Otitis Externa

Otitis Externa
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto[s]

En una otitis externa se conoce por su característica representativa donde la piel del oído externo se encuentra inflamada. La otitis externa consiste en un proceso que por lo general y casi siempre tiende a ser muy doloroso y en muchas ocasiones es bastante prolongado. Otra característica de la otitis externa es que esta evoluciona sin complicaciones y se resuelve sin consecuencias, siempre y cuando se emplee un tratamiento adecuado.

En referencia a las causas, es bastante común que una otitis externa sea causada por pequeñas lesiones de la piel del conducto auditivo, en este caso puede darse a causa de una limpieza mal efectuada. Por otra parte, las bacterias pueden ingresar por medio de estas lesiones y desencadenar una infección. Además el agua de la bañera contaminada, en este caso por bacterias, o bien el agua de las piscinas pueden ser factores responsables y desencadenantes de una otitis externa. Es por tal razón que los especialistas refieren esta patología como la “otitis del nadador”.

Es representativo de una otitis externa el fuerte dolor de oídos que se está conlleva, que por lo general se pronuncia claramente si se tira ligeramente del lóbulo de la oreja. En relación a la sintomatología, El primer síntoma indicativo de una otitis externa es generalmente un picor intenso. Seguidamente se manifiesta el dolor, y este se incrementa con los movimientos de masticación o cuando se tira del lóbulo de la oreja. Con cierta constancia se expulsa líquido de la oreja y el conducto auditivo tiende a inflamarse, razón por la cual los pacientes tienden a tener dificultades para poder oír claramente.

El diagnóstico para una otitis externa requiere de una exploración general y de la exposición por parte del paciente de las molestias que lo aquejan, por otra parte es fundamental llevar cabo una exploración con ayuda de un otoscopio.

El tratamiento para la otitis externa normal y generalmente en llevar a cabo una limpieza cuidadosa del conducto auditivo, complementando con un tratamiento con antibióticos aplicados localmente, glucocorticoides (cortisona) o antifúngicos (antimicóticos).

En cuestiones de prevención en relación a una otitis externa, como base fundamental es importante no limpiar los oídos con bastoncillos ni con otros instrumentos. La cera tiene como función proteger y a su vez actúa como un mecanismo de autolimpieza del oído. Por tal razón, una limpieza bastante frecuente del oído altera esta función y por consiguiente se forma una base para las infecciones. En otro punto, es vital mantener los oídos siempre secos, razón por la cual es aconsejable llevar a cabo un buen secado después del baño, ya que un conducto auditivo húmedo es puerta abierta uy apropiada para la proliferación de bacterias y hongos.

 

Definición de otitis externa

En definición, una otitis externa se representa por la presencia de lesiones en la piel del conducto auditivo externo, razón por la cual se cuenta con una mayor predisposición a ser infectado por bacterias, hongos o por alergias. Las otitis externas se representan además por ser bastante frecuentes.

 

Causas de la otitis externa

Una otitis externa puede contener diferentes factores de causas, entre los más frecuentes y comunes son aquellas lesiones mínimas de la piel del conducto auditivo, que pueden ser causadas por ejemplo, por una mala limpieza con bastoncillos u otros instrumentos. Por otra parte la limpieza bastante frecuente del conducto auditivo con bastoncillos o sustancias de limpieza como ser el jabón, son factores que se encargan de eliminar la cera protectora, la cual actúa como una barrera protectora que impide que las bacterias y los hongos proliferen con facilidad en el conducto auditivo.

Otra acción desencadenante se trata después del nadar en piscinas públicas o lagos posteriormente aparece con frecuencia una otitis externa, ya que las aguas pueden contaminadas por bacterias, que ingresan en el conducto auditivo al nadar y no salen inmediatamente.

Otra causa que se considera en condiciones aisladas, pero que no se descarta en relación a la otitis externa, es un tumor maligno en el conducto auditivo, que puede desarrollarse especialmente en caso de diabetes mellitus.

 

Síntomas de la otitis externa

La sintomatología típica de la otitis externa es representativa especialmente por la presencia en primera instancia de un picor intenso. Posteriormente se padecen fuertes e intensos dolores de oído que se incrementan al masticar o tirar del lóbulo de la oreja.

Frecuentemente se genera una secreción de líquido. En casos donde el conducto auditivo presenta inflamación, los aquejados tienden a tener complicaciones para escuchar claramente. Otra serie de síntomas pueden derivar en la manifestación de fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos. En la forma crónica de la otitis externa, el síntoma principal es el picor.

 

Diagnóstico de la otitis externa

En una otitis externa, generalmente el diagnostico consiste en el establecimiento de un examen físico del paciente. La otoscopia reflejara que el conducto está enrojecido e inflamado, de tal forma se puede ratificar el diagnóstico de otitis externa. Además en el proceso de exploración es posible observar líquido – secreciones e impurezas.

En situaciones de presencia de forunculosis (forúnculo), generalmente se presentan en primera instancia inicialmente síntomas:

– Inflamación.
– Enrojecimiento.
– Expulsión de pus por la entrada del conducto auditivo.
– Una infección por hongos es representativas por una capa que puede llegar a ser desde blancuzca hasta marrón oscura en el conducto auditivo.

En situaciones donde se presenta una disminución de la audición, el médico procede a llevar a cabo una prueba auditiva y de ser requerido, comprueba el equilibrio del paciente. En situaciones menos habituales también pueden ser requeridas una radiografía, un frotis para dictaminar el germen patógeno, un análisis de sangre o un test de alergia.

 

Tratamiento de la otitis externa

El tratamiento dirigido a una otitis externa, consiste en prescribir generalmente un tratamiento ambulante. Para tal situación empleado por lo general medios que actúan localmente:

– Limpieza del conducto auditivo.
– Contra la inflamación son efectivas las pomadas de cortisona (glucocorticoides).
– En situaciones donde se presenta infección bacteriana se emplean pomadas antibióticas o gotas para oídos.
– En una infección por hongos lo más apropiado son pomadas y gotas antimicóticas que tienen como fin impedir el crecimiento de hongos.

Para contrarrestar el dolor habitualmente se recomienda tomar analgésicos. Los cataplasmas refrescantes y desinfectantes son satisfactorios para los pacientes. Dado a que la masticación tiende a incrementar el dolor, es aconsejable una alimentación a base de alimentos blandos, como ser las sopas y purés.

 

Evolución de la otitis externa

Posteriormente a un picor inicial, una otitis externa puede progresar hacia un estado bastante doloroso y puede extenderse en el tiempo. Generalmente, una otitis de este tipo tiende a resolverse sin complicaciones. En caso que la otitis externa sea recidivante, el médico procederá a eliminar las posibles causas; de tal forma que un cirujano puede llegar a eliminar, por ejemplo, la exostosis quirúrgicamente.

Si existe una diabetes mellitus o una alteración del sistema inmunitario, la otitis externa puede posicionarse frente a una evolución bastante compleja y puede generar daños en los cartílagos o huesos, y en casos poco habituales pueden llegar a provocar incluso parálisis facial.

 

Prevención de la otitis externa

Las otitis externas se pueden prevenir con la simple ejecución de medidas preventivas como el evitar la limpieza de los oídos con bastoncillos u otros instrumentos, excepto cuando sea absolutamente necesario.

Para que no se genere una otitis externa, es fundamental mantener los oídos secos. Es recomendable secar los oídos posteriores al baño con un secador de pelo.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *