Zika

Zika
Zika
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto[s]

La enfermedad del Zika está asociada por las picaduras de los mosquitos de la familia Aedes. La enfermedad del Zika se trata de una infección vírica provocada por el virus del Zika que se transmite por mencionadas picaduras.

La enfermedad del Zika emergió en los seres humanos en 1952, donde se registraron primeros casos. Desde entonces hasta la fecha se han manifestado brotes epidémicos en zonas de África, América, Asia y en el Pacífico.

Hoy en día no existen acepciones, puesto que prácticamente todos los países de Sudamérica se ha registrado un aumento preocupante de casos de la enfermedad del Zika, que ha despertado las alertas en autoridades sanitarias. Por tal razón la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado situación de emergencia de salud pública internacional por el alcance de la epidemia. Debido a tales circunstancias de emergencia, se trabaja en encontrar una respuesta internacional coordinada.

La enfermedad del Zika no tiende hacer una enfermedad grave y se caracteriza por no presentar complicaciones. No obstante, existe la posibilidad de que se manifiesten complicaciones neurológicas y trastornos autoinmunes asociados con la infección por el virus.

La típica sintomatología de la infección del Zika es fiebre leve, dolor en las articulaciones, erupciones cutáneas, conjuntivitis y molestias generales. Se estima que no todas las personas infectadas por el virus del Zika tienden a manifestar síntomas.

Hasta el día de hoy no existe ningún tratamiento establecido y especifico, las acciones terapéuticas se enfocan especialmente a aliviar y combatir los síntomas como la fiebre y el dolor.

En epidemias recientes de la enfermedad del Zika, especialistas han observado un elevado número de casos de microcefalia en recién nacidos asociados con una posible infección por el virus en el momento del parto o bien durante el embarazo. Además se ha identificado un aumento de casos de síndrome de Guillain-Barré (SGB). Actualmente no existe evidencia científica determinativa que asocie el virus del Zika con las anomalías neurológicas y/o autoinmunes en los recién nacidos, la OMS y las autoridades sanitarias aconsejan en especial a las mujeres embarazadas tomar seriamente y extremadamente las precauciones frente a la situación, no viajar a zonas de riesgo de contagio y posponer un futuro embarazo hasta que se logre un control de la enfermedad para evitar riesgos.

 

Definición de la enfermedad del Zika

La enfermedad del Zika se caracteriza por ser una enfermedad vírica, esta enfermedad es causada directamente por el virus del Zika. El virus del Zika se transmite por un mosquito de la familia Aedes infectado previamente por el virus y que desempeña su papel como vector.

Específicamente en 1947 se determinó por primera vez el virus Zika en un grupo de monos en Uganda, específicamente en los bosques de Zika. Los brotes en humanos se registraron en 1952, desde 1952 hasta la fecha, se han registrado brotes de la enfermedad por este virus en África, las Américas, Asia y el Pacífico.

Se estima que los actuales brotes del virus del Zika se deben a una la movilidad geográfica de las personas ya que el mosquito Aedes aegypti solo se localiza en zonas tropicales. Independientemente de lo anterior, se estima que existen otros tipos de mosquitos que habitan en Europa que también pueden desempeñar su papel como vector.

 

Causas de la enfermedad del Zika

La causa principal de la enfermedad del Zika, es el virus del Zika que es transmitido por la picadura del mosquito Aedes aegypti. Este mosquito integra la misma familia de mosquitos que transmiten otras enfermedades tales como el dengue, la fiebre amarilla o la fiebre de Chikungunya.

Otras rutas de transmisión del virus son por vía placentaria durante el embarazo y también en el momento del parto, en caso que la madre está infectada en preciso momento y exista la presencia del virus en la sangre.

Además, se ha logrado identificar la presencia del virus del Zika en el semen, razón por la cual se sustenta la teoría que el virus del Zika también se podría transmitir por vía sexual y sanguínea, aunque estos casos son bastantes escasos.

 

Síntomas de la enfermedad del Zika

La sintomatología del Zika suele ser bastante similar a la de otras enfermedades como el dengue o la fiebre del Chikungunya, por ejemplo. Frente a la enfermedad del Zika, no todos los pacientes tienden a sufrir síntomas. De acuerdo a estadísticas de la OMS, solo una de cada cuatro personas infectadas por el virus del Zika presenta los síntomas de la enfermedad.

Por lo general los síntomas más representativos son los siguientes:

– Fiebre leve.
– Enrojecimiento de ojos y conjuntivitis.
– Erupciones en la piel, por lo general aparecen en primera instancia en la cara para luego propagarse por el resto del cuerpo.
– Dolor en las articulaciones.
– Malestar general.
– Dolor de cabeza o vómitos.

Por lo general los síntomas se tienden a reflejarse a los pocos días tras la infección por el virus, y estos síntomas tienden a permanecer en el afectado de dos a siete días.

 

Diagnóstico de la enfermedad del Zika

Por lo general para establecer un diagnóstico certero en relaciona a la enfermedad del Zika, es necesario prestar atención a la sintomatología del paciente. También es preciso pautar pruebas de laboratorio las cuales ayuden a determinar la presencia del virus en la sangre o de anticuerpos específicos.

En muchos casos la enfermedad del Zika puede pasar desapercibida ya que esta puede aparecer sin presentar síntomas, por ende es estas situaciones no se llegue a establecer un diagnóstico.

Es importante recurrir al médico en caso de vivir o de haber viajado a una zona endémica y posteriormente se manifiesten los síntomas asociados con la enfermedad del Zika.

 

Tratamiento de la enfermedad del Zika

Hasta hoy en día no se cuenta con un tratamiento específico y especial para tratar la enfermedad del Zika y tampoco existe la posibilidad de una vacuna.

Por tales razones, el tratamiento gira alrededor de tratar y combatir la sintomatología ocasionada por la infección vírica.

Por lo general los síntomas manifestados por la enfermedad del Zika suelen ser leves pueden ser molestos. Por tal razón, en el caso de la fiebre y el dolor suelen ser suficientes analgésicos comunes como el paracetamol. En los síntomas como las erupciones cutáneas puede ser preciso un tratamiento con antihistamínicos.

Como parte del tratamiento también se recomienda reposo absoluto y la ingesta abundante de líquido.
En situaciones de afectados donde los síntomas no remitan o se presenten complicaciones de cualquier tipo es necesario y recomendable visitar al médico con urgencia.

 

Evolución de la enfermedad del Zika

La enfermedad del Zika también se caracteriza por no tratarse de una enfermedad grave, razón por la cual su evolución tiende a ser buena y la enfermedad se resuelve sin complicaciones.

Únicamente en casos extremadamente raros pueden desarrollar complicaciones. Se han registrado un número reducido de casos de afectación neurológica en adultos asociada con la infección por el virus del Zika.

Los especialistas y expertos en el tema estiman que la infección puede generar alteraciones neurológicas y trastornos autoinmunes, aunque no existe confirmación científica. Además la microcefalia en los recién nacidos es la complicación congénita más observada, incluyendo un aumento de casos de síndrome Guillain-Barré.

 

Prevención de la enfermedad del Zika

La prevención primordial se basa en evitar las picaduras del mosquito transmisor del virus. Las medidas de prevención se dictan de la siguiente manera:

– Vestir prendas que cubran la mayor parte del cuerpo.
– Utilizar mosquiteras para dormir y proteger las entradas de la casa.
– Utilizar repelentes de mosquitos eficaces y autorizados.
– Evitar el agua estancada en el hogar (depósitos de agua, estanques, lavaderos, cuencos con agua…)

Especialmente en mujeres embarazadas o en aquellas mujeres que están planeando un embarazo es aconsejable no viajar a los lugares en los que habita el mosquito para mitigar los riesgos de contagio. También como medida de prevención, las autoridades sanitarias de algunos países aconsejan posponer el embarazo hasta que la epidemia se encuentre bajo control y no existan riesgos para el futuro bebé.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *