MENUMENU

Vaginitis

Vaginitis
Vaginitis
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto

La inflamación de la vagina, también definida con los términos vaginitis, colpitis, se refiere a una enfermedad con un alto número de concurrencia, propia de los órganos sexuales femeninos. En esta enfermedad resalta la característica de que la vagina se inflama a causa de diferentes agentes patógenos que intervienen y a su vez por la destrucción del mecanismo de defensa de la mucosa vaginal.

Comúnmente, la vagina de una mujer que se define como sexualmente madura, se encuentra protegida contra infecciones por el propio entorno vaginal, lo que implica un pH medio de aproximadamente 4, y una mucosa que no presenta alteraciones. En caso que el mecanismo de protección de la vagina se encuentre destruido, es una punto favorable para los patógenos, ya que estos pueden producir una vaginitis – colpitis. Las bacterias y los hongos son los factores responsable que con más frecuencia intervienen en la inflamación de la vagina. Su transmisión por lo general puede darse en el acto de las relaciones sexuales y por tal razón, la inflamación de la vagina se apunta dentro de las enfermedades de transmisión sexual.

Uno de los síntomas de carácter protagonista de una inflamación de la vagina, se trata del flujo abundante. En ocasiones puede estar complementado por dolores y picores o prurito en la vagina. Una vaginitis se puede diagnosticar cuando se lleva a cabo una exploración, observando los cambios que se manifiestan en la mucosa.

Para determinar un tratamiento apropiado contra una colpitis, es importante que se establezca de acuerdo al correspondiente patógeno responsable de su causa. En ciertos casos ocasiones es aconsejable que además la pareja de la afectada por una inflamación de la vagina también pueda someterse al tratamiento.

En relaciona a las niñas, la inflamación vaginal suele ser bastante infrecuente; únicamente se le atribuye a casos especiales en el que además de encontrarse afectada la vagina, también por lo general tienden a estarlo los órganos sexuales externos , en tal caso la vulva, por lo que se determina una vulvovaginitis.

El tratamiento frente a la inflamación de la vagina en niñas se condiciona en relación a la edad de la niña. En las niñas más pequeñas lo más aconsejable es mejorar la higiene corporal, incorporar por ejemplo baños de asiento, con antisépticos como el permanganato potásico, hacer uso de cremas antibacterianas y ocasionalmente recibir un tratamiento determinado como en el caso de la infección por Cándida. Tanto en las adolescentes, como en la mujer adulta, el tratamiento está dirigido y especializado a cada caso en específico y cada agente patógeno en especial.

 

Definición de la vaginitis (Inflamación de la vagina, colpitis)

Una inflamación de la vagina, que además emplea los términos vaginitis, colpitis, deriva en una enfermedad infecciosa de la vagina: el término colpitis proviene del griego kolpium, vagina, y entre tanto la palabra vaginitis del latín vagina, con el mismo significado. El sufijo -itis es un indicativo de una inflamación del órgano afectado.

La inflamación de la vagina – vaginitis, colpitis, refiere a una de las causas con más incidencia y una de las casusas más comunes de enfermedades en los órganos sexuales femeninos; en general casi todas las mujeres se han visto aquejadas por la infección al menos una vez en su vida.

 

Causas de la vaginitis (Inflamación de la vagina, colpitis)

En una inflamación de la vagina – vaginitis, colpitis), sus causas se originan de un trastorno del mecanismo de defensa natural de la propia vagina.

Como detonante y productor de la destrucción del mecanismo de defensa de la vagina y la posterior inflamación, se determina la existencia de numerosos patógenos. Entre las causas probables de destrucción del mecanismo de defensa se enlistan las siguientes:

– Los antibióticos.
– La influencia de objetos o mecanismos, como ser la utilización de tampones o métodos anticonceptivos, diafragmas, incluyendo las relaciones sexuales.
– Situaciones que alteran el suministro de oxígeno por la sangre.
– La falta de estrógenos.
– La sangre de la menstruación.
– La mucosa alcalina del cuello uterino.
– Diabetes mellitus, lo que difiere de niveles de glucosa en la sangre elevados.

En caso que el entorno de la vagina o la mucosa se encuentre destruido por una de estas causas, puede abrir camino a la entrada de diferentes patógenos y desarrollar una inflamación de la vagina, entre los patógenos se pueden citar:

– Bacterias.
– Los gonococos.
– Clamidias.
– Gardnerella vaginalis.
– Micoplasmas.
– El parásito Trichomonas vaginalis.
– Hongos.
– Virus.

 

Síntomas de la vaginitis (Inflamación de la vagina, colpitis)

El síntoma más representativo y típico de la inflamación de la vagina se trata del flujo que desprende la misma, lo que se define y se conoce como el flujo vaginal. Dicho flujo es un líquido que se esparce de manera anormal y que de acuerdo a su composición puede reflejar un aspecto acuoso, mucoso, purulento, espumoso, grumoso o sanguinolento y por otra parte puede ir complementado de un desagradable olor.

Entre otros síntomas probables de la vaginitis, se presentan los dolores durante el acto de relación sexual. En ocasiones, las mujeres con una inflamación de la vagina tienden a experimentar dolores generados por picores en la vagina, sin tener objeto determinado introducido en ella, y puede manifestarse prurito en el área.

 

Diagnóstico de la vaginitis (Inflamación de la vagina, colpitis)

Para tales casos de una inflamación de la vagina – vaginitis, colpitis, el diagnóstico como regla general y en primera instancia se realiza a través de la exploración vaginal. Para esclarecer aún más el diagnóstico y determinar qué patógeno es el causante responsable de la inflamación de la vagina, el ginecólogo procede a tomar un frotis de la mucosa vaginal y del cuello uterino. Por otra parte, es fundamental determinar qué alteraciones o modificaciones en el entorno vaginal y en la mucosa han dado lugar a que produzca la infección.

 

Tratamiento de la vaginitis (Inflamación de la vagina, colpitis)

En tales casos, el tratamiento emplease contra una inflamación de la vagina – vaginitis, colpitis, se encuentra condicionado del patógeno que es responsable y causante de dicha inflamación en la vagina. Los remedios más útiles y empleados contra una inflamación bacteriana de la vagina, se trata de los antibióticos, entre tanto, al tratarse de tratamientos frente a una infección fúngica, se utilizan los antimicóticos. Por otra parte, como tratamiento alternativo a una colpitis, se encuentran los antisépticos.

De acuerdo al patógeno de la inflamación de la vagina, el tratamiento puede radicar en ser local y el cual consiste en supositorios especiales, cremas vaginales con medicamentos, tratamiento con medicamentos en forma de comprimidos o inyectables. Tras encontrase erradicado el patógeno causante y responsable de la vaginitis, lo siguiente consiste en restablecer el entorno vaginal normal y tratar de que la mucosa se mantenga integra. Los tratamientos que se emplean para tal efecto incluyen lactobacterias y estrógenos.

 

Evolución de la vaginitis (Inflamación de la vagina, colpitis)

Una inflamación de la vagina – vaginitis, colpitis, es caracterizada además por implicar una evolución sin complicaciones y esta presenta un pronóstico favorable de curación si se emplea un tratamiento acertado.

Las complicaciones que pueden desarrollarse suceden cuando una inflamación de la vagina en una etapa avanzada, agrede al cuello uterino, en dichas situaciones puede manifestarse una inflamación del cuello uterino, lo que abre brecha a una inflamación de las trompas de Falopio y los ovarios – anexitis.

 

Prevención de la vaginitis (Inflamación de la vagina, colpitis)

La medida de prevención contra una inflamación de la vagina – vaginitis, colpitis, radica en evitar las infecciones. Es fundamental que como medida primordial de prevención se utilice siempre preservativos y además le sostener una higiene íntima apropiada.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *