Patatas Embolsadas

Valore esta información

Las patatas fritas de bolsa incluyendo además las patatas caseras, probablemente podrían ser contenedoras de una sustancia cancerígena que es denominada como glicidamida, de acuerdo a las declaraciones realizadas por científicos de la Universidad Técnica de Múnich (TUM, en alemán).

Hasta hoy en día se mantenía la teoría de que la glicidamida era obtenida por el cuerpo al metabolizar el hígado la acrilamida, que está al unísono, es otra sustancia química que se encuentra presente en las patatas fritas y además en otros productos que han sido fritos a temperaturas elevadas.

De tal forma que la acrilamida, esta sustancia que supone ser una sustancia cancerígena, puede lograr emerge partiendo del hecho de que el aceite supere los 120 grados centígrados, sin embargo las concentraciones potencialmente peligrosas se estima que tienen origen a partir de los 180 grados.

Todo radica en dorar, y no en carbonizar. Los científicos implicados en los estudios e investigaciones, analizaron diez tipos de patatas fritas de bolsa o bien definidas como «chips», tres tipos de patatas listas para freír y también incluyeron patatas fritas al estilo casero-, lograron detectar glicidamida en concentraciones que oscilan entre los 0,3 y los 1,5 microgramos por kilogramo, entre tanto que las concentraciones de acrilamida eran de 300 a 600 microgramos por kilo.

No obstante y a pesar de la diferencia de las cantidades, los científicos han analizado y sometido a evaluación, que la presencia de la glicidamida es considerablemente y potencialmente más peligrosa para la salud humana que la de la acrilamida. Incluso, entre el cumulo de estudios llevados a cabo, uno de ellos elaborado por científicos de la Universidad de Kariserslautern, manifestó que hasta los niveles más nimios de glicidamida han logrado provocar mutaciones a nivel celular en animales.

Los expertos referente al tema, aconsejan que de igual manera que en el caso de la acrilamida, cocinar con temperaturas más moderadas, sosteniendo siempre el emblema de «dorar y no carbonizar» los alimentos, con tiempos de fritura estrechos y no que estos no superen a los 175 grados.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *