MENUMENU

MAGNESIO

Valore esta información

El Magnesio es un mineral esencial que nuestro cuerpo necesita para cumplir con ciertas funciones que son indispensables en el organismo, el Magnesio también se encarga de regular la disponibilidad de otros minerales, este trabaja junto al calcio, fosforo, cloruro de sodio y azufre.

Nuestro cuerpo necesita una cantidad superior a los 100 mg al día para cumplir bien con todas sus funciones, es un mineral muy abundante en la corteza terrestre y en el cuerpo humano, esta forma parte de numerosos compuestos mayormente oxidados y sales. El Magnesio representa el 0.05 % del peso total, el 60 % de las necesidades diarias se depositan en los huesos, el 28 % en los órganos y músculos y el 2 % restante en los líquidos corporales. Su excreción es mediante la vía intestinal y renal.

El magnesio principalmente se encarga de distribuirse en todos los tejidos principalmente en huesos y músculos, también participa en la trasmisión de impulsos nerviosos, contracción y relajación de músculos, trasporta oxígeno a nivel tisular y participa activamente en el metabolismo energético.

Llevar una dieta rica en proteínas, calcio, vitamina D ayuda a incrementar la necesidad de Magnesio en nuestro organismo. También podemos decir que no se recomienda el uso de suplementos para ingesta necesaria que nuestro cuerpo necesita en aportes de Magnesio.

 

Función del Magnesio en nuestro organismo

– Este se encarga de cumplir con más de 300 procesos químicos que se encargan de aportar beneficios a nuestra salud y la función de esquelética básica.
– Mejora las funciones intestinales ayudando en la evacuación regular de las heces.
– Actúa como un relajante muscular para nuestros huesos previniendo los calambres.
– Posee efectos anti estrés.
– Ayuda a distribuir minerales a través de las membranas celulares.
– Estabiliza las cadenas de ADN y ARN, esto permite la correcta regeneración celular, además que evita que se den mutaciones y también el aparecimiento de células cancerígenas
– Tiene un efecto interventor en los procesos de producción de neuromoduladores y neurotransmisores que se encargan de permitir que la información pueda viajar en forma de impulsos nerviosos a través del cuerpo y este pueda moverse.
– Participa en la producción de energía.
– Ayuda a controlar la temperatura corporal.
– Regula el ritmo cardiaco.
– Mantiene normales los niveles de colesterol.
– Ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre.
– Es una fuente de minerales altamente necesaria para la metabolización de calcio, fosforo, sodio, potasio y de la vitamina C en el organismo.
– Ayuda en la interacción y producción de hormonas.
– Ayuda a sintetizar los ácidos nucleicos, grasas y proteínas.
– Ayuda a prevenir los partos prematuros, mantiene el útero relajado.
– Mejora la circulación y el estado nervioso facilitando la audición.
– Disminuye los dolores menstruales.
– Favorece en la conciliación del sueño y la relajación del cuerpo.
– Ayuda a neutralizar los ácidos estomacales.
– Es un soporte para el sistema óseo.
– Mejora los dolores de espalda.

 

La falta de Magnesio en el organismo puede generar

– Debilidad.
– Niveles anormales de calcio y potasio.
– Calambres, espasmos, entumecimiento muscular y temblores.
– Ansiedad.
– Convulsiones epilépticas.
– Debilidad muscular.
– Tics facial.
– Excitabilidad nerviosa.
– Mayor probabilidad de formar depósitos de calcio en los vasos sanguíneos, riñones y corazón.
– Alucinaciones.
– Latidos cardiacos acelerados.
– Insomnio.
– Mayor riesgo de padecer accidentes cardiovasculares.
– Presión arterial alta.
– Arritmias cardiacas.
– Agotamiento prematuro en actividades físicas.
– Estreñimiento.
– Tinitis.
– Fatiga.
– Anorexia.
– Pérdida del apetito.
– Tendencias suicidas.
– Falta de concentración y reflejos.
– Síntomas de esquizofrenia.
– Confusión mental.
– Apatía.

 

Causas que favorecen la deficiencia de Magnesio en el organismo

– Presentar algún tipo de patología relacionada con la absorción del mineral, como inflamación o celiaquía o puede presentar un cuadro clínico diarreico crónico.
– Consumo de fármacos que bloquean la absorción.
– Hipercalcemia.
– Sudor excesivo.
– Personas con problemas de Alcoholismo.
– Mala alimentación, el no consumir alimentos ricos en Magnesio o por un consumo excesivo en una ingesta alimenticia de comidas enlatadas.
– Personas que se realizan Hemodiálisis.
– Personas con problemas de Cirrosis hepática.
– Personas con problemas de Pancreatitis.
– Toxemia del embarazo.
– Personas con problemas de Colitis ulcerativa.
– Delirium tremens.
– Vómitos severos.
– Abuso de diuréticos.
– Acidosis diabéticas.
– Quemaduras.
– Abuso continuo de anticonceptivos.
– Dietas pobres continuas en alimentos que contienen Magnesio.
– Elevado consumo de leche.
– Alteraciones metabólicas.
– Personas sometidas a tratamientos con insulina.
– Personas que padecen síndrome nefrótico.
– Explotación abusiva y continua de los terrenos de cultivos.
– Niveles bajos de calcio.
– Cirugías.

 

Alimentos ricos en Magnesio

ORIGEN ANIMAL: pescados (abadejo, salmón, trucha, sardinas, rodaballo, gallineta nórdica, arenque, bacalao, lija, carpa, coregono, halibut), pollo, pavo.

ORIGEN VEGETAL: repollo, salsifíes, remolacha, verdolaga, maíz dulce, judías verdes, acedera, alcachofas, boniatos, brécol, chirivías, diente de león, guisante en conserva, puerros.

CEREALES: harina de cebada integral, arroz blanco, trigo en grano, arroz en cascara, escanda verde en grano, avena, maíz en grano, cebada, trigo sarraceno, centeno en grano, sémola de avena, cebada perlada, harina de maíz integral, copos de avena integral, harina de trigo integral, harina de centeno integral, harina de escanda verde.

PAN: pan de trigo, pan de centeno, pan de trigo moreno, pumpernickel, pan de centeno integral, pan de centeno moreno.

FRUTAS: zarzamora, bayas de espino amarillo, cerezas en conserva, frambuesa fresca y congelada, frutas de pasión, higos, kiwi, papayas, plátano.

FRUTOS SECOS: sésamo, almendras, pistachos, avellanas, nueces, girasoles.

LEGUMBRES: soja, alubias, garbanzos, lentejas.

 

Requerimiento diario de Magnesio para el organismo

Bebes:
0 a 6 meses: 30 mg / día.
7 a 1 año: 75 mg / día.

Niños:
1 a 3 años: 65 mg / día.
4 a 8 años: 110 mg / día.
9 a 13 años: 240 mg / día.

Adolescentes:
Barón de 14 a 18 años 410 mg / día.
Niña de 14 a 18 años 360 mg / día.

Adultos:
Hombre de 19 a 30 años: 400 mg / día.
Mujer de 19 a 30 años: 310 mg / día.

Adultos mayores:
Hombres de 31 años en delante: 420 mg / día.
Mujeres de 31 años en delante: 320 mg / día.

Mujeres embarazadas:
14 a 18 años: 400 mg / día.
19 a 30 años 350 mg / día.
31 a 50 años 360 mg / día.

Mujeres en estado de lactancia:
14 a 18 años: 360 mg / día.
19 a 30 años 310 mg / día.
31 a 50 años 320 mg / día.

 

Enfermedades en las que se aconseja el uso de Magnesio

Asma.
Enfermedades pulmonares obstructivas.
Fiebre de heno.
Dispepsia.
Estreñimiento.
Acidez estomacal.
Colesterol.
Litiasis renal.
Diabetes tipo II.
Triglicéridos.
Parto prematuro.
Síndrome metabólico.
Artrosis.
Perdida de la audición.
Síndrome de piernas inquietas.
Artritis.
Calcificaciones indebidas.
Espondilo artritis.
Uso de anticonceptivos.
Reuma.
Alcoholismo.
Sinovitis toxica.
Ulceras cutáneas infectadas.
Heridas mal cicatrizadas.
Angina de pecho.
Forúnculos (apósito).
Calambres en el pie
Carbúnculos.
Ataques cerebral.
Erisipela.
Cefaleas en racimo.
Arritmia cardiaca.
Cirrosis hepática.
Prolapso de válvula mitral.
Déficit de la atención.
Taquicardias.
Resistencia física para atletas.
Trastornos cardiacos.
Dolores nerviosos debido al cáncer.
Ansiedad.
Eclampsia durante el embarazo.
Insomnio.
Enfermedad de lyme.
Fobias.
Enfermedad de meniere.
Estrés.
Epilepsia.
Depresión.
Falta de reflejos.
Esclerosis múltiple.
Hipertensión arterial.
Hiperactividad nerviosa.
Histerectomía (dolores posteriores a una cirugía).
Incontinencia urinaria.
Migraña.

 

Precauciones a tener en cuenta con el uso de Magnesio en el organismo

No es muy común que se dé un exceso por Magnesio, el organismo generalmente elimina las cantidades en exceso y este casi siempre se da por una ingesta excesiva de magnesio en suplemento.

Los suplementos de calcio podrían disminuir la absorción de magnesio en la dieta diaria, generalmente se da cuando la ingesta es mayor 2600 mg al día.

Una persona con una deficiencia de Magnesio deben tomar calcio antes de ir a dormir para evitar interferir con la absorción del Magnesio en la dieta durante el proceso de cada comida.

El magnesio al mezclarse con medicamentos para la presión arterial puede bajar la presión arterial alta a niveles muy bajas se recomienda tener cuidado con Ciertos medicamentos para la presión arterial alta los cuales incluye amlodipina, felodipina, verapamil, diltiazem, nifedipina.

El consumo de suplementos de boro puede retardar el proceso de la absorción de magnesio en el organismo y aumentar los niveles de magnesio en la sangre el efecto se muestra más efectivo en las mujeres que han pasado por la menopausia.

El magnesio produce toxicidad especialmente si el consumo de calcio es bajo y el de fosforo es alto ocasionando:

Hipertensión arterial alta, nauseas, problemas cardiacos, diarreas, en casos graves las personas pueden entrar en estado de coma.

El cuerpo regula los niveles de Magnesio en la sangre al movilizar el potasio hacia adentro y hacia afuera de las células, cuando hay una degradación o destrucción de las células, el Magnesio sale de las células hacia la sangre lo cual puede traer consigo efectos secundarios entre los cuales está la hipermagnesemia.

El Magnesio es excretado por los riñones, cualquier daño causado a los riñones que dificulte su trabajo lo cual resulte en un aumento en los niveles de Magnesio.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *