MENUMENU

Edema Pulmonar

Edema Pulmonar
Edema Pulmonar
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto

El edema pulmonar hace referencia a la acumulación de líquido específicamente en el tejido pulmonar. Este panorama se puede presentarse por una diversidad de causas.

Con bien es conocido, un edema pulmonar puede ser generado por diversas enfermedades. Uno de los factores con más influencia en la enfermedad es la insuficiencia cardiaca, convirtiéndose en una de las causas más frecuentes en los países desarrollados, seguida de las enfermedades renales.

El edema pulmonar es una enfermedad con determinado nivel de riesgo que se caracteriza típicamente por la dificultad para respirar, acompañado por malestar, la tos. La respiración en esta enfermedad se caracteriza por un sonido similar al burbujeo del agua.

Los procedimientos médicos para establecer la gravedad del edema consisten en la realización de una radiografía del pulmón y a la vez un análisis de gases en sangre. Además también es requerido un diagnóstico adicional de las causas que acompañan al edema.

Una de las recomendaciones básicas y esenciales frente a un edema pulmonar, es mantener el tronco erguido acompañado de la administración de oxígeno al afectado. El tratamiento del edema pulmonar y el pronóstico estarán asociados en gran medida de la enfermedad que acompañan al edema pulmonar.

 

Definición de edema pulmonar

Cuando se habla de edema pulmonar, se hace referencia a la acumulación repentina (aguda) o lenta (crónica) de líquido corporal, también denominado líquido seroso, que tiene lugar en el tejido pulmonar.

Frente a un escenario de un enema pulmonar, el líquido se acumula inicialmente entre los tejidos del pulmón (edema intersticial). Si el todo este escenario se extiende y afecta a los sacos de aire (alvéolos), se habla de un edema pulmonar alveolar.

Al llegar a este estadio se minimiza drásticamente el intercambio de gases, la ventilación pulmonar, la circulación y dicho intercambio se ve afectado por graves alteraciones.

En el proceso del edema pulmonar resaltan cuatro estadios diferentes:

Estadio I, edema pulmonar intersticial: el líquido se sitúa únicamente en el tejido intersticial.
Estadio II, edema pulmonar alveolar: el líquido se sitúa en los sacos de aire (alvéolos) y en un estadio más maduro, también se localiza en los bronquios.
Estadio III, material espumoso: éste es se extiende hacia parte los bronquios, generando la formación de espuma (mezcla de aire y líquido). Estos casos los pacientes presentan una expectoración espumosa.
Estadio IV, asfixia: consecuencia del suministro deficiente de oxígeno en el cuerpo puede generar una parada cardiorrespiratoria

 

Causas del edema pulmonar

En general, el edema pulmonar es provocado por una alteración de la presión del pulmón. Las alteraciones que son originadas por un edema pulmonar se dan por lo general cuando la presión hidrostática aumenta o la oncótica disminuye. El líquido tiende a escapar de los capilares y apilarse en el tejido pulmonar o incluso en los alvéolos. Con una acumulación de más de dos litros, el pulmón se limita, lo que provoca que su función se limite y no pueda funcionar correctamente.

El edema pulmonar puede ser originado por una diversidad de causas y este se clasifica en edema cardiogénico (debido a patología del corazón) y no cardiogénico, este último se sustenta ya que los problemas cardiacos son la principal causa de edema pulmonar.

En relación al Edema pulmonar cardiogénico: se origina por una función del corazón. Esto sucede cuando corazón no es capaz de bombear suficiente sangre al cuerpo, lo que repercute en un aumento de la presión en las venas pulmonares y/o los capilares (presión hidrostática) de los 8 mmHg a 25 mmHg. Tras este proceso el líquido de los vasos sanguíneos sale a los intersticios y a los alvéolos.

También el edema pulmonar cardiogénico es con frecuencia generado por la insuficiencia crónica del ventrículo izquierdo, a causa de la insuficiencia de la válvula cardiaca (valvulopatías) o al estrés a largo plazo que se genera por la hipertensión arterial.

Edema pulmonar no cardiogénico: Cuando se presenta un edema pulmonar por causas no cardiogénicas existen otros agentes que intervienen:

– Las lesiones en las paredes de los capilares.
– Una disminución de la presión oncótica.
– Una disminución relativa de las proteínas en plasma con reducción de la presión oncótica.
– El mal de altura, que se genera por la diferencia entre la presión atmosférica y la

 

Síntomas del edema pulmonar

Los síntomas en relación al edema pulmonar, en cada estadio del edema se manifiestan diferentes síntomas que van desde malestar hasta tener dificultad para respirar y una respiración superficial y agitada. Por lo general las personas afectadas intentan elevar el tronco, padecen de tos a menudo y puede que expectoren una sustancia blanquecina y espumosa.

El pulso suele acelerarse mucho. Ala falta de oxígeno se genera la cianosis, que consiste en la coloración azul de los labios y zonas acras. En estadios muy avanzados la respiración es característica (estertores).

 

Diagnóstico del edema pulmonar

Frente a un edema pulmonar, el diagnóstico consiste en la exploración física del paciente. Los signos de alerta de edema pulmonar son la respiración agitada y el ritmo cardiaco acelerado (taquipnea y taquicardia), además de la tos y la cianosis.

Otro método utilizado son las radiografías, estas sirven especialmente para el diagnóstico de edemas pulmonares intersticiales difíciles de apreciar. En ciertos casos, la tomografía computarizada (TC) puede ser requerida y a la vez útil, pero por lo general no es necesaria.

Si el diagnóstico del edema pulmonar es positivo, es necesario encontrar las causas que originan la enfermedad. El electrocardiograma (ECG) puede exponer arritmias cardiacas o un ataque al corazón. Una ecografía del corazón puede revelar el desempeño de éste. Es a través de un análisis de gases en sangre que se puede estudiar el grado de deficiencia de oxígeno. También se puede requerir de análisis de sangre o pruebas de la función renal.

 

Tratamiento del edema pulmonar

Cuando se presenta un edema pulmonar y es considerado agudo se precisa de un tratamiento médico intensivo.

Es recomendable que en todo momento se mantenga el tronco erguido y las piernas en posición hacia abajo. Para ayudar a la respiración, esta se puede mejorar mediante la introducción de oxígeno (O2) a través unas gafas nasales. En estadios avanzados de la enfermedad es preciso realizar una ventilación con presión positiva.

El tratamiento farmacológico es indicado directamente a las causas que generan el edema. Cuando se da insuficiencia cardiaca ventricular izquierda, es necesario la administración de fármacos intravenosos que potencian la contracción del corazón y diuréticos.

En casos donde la causa del edema pulmonar se deba a productos tóxicos se recurre al empleo de glucocorticoides, ya sea por inhalación o por aplicación intravenosa. Para disminuir la sensación de ahogo que pueda presentar el paciente, en ocasiones se utiliza morfina.

Mientras tanto cuando el edema pulmonar se asocia a una enfermedad renal que interviene en la acumulación de líquido, se debe proceder a la hemofiltración y/o diálisis.

 

Evolución del edema pulmonar

En situaciones donde el edema pulmonar crónico no es tratado, el estado general del paciente tiende a complicarse con el tiempo. Si se origina un edema pulmonar es reflejo que la enfermedad que lo ha originado no está bien controlada.

Unas de las complicaciones de un edema pulmonar que no se trate correctamente puede ser la neumonía. En situaciones donde se presente una insuficiencia ventricular izquierda aguda, puede ser una urgencia vital en poco tiempo. Razón por la cual es requerida una atención médica intensiva.

 

Prevención del edema pulmonar

El edema pulmonar únicamente se puede prevenir de manera indirecta, esto consiste en prevenir las enfermedades que lo originan y tratándolo tempranamente y de manera efectiva.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *