Citomegalovirus

Citomegalovirus
Citomegalovirus
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto[s]

La infección por citomegalovirus, también definida como infección por CMV, se trata de una infección vírica que comúnmente tiende a pasar desapercibida. Especialmente en Europa esta patología afecta aproximadamente alrededor del 50% de la población y es común casi en la mayoría de la población que ningún paciente sano prestar atención y percibir que ha padecido la infección. En personas inmunodeprimidas o recién nacidos, esta patología si es considerablemente una enfermedad grave.

Por ejemplo, en la mayoría de niños contagiados con citomegalovirus en el seno materno nacen sanos. Caso contrario por la infección por citomegalovirus (CMV) durante el embarazo, esta puede ser peligrosa para el feto.

En estas situaciones la embarazada puede llegar a transmitir el citomegalovirus al feto por medio de la placenta. Los adultos se contagian con el citomegalovirus mediante las relaciones sexuales, transfusiones de sangre o trasplantes de órganos. Hasta la fecha no se conoce con exactitud el tiempo de incubación del citomegalovirus, esto significa el tiempo entre la infección y los primeros síntomas presentados de la enfermedad. Los expertos y profesionales en materia consideran que se asienta aproximadamente entre cuatro y doce semanas.

La probable sintomatología de una infección por citomegalovirus en recién nacidos infectados componente una deficiencia mental, sordera, trastornos visuales, inflamación de los pulmones, agrandamiento del hígado y del bazo y anemia. Entre tanto una infección por citomegalovirus en el embarazo puede llegar a originar un parto prematuro. Especialmente en los adultos con un sistema inmunitario con pocos refuerzos, los pulmones, el hígado, los ojos y el tracto gastrointestinal tienden a ser afectados. En situaciones de una inmunodeficiencia extrema, por ejemplo casos de SIDA o trasplantes, el citomegalovirus puede llegar a presentarse de forma mortal.

En cuanto al diagnóstico, el médico detecta la infección por citomegalovirus, en especial por medio de los síntomas presentados y a través la exclusión de otras enfermedades con una sintomatología bastante similar. El CMV también se puede detectar directamente en orina, sangre y muestras de tejido.

En caso de presentar una infección por CMV, el tratamiento a seguir únicamente es requerido en personas que cuentan con un sistema inmunitario debilitado y en embarazadas. A los pacientes inmunodeprimidos y las embarazadas infectadas se les suministra de anticuerpos especiales contra el citomegalovirus, lo que se define como inmunoglobulina anticitomegalovirus.

En cuestión de prevención, para prevenir la infección por citomegalovirus es esencial, especialmente una buena higiene, por ejemplo importante es lavarse las manos frecuentemente. Por los momentos no existe ninguna vacuna contra el CMV.

 

Definición de la infección por citomegalovirus

El termino infección por citomegalovirus es representativo de una enfermedad infecciosa que es provocada por el citomegalovirus (CMV). Se estima que en Europa existe aproximadamente alrededor de un 50% de la población infectada con el virus, mientras tanto en los países en desarrollo se encuentra por encima del 90%. Las enfermedades que son provocadas por el citomegalovirus especialmente durante el embarazo pueden ser considerablemente peligrosas y de riesgo para el feto.

 

Causas de la infección por citomegalovirus

Los citomegalovirus (CMV) integran al grupo de los virus del herpes. Se habla de pequeñas partículas de las cuales la información genética es manifestada en forma de ADN, se definen como AND virus.

El virus se extiende a través de fluidos, de los cuales se encuentran:

– El esperma.
– La saliva.
– La orina.
– La sangre y componentes de la sangre.

Además los trasplantes de órganos se consideran un riesgo de transmisión. El trasplante puede a su vez originar que una infección por CMV que antes no se había detectado libere los síntomas asociados. En ambos casos por lo general el cuerpo comúnmente no acepta el órgano donado, sino que suele rechazarlo.

El tiempo de incubación de la infección por citomegalovirus, en otras palabras, el tiempo trascurrido desde el contagio con el virus hasta que la enfermedad es revelada, no se conoce con exactitud. En este caso los expertos cuentan con una estimación aproximada de duración que comprende entre cuatro y doce semanas.

 

Síntomas de la infección por citomegalovirus

La sintomatología en niños sanos y lactantes presentada por una infección por citomegalovirus se desarrolla casi siempre sin síntomas evidentes. No obstante, para los fetos la infección puede convertirse en un componente peligroso. En caso que la madre se infecta durante el embarazo con CMV, puede generar malformaciones del feto e incluso puede llegar a provocar un aborto. No obstante, en la mayoría de bebés contagiados con citomegalovirus en el seno materno, se estima que nacen sanos.

Entre tanto en los adultos sanos la infección por citomegalovirus no manifiesta por lo general ninguna sintomatología.

En situaciones donde personas con el sistema inmunitario debilitado, por ejemplo consecuencia del SIDA o a los trasplantes de órganos, una infección por citomegalovirus puede implicar efectos secundarios considerablemente graves como ser neumonías, hepatitis o determinadas inflamaciones oculares. Otros síntomas de la infección por citomegalovirus en personas este tipo de personas son por ejemplo, fiebre, dolores musculares, y alteraciones en la coagulación de la sangre a causa de una cifra mínima de plaquetas (trombocitos). Por otra parte existen pocos glóbulos blancos en la sangre / leucocitos. El CMV además puede llegar a invadir el cerebro y dar lugar a una encefalitis.

 

Diagnóstico de la infección por citomegalovirus

A consecuencia de los síntomas indefinidos de una infección por citomegalovirus, el llevar a cabo un diagnóstico puede resultar difícil. Se cuenta con un amplio espectro de otras infecciones virales, bacterianas o por hongos, que generan síntomas semejantes. Por lo general, en la infección por citomegalovirus se refiere a un diagnóstico de exclusión, lo que significa que el médico descarta el demás cumulo de enfermedades hasta que solo se cuenta con la infección por citomegalovirus.

Además es probable afirmar la existencia de virus en la sangre, orina o en muestras de tejidos. También es posible puede pronosticar si el feto ha sido infectado por una infección por CMV de la madre a través de un análisis del líquido amniótico.

 

Tratamiento de la infección por citomegalovirus

Es común que en niños y adultos con un sistema inmunitario reforzado no se requiera ningún tratamiento. Entre tanto el citomegalovirus (CMV) persiste en el cuerpo y la infección puede resurgir en caso que el sistema inmunitario se encuentre debilitado. Mientras tanto en personas con un sistema inmunitario debilitado se precisa de un tratamiento específico contra el citomegalovirus, Mediante sustancias como ganciclovir y valganciclovir y también foscarnet.

A las embarazadas con infección por citomegalovirus, por lo general se le suministra anticuerpos especiales contra el virus, proceso conocido inmunoglobulina anti-citomegalovirus.

 

Evolución de la infección por citomegalovirus

Un pronóstico del citomegalovirus y su desarrollo giran entorno del estado del sistema inmunitario. Por ejemplo en infecciones ocurridas en el seno materno, son posibles abortos y malformaciones en el feto.

Por otra parte, en personas sanas la infección por CMV generalmente no tiende a manifestar síntomas, sin embargo los virus persisten para toda la vida en el cuerpo y pueden llegar a dar pie al origen de una nueva enfermedad, de acuerdo a las circunstancias. En aquellas personas que cuentan un sistema inmunitario debilitado los virus pueden generar determinadas inflamaciones graves en los órganos afectados incluso hasta muerte.

 

Prevención de la infección por citomegalovirus

Hasta hoy en día no existe ninguna vacuna para la prevención del citomegalovirus. En los casos de L mujeres embarazadas, esta patología puede ser prevenida considerando y empleando medidas de higiene como lavarse las manos con bastante frecuencia.

 


 

Información obtenida de fuentes externas. Desde www.salud-vida.es no nos hacemos responsables del uso o interpretación que se le dé a la información aquí mostrada ni de la autenticidad o veracidad de la misma.

 

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *