Lisina

Valore esta información

La Lisina forma parte de los aminoácidos esenciales, los cuales son fundamentales para nuestro organismo y se les puede obtener atreves de alimentos ricos en proteínas que integran un alto contenido de aminoácidos.

La Lisina se encuentra en altas concentraciones en la musculatura, esta a su vez estima la liberación de la hormona del crecimiento; esto ha hecho que se utilice sola o combinada con otros aminoácidos, en el niño se usa para estimular el crecimiento y en ancianos para retrasar el envejecimiento.

Desempeña un papel esencial en la absorción del calcio, en la construcción de las proteínas musculares, en la recuperación de las intervenciones quirúrgicas o de las lesiones deportivas, en la producción de hormonas, enzimas y anticuerpos.

 

Funciones de la Lisina en el organismo

– Retrasa el envejecimiento.
– Ayuda a equilibrar los niveles de nitrógeno.
– Ayuda a sintetizar, junto a la vitamina C, el aminoácido carnitina.
– Ayuda en el tratamiento del herpes simple labial.
– Mejora la función inmunológica.
– Asegura la absorción y distribución del calcio.
– Favorece la producción de anticuerpos.
– Es fundamental en el desarrollo infantil estimulando el crecimiento.
– Recuperación de las intervenciones quirúrgicas.
– Mejora la función gástrica.
– Construcción de todas las proteínas musculares.
– Mejora el daño que la glucemia causa en los ojos.
– Participa en la síntesis del colágeno.
– Colabora en la reparación celular.
– Junto a la vitamina C, puede ayudar a retrasar o impedir las metástasis cancerosas.
– Participa en el metabolismo de los ácidos grasos, si es mezclado con L-carnitina.

 

La falta de Lisina en el organismo puede provocar

– Anemia.
– Trastorno del crecimiento.
– Pérdida de peso.
– Trastorno del metabolismo de los lípidos.
– Mala absorción y distribución del calcio.
– Falta de apetito.
– Falta de concentración.
– Cambios de humor.
– Alteración en el correcto desarrollo infantil.
– Alteraciones gástricas.
– Alteraciones del colágeno.
– Deficiencia en la capacidad de respuestas inmunológicas.

 

Alimentos ricos en Lisina

ORIGEN ANIMAL: carnes rojas, cerdo, aves, pescado, quesos en especial parmesano, huevos.

ORIGEN VEGETAL: alcaravea, algarroba, altramuz, amarato, arroz integral, berros, cereales integrales, espárragos, espinacas, frijoles, kiwicha, legumbres, lentejas, levadura de cerveza, nuez de la india, quínoa, soja, vegetales

 

Enfermedades en las cuales el uso de Lisina puede ser aconsejable

Piel dermatológica: acné, dermatitis atópica, herpes, heridas, quemaduras.

Trastornos del metabolismo: exceso en colesterol y triglicéridos.

Traumatología/Reumatología: artrosis, esguinces, lumbago, osteoporosis, oncología ósea, raquitismo.

Otros: Anemia, arteriosclerosis, cáncer, infecciones, envejecimiento, falta de apetito, infecciones microbianas, pérdida de peso, retinopatía diabética, herpes simple, trastorno de la concentración, trastorno del crecimiento.

 

Precauciones y datos a tener en cuenta con el consumo de la Lisina

Los requerimientos nutricionales son de 1,5 g al día.

Las personas con afecciones hepáticas o renales no deben ingerir grandes cantidades de aminoácidos sin las recomendaciones de un profesional de la medicina.

Junto a las vitaminas C y E se convierte en un potente antioxidante.

Incrementa su absorción en el organismo la vitamina B6

Para una mejor absorción es mejor consumirlo con el estómago vacío.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *