MENUMENU

Leucemia

Leucemia
Leucemia
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto

La leucemia significativa de cáncer de la sangre, se refiere a una enfermedad parcialmente poco habitual en relación con otros patrones de cáncer, como ser el cáncer de mama, el de próstata o el de colon. Los tratamientos que actualmente se emplean posibilitan curar la leucemia en la mayoría de los casos.

La leucemia por otra parte, se trata una enfermedad cancerígena propia del sistema productor de sangre. Esta patología se caracteriza por desarrollarse con los siguientes síntomas:

– Cansancio.
– Palidez.
– Propensión a las infecciones.
– Propensión a las hemorragias.

La leucemia es representativa ya que existe un aumento exorbitante de glóbulos blancos/leucocitos, en la médula ósea. Respecto al diagnóstico, por lo general, los médicos lo dictaminan a través de un análisis de sangre y para clasificar catalogar la variante de leucemia manifestada, es preciso extraer una muestra de médula ósea, lo que se define como biopsia de la médula ósea. En tales condiciones, se clasifican cuatro patrones de leucemia – cáncer de la sangre:

– Leucemia linfoblástica aguda (LLA): se desarrolla especialmente en los niños. Se manifiestan síntomas neurológicos como parálisis. En relación al tratamiento es preciso la quimioterapia en algunos escenarios se emplea combinada con radioterapia. El 80% de todos los casos resuelven completamente.

– Leucemia mieloide aguda (LMA): este patrón de leucemia se origina de las células mieloides inmaduras. La LMA tiende a desarrollarse especialmente en adultos.

– Leucemia mielógena crónica (LMC): los granulocitos, subtipo celular de los glóbulos blancos, se proliferen desmesuradamente en la LMC. Si la LMC continúa hacia la fase aguda, se genera la llamada crisis blástica. Una característica representativa de la LMC es el denominado cromosoma Filadelfia, que se trata de cambio genético que se presenta en más del 90% de los pacientes con LMC.

– Leucemia linfocítica crónica (LLC): los médicos posicionan la LLC entre los denominados linfomas no-Hodgkin. Se presenta por lo general en personas mayores

El cáncer de la sangre es tratado por lo general a través de quimioterapia y el trasplante de médula ósea. Seguido del tratamiento es recomendable realizar un seguimiento periódico.

 

Definición de leucemia

La leucemia, cáncer de la sangre es definida como una enfermedad del sistema hematopoyético o productor de las células sanguíneas, donde se prolifera un determinado patrón de glóbulos blancos leucocitos, de manera desmesurada.

El cáncer de la sangre, de acuerdo a su desarrollo y a su evolución, se clasifica en leucemias agudas y crónicas:

– La leucemia aguda se distingue por el apresurado desarrollo de la enfermedad.
– La leucemia crónica se caracteriza por tomar un curso insidioso. El paciente tarda meses o años en manifestar síntomas graves.

Otra segmentación se realiza con base al grado de madurez, en referencia a las células maduras e inmaduras, y la descendencia de los leucocitos multiplicados excesivamente:

– Leucemia mieloide: los leucocitos degenerados se originan del tejido de la médula ósea.
– Leucemia linfocítica: las células de leucemia surgen por el empeoramiento maligno de otra familia de células, denominados linfocitos.

En relación a la clasificación, en la leucemia o bien cáncer de la sangre, se pueden segmentar cuatro formas:

– Leucemia linfoblástica aguda (LLA).
– Leucemia mieloide aguda (LMA).
– Leucemia mielógena crónica (LMC).
– Leucemia linfática crónica (LLC).
– Leucemia linfoblástica aguda (LLA).

 

Causas de la leucemia

Las causas de la leucemia denominada a su vez como cáncer de la sangre, no están establecidas ni definidas. No obstante, si se consideran determinados factores de riesgo que han sido comprobados, de los cuales se cuentan con los siguientes:

– Irradiación radioactiva y rayos X.
– Productos químicos como ser los disolventes (benceno, por ejemplo) o pesticidas.
– determinados medicamentos: agentes citostáticos que suprimenel sistema inmune.
– Defectos en el sistema inmunológico.

Por otra parte, entre las leucemias relacionadas a causas genéticas se cuenta con la leucemia mielode crónica. También el tabaquismo cuenta con una participación entre los factores de riesgo, además de la nicotina, específicamente en las infecciones virales el virus de la leucemia de células T humanas, puede modificar décadas después y provocar la rara leucemia de células T humanas.

 

Síntomas de la leucemia

En relaciona a la sintomatología, es importante destacar que cada caso es especial, no obstante y por lo general la leucemia – cáncer de la sangre, tiende a desarrollarse con los siguientes síntomas:

– Cansancio.
– Decaimiento.
– Fiebre.
– Sudores nocturnos.
– Pérdida de peso.
– Carencia de apetito.
– Propensión a infecciones.

La enfermedad se caracteriza además por disminuir el número de células vitales, la producción de células sanguíneas normales (glóbulos rojos, blancos y plaquetas). A causa de la falta de plaquetas (trombocitos), la coagulación de la sangre disminuye y existe una elevada tendencia a las hemorragias.

Los signos más comunes son hemorragias nasales, puntos sangrantes en la piel y hematomas posteriores de lesiones inofensivas.

 

Diagnóstico de la leucemia

En la leucemia, definido también como cáncer de la sangre, el diagnóstico consiste en proceder a la realización de un análisis de sangre. Dicho análisis de sangre incluye el denominado recuento sanguíneo diferencial, con el fin de examinar los diversos componentes de la célula, entre otros, bajo el microscopio y cuenta las diferentes células sanguíneas. Las alteraciones analíticas y los síntomas especificados por el paciente hacen énfasis en la sospecha de leucemia. La ratificación del diagnóstico se lleva a cabo con una biopsia de la médula ósea.

 

Tratamiento de la leucemia

Por lo general contra la leucemia, la quimioterapia es el tratamiento en primera base en el mayor número de los casos, además los medicamentos que se administran se definen como citostáticos. Las citotoxinas inhiben el crecimiento y la proliferación de células cancerosas.

Por otra parte, la radioterapia combinada con la quimioterapia, es recomendable en el tratamiento de determinadas leucemias.

En determinados patrones de leucemia – cáncer de la sangre, se comienza a emplear nuevos métodos terapéuticos, gracias a las mejoras en los ensayos clínicos, entre los que se incluyen, el interferón alfa.

 

Evolución de la leucemia

La evolución de la leucemia es variable, por ejemplo, en el caso de las leucemias agudas se desarrollan rápidamente y se presentan de síntomas severos, mientras tanto que los modelos de leucemias crónicas se desarrollan apaciblemente y poco a poco.

A causa que la leucemia incurre en el debilitamiento del sistema inmunológico, pueden presentarse complicaciones desprendidas del alto riesgo de infecciones con el que cuentan los pacientes. Es normal que los pacientes con leucemia sean susceptibles a las infecciones. Esto sucede en todas las formas de leucemia.

 

Prevención de la leucemia

Hasta hoy en día no se conoce ninguna medida específica y establecida en la que pueda ser posible prevenir la leucemia – cáncer de la sangre. Por otra parte, no existe probabilidad de detección temprana.

Con el propósito de mitigar el riesgo de cáncer, es preciso tener cuidado con los contaminantes químicos, especialmente con el benceno y sustancias que incluyen benceno. Es aconsejable mantener una buena calidad de vida, una alimentación saludable, realizar ejercicio y evitar el tabaco y el alcohol.

Además de evitar la radiación ionizante, por ejemplo, los rayos X, ya que se considera un factor de riesgo.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *