Alimentos Carbonizados

Alimentos Carbonizados

Los alimentos carbonizados conllevan menos cantidad de nutrientes e implican riesgo más de cáncer, todo por el hecho de dejar carbonizar los alimentos.

Referente a tal situación, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha manifestado su concluyente teoría de que la acrilamida presente en los alimentos; que se trata de una sustancia química que puede desencadenarse durante la alta temperatura durante el proceso de la cocción, incrementa considerablemente el riesgo de padecer cáncer.

Dicha sustancia química puede tener origen en los alimentos cuando estos son sometidos a procesos de cocción con altas temperaturas, este proceso de formación inicia cuando los alimentos están dorados. “En términos generales se sabe que es prácticamente imposible el hecho de poder eliminar integralmente la acrilamida en la dieta, por lo tanto se recomienda al consumidor cambiar sus hábitos de cocinar habituales, tomando en cuenta la importancia de ser más selectivos con los ingredientes y además el poder incluir más diversidad de productos en la dieta”, aconseja la agencia.

De acuerdo a la agencia, los estudios han podido demostrar que la acrilamida puede dañar el ADN y provocar cáncer, por lo que lo más ideal erradica en no quemar el alimento, basta con dorar el alimento ligeramente o bien ejecutar otros métodos de cocción como ser el hervir, cocer al vapor y saltear.

Estudios desarrollados en el año 2007, relaciono la acrilamida específicamente con el desarrollo de varios tipos de cáncer, entre los cuales se menciona el de ovario, mamas y endometrio. Las mujeres especialmente afectadas por los resultados negativos de lo que es denominada como una de las potencialmente peligrosas sustancias químicas cancerígenas, probablemente se traten de las postmenopáusicas no fumadoras.

Entre tanto, dicha peligrosa sustancia neurotóxica no se asocia únicamente al desarrollo del cáncer. Existe una serie de estudios que además la asociaron directamente a la acrilamida con determinado tipo de daños neurales y además de otros efectos neurotóxicos. Además los estudios señalan que la sustancia puede afectar de manera mucho más específica a los niños.

Para evitar tales efectos, los especialistas de la salud, aconsejan a todas las personas en general, evitar el consumo de alimentos fritos, y su vez también el tostar o cocinar prolongadamente determinados productos, culminando en el punto de dorarlos o ennegrecerlos. De tal forma, tampoco es bueno ni aconsejable congelar los productos con el fin de freírlos posteriormente, ya que este hecho puede resultar en la generación de un mayor nivel de producción de acrilamida.

Por otra parte, para minimizar los niveles de producción de acrilamida en alimentos fritos, se recomienda remojar tales alimentos por un periodo de tiempo de unos 30 minutos, antes de llevarlos a freír. Esto puede ejecutarse con las papas fritas; el proceso consiste en pelarlas, dejarlas en remojo aproximadamente una media hora, y posteriormente freírlas hasta un punto en el que no lleguen a dorarse demasiado.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *