista identificando las alteraciones cutáneas relacionadas con el carcinoma espinocelular. El diagnóstico es ratificado mediante muestras del tejido/biopsia del tumor para su posterior análisis.

Los dermatólogos también pueden palpar los ganglios linfáticos que se localizan en las zonas colindantes al tumor, con el afán de diagnosticar posibles metástasis de forma temprana.

Existen casos donde también se examina por medio de una ecografía. En caso que se requiera descartar metástasis en los pulmones es preciso un examen radiológico o una tomografía axial computarizada.

 

Tratamiento del carcinoma espinocelular

El tratamiento de carcinoma espinocelular en una etapa temprana es alentador y esperanzador. El tratamiento se basa en la eliminación quirúrgica del tumor y los ganglios linfáticos sospechosos. También se emplea la electrocoagulación, los inmunomoduladores.

Existen casos donde es necesaria la radioterapia acompañada de la quimioterapia cuando la extirpación de carcinoma espinocelular es dificultosa.

Cuando se desarrolla una metástasis es preciso tomar una decisión tanto del paciente como del médico para determinar si es necesaria la cirugía o la radioterapia. En situaciones donde el carcinoma espinocelular se encuentre en un estado avanzado la quimioterapia es una opción.

 

Evolución del carcinoma espinocelular

La evolución del carcinoma espinocelular es favorable cuando es detectado en un estado temprano. Lastimosamente cuando se desarrolla metástasis le evolución del carcinoma espinocelular puede empeorar.

Es importante dar seguimiento médico periódico ya sea trimestral o semestralmente.

 

Prevención del carcinoma espinocelular

La prevención para que un carcinoma espinocelular tome lugar se basa en evitar todos aquellos elementos que conllevan factores de riesgo y de la aplicación de medidas de seguridad y prevención como ser:

– Evitar exponerse por tiempos prolongados a la radiación solar.
– Utilizar protección solar, la que convenientemente sea necesaria.
– Evitar el contacto con sustancias cancerígenas.
– La autoexploración de la piel es recomendable.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *