El alzhéimer es una enfermedad devastadora que se inicia en forma silenciosa alrededor de 20 años antes de aparecer algún síntoma. Y cuando se diagnóstica ya no es posible detener. Y la triste realidad es que millones de personas en el mundo entero sufren de Alzheimer.

No existen aún fármacos eficaces contra este mal y la enfermedad va en aumento invadiendo el cerebro de los más viejos. A medida que la población envejece, pues hay mayores afectados por esta enfermedad neurodegenerativa.

Los estudios demuestran que el 82% de las personas con Alzheimer tienen más de 75 años. Y de ellas, la mayor cantidad son mujeres. También es posible que se presente en forma precoz antes de cumplir los 60 años. De hecho una mujer, paciente del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Cantabria) de 27 años de edad presentó la enfermedad.

Los estudios también demuestran que las personas de raza negra tienen casi dos veces más de probabilidad que las personas blancas de sufrir la enfermedad. Y en mayor proporción los hispanos.

En la actualidad hay 46 millones de personas en el mundo que están afectadas por enfermedades mentales. Y la tendencia indica que para el 2050 habrá una cantidad mayor a los 130 millones de personas. En especial en los países donde gran parte de la población tienen más de 60 años.

En este sentido, España es el tercer país del mundo con mayor prevalencia de demencia, el 6,3% de los habitantes tienen más de 60 años. Solo  Francia con el 6,5% e Italia con el 6,4% superan las cifras de España.

Las estadísticas del INE indican que en 2013 se produjeron 390.419 muertes en España. De este total, 16.305 personas murieron debido a causas de demencias y 12.775 a causa del Alzheimer.

Así mismo, de los fallecidos por Alzheimer, 3.843 fueron hombres y 932 mujeres. Lo que indica, que 7 de cada 10 fallecidos por esta enfermedad son mujeres.

Cabe destacar que en España, en 2013 se aprobó la primera Estrategia Nacional de Enfermedades Neurodegenerativas por parte del Ministerio de Sanidad. Un gran paso para diagnosticar este mal.

Escoja siempre el mejor seguro de salud para usted y su familia

No hay cura pero si es posible retardar los síntomas

No existe cura, para esta difícil enfermedad. Sin embargo hay estudios epidemiológicos que atestiguan que llevar una vida saludable, influye en que los síntomas no se presenten en forma prematura.

En los estudios se asegura que comer sano, ejercitar diariamente el cuerpo y la mente y llevar una vida social activa es favorable. Así, como evitar tener los hábitos de fumar o beber alcohol retrasa la aparición de los síntomas.

En el mismo sentido, un ensayo clínico internacional (DIAN), dirigido por la Universidad de Washington, donde participa el Hospital Clínic de Barcelona se estudia fármacos para prevenir o retrasas el Alzheimer.

A pacientes que no presentan síntomas de la enfermedad, pero con mutaciones genéticas características del Alzheimer hereditario, se les proporciona fármacos con el objeto de evaluarlos.

Los investigadores estudian su efectividad en la prevención y cura de la enfermedad. E inclusive la posibilidad de revertir los cambios producidos a nivel cerebral. Así mismo esperan obtener resultados para mediados del 2020.

También se ha demostrado que aceite de coco es una fuente de energía distinta a la glucosa que frena la muerte de las neuronas.  Según investigaciones realizadas, en él se encuentran componentes como el triglicérido caprílico y los ácidos laúrico, palmítico, esteárico y oleico entre algunos otros de cadena media.

Los cuales tienen gran influencia en el nivel cognitivo de los pacientes de Alzheimer. Sin embargo, dependerá del sexo del paciente, del grado de avance de la enfermedad y de la presencia o no de diabetes (Hu Yang, I., et al 2015).

La demencia en el mundo

A partir del 2015 han aumentado los casos de demencia, apareciendo más de 10 millones de personas afectadas en todo el mundo. Lo que da un promedio de 1 persona cada 3 segundos, una cifra aterradora.

Las estadísticas indican que el 58% de las personas afectadas de su salud mental, vive en países que tienen rentas medias y bajas. Y se estima que el porcentaje para 2030 será de un 63%.

Al hacer el análisis por regiones en América se encuentran 9,4 millones de personas con demencia. En Europa 10,5 millones, en África 4 millones y en Asia, 22,9 millones de personas sufren enfermedades de la mente.

Es un hecho que la población mayor de 60 años en el mundo es de 900 millones aproximadamente, y que seguirá aumentando. Gracias a que la esperanza de vida también aumenta, las estimaciones del número de personas dementes son aterradoras para el 2050.

Así se tiene que en los países de mayores ingresos aumentará el porcentaje de personas dementes a 56%.  En los de ingresos medios a  altos crecerá al 138% y en los de rentas medias a bajas llegará 185%. A la vez, en los países de bajos ingreso la demencia incrementará el 239%. Más de tres veces la cifra actual de personas dementes en el mundo.

Estos impresionantes porcentajes es una alerta en especial para los gobiernos de los países más pobres. Los cuales cuentan con menos recursos económicos para cubrir las demandas de esta gran cantidad de personas con demencia, que se estima habrá para ese momento.

Revise ahora los mejores seguros de salud low cost y seguros de vida low cost, para realizar siempre la mejor elección

La enfermedad es progresiva y se presenta en tres fases

El nombre de la enfermedad se debe al científico alemán Alois Alzheimer quien en 1906 descubrió por primera vez, una acumulación de placas en el cerebro de una mujer. Esta presentó tiempo antes de morir desorientación, pérdida de memoria y problemas para hablar.

No se conoce aún la causa exacta que produce la enfermedad. Sin embargo, esta acumulación de placas está parece ser que está relacionada con la enfermedad. Las placas están compuestas de proteinas beta-amiloide y tau. Donde la proteína tau es el principal componente de los ovillos neurofibrilares, relacionado directamente con la intensidad de la demencia.

En la actualidad, se considera la principal causa  que origina la muerte de las neuronas a desórdenes a nivel metabólico. Cuando se genera cierta resistencia a la insulina en el cerebro. Así mismo se asemeja a una diabetes tipo II a nivel cerebral.

En consecuencia, el Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa progresiva. Que se caracteriza porque la persona presenta desorientación, confusión, depresión y pérdida de la memoria a corto plazo. Asimismo, va disminuyendo su capacidad para hablar.

Se consideran tres etapas en el desarrollo de la enfermedad, leve, moderada y grave. Comienza con el deterioro de la memoria episódica principalmente. Así como la memoria en espacio y tiempo.

Olvida sucesos recientes que han pasado 15 o 20 minutos antes. Se desorienta y no sabe dónde se encuentra, ni en qué fecha, día o año está. Se muestra inquieta y con ansiedad, sin embargo, es capaz de mantener una conversación.

En la segunda etapa la persona ya comienza a tener problemas de afasia o problemas con el lenguaje para expresarse.

Asimismo, se le dificulta realizar funciones comunes como vestirse o comer con cubiertos (apraxia). También se le complica reconocer a las personas, inclusive a las más cercanas (agnosia). Sin embargo, recuerda su nombre y edad y algunas otras cosas. Repite sus accione una y otra vez y se muestra apático y cansado.

En la tercera fase, última etapa de la enfermedad, sus facultades intelectuales se ven completamente disminuidas. Los síntomas se agravan, aparecen temblores, rigidez muscular y crisis de epilepsia. Se afecta el funcionamiento físico y la persona presenta discapacidad para caminar, tragar y controlar esfínteres.

Finalmente la persona se debe quedar en cama y su alimentación debe ser asistida, ya no se vale por sí misma.

Utilice siempre el mejor comparador de seguros de salud para encontrar y contratar el mejor seguro para usted y su familia

También te puede interesar

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES